Coronavirus en Uruguay
415

Confirmados

6

Fallecidos

Coronavirus en el mundo
1.396.987

Confirmados

79.555

Fallecidos

¿Qué barrios de Montevideo concentran más casos de coronavirus? /// Impacto inicial del coronavirus a la AUF es de 10 millones de dólares /// La propuesta que sacudió el ambiente del rugby: ¿Mundial de clubes? /// Serán repatriados los pasajeros del crucero australiano Greg Mortimer /// Las robaron, las golpearon y un bombero capturó a los delincuentes
Actualidad

27/06/2019 04:34

Lacalle Pou cerró su campaña para las internas pensando en noviembre

"Lo que va a tener que hacer el próximo gobierno es zurcir las heridas que otros han hecho con tal de quedarse en el poder", dijo el senador

Lacalle Pou cerró su campaña para las internas pensando en noviembre
Selfies y baño de pueblo para Lacalle Pou en el gimnasio San Isidro de Las Piedras.
El precandidato a la Presidencia por el Partido Nacional Luis Lacalle Pou cerró este miércoles de noche en el gimnasio San Isidro de Las Piedras, con “el discurso número 197 desde el 5 de febrero”, cuando dio el puntapié inicial rumbo a las primarias, su campaña con miras a las elecciones internas del 30 de junio. Y lo hizo con un discurso pensado más hacia la instancia de octubre y noviembre.

Fue un discurso, si se quiere, circular. El mismo comenzó y terminó girando sobre tres conceptos: agradecimiento a la militancia, tolerancia al que piensa distinto y optimismo.

Flanqueado sobre el escenario por los cabezas de lista que lo apoyan en Canelones, por su equipo técnico –Pablo da Silveira, Pablo Bartol, Álvaro Garcé, Sebastián Bauzá y Azucena Arbeleche- y por sus principales dirigentes a nivel nacional, el senador Lacalle Pou comenzó agradeciendo a los militantes blancos y saludando a los de otros partidos. “Si entendemos a la actividad política, hay que fortalecer el vínculo con el que piensa distinto”.

Eso, más que cualquier otra referencia a la competencia interna, que fue mínima, o a planes de gobierno, más allá de la necesidad de hacer auditorías en los organismos del Estado en caso de ganar las elecciones, fue lo central en su intervención en un gimnasio colmado.

"Nosotros no entendemos al país dividido. Lo que va a tener que hacer el próximo gobierno es zurcir las heridas que otros han hecho con tal de quedarse en el poder", señaló en un pasaje.

El líder de Todos –acompañado sobre el escenario por los dirigentes Luis Alberto Heber, Carlos Enciso, Álvaro Delgado y Javier García- tampoco optó por machacar en cuestionamientos al gobierno, como lo había hecho en anteriores ocasiones. “Yo veo a militantes de izquierda que nos hicieron el honor de estar acá entre nosotros (N. del R. En un momento, señala al exdiputado frenteamplista Gonzalo Mujica, sentado en primera fila entre el público). Esto, que para muchos es complejo, para nosotros es natural. El que está seguro de sí mismo no tiene miedo de estas cosas”.

Luego de agradecer a su equipo, el senador afirmó que no se hizo un equipo “para ganar una interna” sino “para poder gobernar bien”. Sobre la interna blanca, precisamente Lacalle Pou indicó que “muchos” le han preguntado cómo no se salieron del rumbo trazado. “¡Es que no tenemos tiempo para andar a los codazos! Yo defiendo y reivindico la actividad política”, indicó tapado por aplausos.

Lacalle Pou insistió en un concepto que ya ha manejado en la campaña: la necesidad de acuerdos políticos entre los partidos de la oposición para gobernar, más teniendo en cuenta que no habrá mayorías parlamentarias.

“Vamos rumbo a un gobierno multicolor. Se viene un futuro gobierno, por primera vez en la historia, integrado por cuatro o cinco partidos políticos. Y lo primero que tenemos que hacer es entender a los demás. Voy al principio de mi discurso: ¿estamos seguros de lo que somos o no? ¡Escuchemos a aquellos que van a ser nuestros socios! Hay dos formas para hacerlo: empezar a los codazos y luego pedir el voto o empezar a tender puentes desde ahora”, señaló.

Entre los partícipes de esos acuerdos, además obviamente del Partido Nacional, mencionó a los partidos Colorado, Independiente, de la Gente y Cabildo Abierto.

“El gobierno que viene va a ser el de mayor potencia política y popular de los últimos 30 años. Y eso nos da la ventaja de aplicarle coraje al sentido común. Esa combinación nos empujará a hacer lo que el país necesita”, expresó.

Si bien salvo algunas banderas de la Unión Cívica no había más que insignias blancas en el acto, el senador tuvo pasajes dedicados expresamente a los frenteamplistas desencantados, narrando incluso el encuentro con algunos de ellos en su gira. “Yo veo a miles de uruguayos con la confianza lastimado, que militaron y creyeron en una herramienta en la que no creen más. Y que vienen acá en busca de confianza”.

Los términos “confianza” y “optimismo” fueron muy repetidos a lo largo de su intervención de unos 45 minutos, interrumpida únicamente durante breves minutos por el malestar de un hombre en el público, que fue asistido por el senador Javier García, médico de profesión. “Primero lo primero, atiéndanlo”, dijo el precandidato.

“Con este optimismo que tratamos de contagiar es que tenemos que llegar al gobierno. No vamos a esperar al 1 de marzo, sino al 25 de noviembre, el día después del balotaje, a las tres de las tarde”, retomó Lacalle Pou. Para ese entonces, dijo, se imagina al presidente electo entrando a la Torre Ejecutiva y al saliente dando la información necesaria para la transición. “No puede asumir un gobierno un partido de oposición sin auditorías claras. Esta no es una cacería de brujas, pero tenemos que decirle a los uruguayos cómo encontraremos al país”.

Para Lacalle Pou, las “mentiras”, de las que acusó –sin nombrarlo explícitamente- al gobierno, es lo que ha contribuido “al pesimismo” reinante. “El Uruguay no acepta más mentiras. Acá hay un grupo de gente que le pide a los uruguayos que le dejen hacerse cargo del gobierno”.

A los militantes, el senador pidió que además de la bandera del partido –a la que llamó “instrumento”- le unan la bandera nacional –a la que calificó de “fin último”- desde el lunes 1 de julio, el día después de las internas. “Quiero estar en la punta de la fila del optimismo que le va a regresar el progreso al país”.