Blancos esperan bajar el voltaje de su interna con miras al 30

Actualidad

14/06/2019 15:01

Blancos esperan bajar el voltaje de su interna con miras al 30

Se espera que los resultados de las internas actúen como bálsamo. Con matices, los diferentes sectores sostienen que se tenderán los puentes

Los distintos sectores del Partido Nacional encaran los últimos 15 días rumbo a las elecciones internas del 30 de junio con la idea que finalmente se podrán tender los puentes necesarios y, en mayor o menor medida, limar las asperezas surgidas, sobre todo, entre la candidatura que respalda a Juan Sartori y el directorio de la colectividad. En todo caso, afirmaron los referentes consultados este viernes por ECOS, se espera que el veredicto de las urnas sea fundamental para que las aguas se aquieten y se pueda poner proa hacia los comicios de octubre.

La última semana transcurrió entre cartas cruzadas entre Alem García, uno de los principales dirigentes de Sartori, quien figura segundo en todas las encuestas, y el directorio blanco. El detonante fue una nota publicada el domingo 9 en El País en la que se informaba de un presunto pacto de silencio entre el resto de las precandidaturas para “ignorar” al recién llegado.

Este extremo fue negado por los postulantes Luis Lacalle Pou, Jorge Larrañaga y Enrique Antía, así como por las autoridades partidarias. Pero esto no evitó la generación de un cruce epistolar no carente de términos fuertes.

“Por supuesto que es posible que se produzcan los acercamientos, en todos estos episodios no están involucrados los principales líderes”, señaló a este portal Alem García. El dirigente ha apuntado en estos días hacia los “subalternos” de los senadores Lacalle Pou y Larrañaga, como los responsables del presunto pacto.

“Estas confabulaciones son de compañeros que andan nerviosos por el reacomodo que se va a producir dentro del partido” luego de la elección de convencionales en la interna, “pero lo realmente importante no está afectado”, aseguró.

García, quien fue electo diputado en las elecciones de 1984, 1989 y 1994, dijo confiar “en el buen criterio de todos” y que es necesario “actuar con responsabilidad”. “Quienes han tenido conductas inadecuadas tendrán que poner en el balance qué es más importante, si su inquietud para mantener sus posiciones o el gran objetivo final para octubre. El Partido tiene que reacomodar sus diferencias internas, obviarlas y mirar la alta responsabilidad que tiene”, concluyó.

División entre uno y el resto

La interna nacionalista, usualmente de más voltaje que la de otros partidos, se ha concentrado en los últimos días en una división entre la candidatura de Sartori y el resto del colectivo. Este viernes hubo desde ahí, con matices, expresiones que tienden a bajarle decibeles al asunto.

Desde el sector de Lacalle Pou, quien aparece como líder en todos los sondeos, se ha manejado con más prudencia el tema. “Esto es un chisporroteo, pero en una versión 4G”, rió el diputado Gustavo Penadés. “O sea, estamos ante una campaña donde se introdujeron elementos novedosos que serían deseables que quedaran ahí, pero que no nos gustaría que se hicieran costumbre”, explicó, en referencia a la llegada de “las fake news”.

El directorio del Partido Nacional anunció el lunes que iba a presentar una denuncia penal por la “injerencia a través de cuentas anónimas (de redes sociales) en la interna del partido”, donde se distribuía información maliciosa sobre los candidatos Lacalle Pou y Larrañaga. El miércoles, el equipo de comunicación de Sartori le pidió a las autoridades partidarias que incluyeran las que afectaron a su candidato, que fueron recopiladas y enviadas.

“Lo que hay en el Partido Nacional es una competencia que se dirimirá el 30 de junio. Y ese día, como ha dicho el senador Lacalle Pou, todos tenemos que estar en la sede partidaria. No hay que dar por el pito más de lo que el pito vale”, concluyó Penadés.

Si desde las tiendas de Lacalle Pou se aplican paños fríos, en las de Larrañaga y –sobre todo- Antía parecen haber heridas más difíciles de cicatrizar. El diputado Pablo Abdala, que respalda la precandidatura de quien también fuera intendente de Paysandú, sostiene que “a esta altura” las diferencias deberán resolverse en las urnas. “Ahí la gente dirimirá lo que haya que dirimir. El 1 de julio se tendrá que acatar el resultado y tendremos que asumir el escenario del partido que tengamos sin lugar para caprichos. Y santas pascuas”. El legislador, quien también es integrante del directorio blanco, señala que solo ahí se dirimirán las diferencias, “que no se pueden negar que existan y que las ha generado el señor Sartori”.

Según indica la Constitución, el candidato único a la Presidencia será aquel que obtenga la mayoría absoluta de los votos a su partido, o aquel que supere el 40% de los sufragios y que aventaje al segundo por no menos de diez puntos porcentuales. Pero entre los blancos pesa la regla máxima que “el que gana, gana”, así sea por un voto.

Abdala resalta que las divisiones en el partido no son más que entre Sartori y el resto. “Con los demás sectores hay un clima de compañerismo. Evidentemente, Sartori cambió de estrategia. Antes no venía tan mal, se molestaba sí por comentarios aislados, pero ahora pasó al ataque y ha cuestionado a todo el partido”.

Sartori ha reiterado que desde que comenzó a tomar fuerza su precandidatura, a fines del año pasado, ha sido objeto de ataques e ironías varias. Ellas también fueron enumeradas en una de las misivas enviadas esta semana al directorio blanco.

Desde Mejor País, sector que impulsa la precandidatura del intendente de Maldonado, Enrique Antía, el diputado Pablo Iturralde también sostiene que si bien “en el partido hay buena relación con todos”, resulta “muy difícil conllevar la otra candidatura (en referencia a la de Sartori) con el tipo de cosas que están pasando”.

Desde el sector Mejor País es donde han surgido las voces más duras contra Sartori. “Pasado todo este episodio (de las internas), pasada esta agresividad, los sectores del partido que hemos trabajado toda la vida, vamos a estar juntos de nuevo”, indicó Iturralde, también integrante del directorio nacionalista.

Hasta cuatro de los cinco precandidatos podrán verse las caras el domingo 16 en el Puerto, cuando a las 11.30 se conmemore el 35 aniversario del regreso del exilio de Wilson Ferreira. Solo Larrañaga, que ya se había comprometido a estar en Rocha ese día, confirmó su ausencia. “En las ceremonias del partido naturalmente hay encuentros donde la cordialidad y la buena educación no hay que dejarse de lado”, indicó Alem García. En todo caso, expresó, los líderes seguirán hablando “después de las internas”.