Partido Nacional busca no irse a las cuchillas tras duro cruce interno

Actualidad

14/05/2019 06:10

Partido Nacional busca no irse a las cuchillas tras duro cruce interno
El directorio blanco en el homenaje a Antonio Mercader.

La carta del sector de Sartori pidiendo el fin de los agravios y la bajada de Lacalle Pou de un debate tienen el mismo fin: cuidar la unidad

Del sector de Juan Sartori, este lunes enviaron una carta al directorio del Partido Nacional pidiendo que cesen los “insultos y agravios” contra el precandidato para no erosionar “la imprescindible unidad partidaria”. Esto podría terminar, afirman, en instancias judiciales. El fin de semana, los senadores y precandidatos Luis Lacalle Pou y Jorge Larrañaga se cruzaron en los medios por la reforma constitucional que impulsa el segundo, que incluye un patrullaje militar en las calles como forma de combatir la inseguridad. El precandidato e intendente de Maldonado, Enrique Antía, de cuyas filas a su vez han surgido varios dardos hacia Sartori, cuestionó el sábado a ambos líderes señalando que “hace cuatro años que están en campaña”.

El jueves se supo que Lacalle Pou se bajó de un debate entre los precandidatos blancos organizado por el semanario Búsqueda. Según resumió el medio, el argumento esgrimido fue, justamente, “cuidar la unidad interna” y evitar asperezas “que no colaborarían con la idea de un partido en sintonía para alcanzar el gobierno".

En la política nacional, la expresión “irse a las cuchillas” está más ligada a los blancos. Los duros, muy duros e irreconciliables enfrentamientos internos les llevaron incluso a la división, entre 1931 y 1958, en dos partidos políticos distintos, lo que los condenaba a las derrotas. Sin llegar a esos extremos, las internas blancas, desde que rige el actual sistema, son siempre las más parecidas a un polvorín a punto de estallar.

A nivel de las autoridades, la actual carrera en las internas, en las que compiten Lacalle Pou, Larrañaga, Sartori, Antía y Carlos Iafigliola, no merece mayores reparos. “No existe preocupación en el directorio. Conocemos lo que es una interna rigurosa. Hay cruces, sí, pero nada hay que obstaculice que estemos todos juntos luego del 30 de junio”, día de las internas, dijo este lunes la presidenta del directorio del Partido Nacional, Beatriz Argimón, ante una consulta de ECOS.

Es una declaración muy en sintonía a la que expresara días atrás Lacalle Pou en rueda de prensa: “El 30 de junio nos vamos a abrazar todos, a encolumnar detrás de un candidato”, al tiempo que resaltaba que los debates tendrán lugar luego de que cada partir resuelva su interna. Otros directores blancos, como los diputados Pablo Abdala y Jorge Gandini, coincidieron en que no son “nada del otro mundo” los roces existentes. Y por ahora piden que siga así.

Otros representantes del partido, en off, admiten que del cruce al enfrentamiento directo hay un paso y que hay que esperar que el río no se desborde pensando en el día siguiente de las internas. Al menos, destacan, entre los tres candidatos que figuran con más intención de voto no se han dicho nada que no tuviera retorno. Aunque Lacalle Pou ya dijo en abril que Sartori no sería un buen candidato a vicepresidente. Sartori retrucó diciendo que Lacalle Pou sí lo sería.

“Poco serio”

La carta del sector de Sartori es el último capítulo de esta saga. “No es serio que pase esto, estas acusaciones falsas, estos calificativos peyorativos e impertinentes”. El exlegislador Alem García, uno de los principales dirigentes políticos que respaldan a Sartori, dijo a este portal que pueden llegar a “presentar una denuncia penal” si consideran que algunas de las expresiones dirigidas al precandidato son difamatorias.

“Vamos a estudiar los dichos y las actuaciones en los medios”, dijo García a ECOS, tras enviar la carta al directorio blanco.

En concreto, el exlegislador, presidente del sector “Todo por el pueblo”, se refirió a “tres dirigentes” como los responsables de estas acusaciones. No los quiso nombrar: “solo serviría para darles espacio; en todo caso los nombraría en un juzgado penal”.

Sin embargo, serían tres dirigentes de “Mejor País”, el grupo que promueve la precandidatura de Enrique Antía. De ahí es donde han surgido los cuestionamientos más duros al empresario. El intendente de Cerro Largo, Sergio Botana, el diputado Pablo Iturralde y el propio Antía han sido muy irónicos en sus afirmaciones hacia él.

“No rehuimos la discusión, pero siempre política. Acá estamos frente a difamación o agravios, estamos ante delitos”, agregó García.
Beatriz Argimón, presidenta del Partido Nacional
Beatriz Argimón, presidenta del Partido Nacional

Consultada por el tema, la presidenta Argimón dijo que pidió una reunión del directorio blanco para evaluar la carta. No quiso dar opiniones personales.
Lo dijo luego de una reunión de directorio en la que se resolvió aprobar la Concertación para Montevideo y un homenaje a Antonio Mercader. En esta ocasión compartían espacio, con apenas metros de diferencia, los dirigentes Lacalle Pou, los diputados Gustavo Penadés y Gloria Rodríguez (que apoyan a Lacalle Pou), los diputados Gandini y Abdala (que están con Larrañaga), Iturralde (con Antía), la senadora Verónica Alonso y Alem García (que apoyan a Sartori).

García, ante periodistas, pidió que se defienda un partido “que va a salvar del caos a la República”. La misma Amparo Mercader, hija del fallecido exministro, dijo al final de su discurso: “A meses de la elección, decimos: viva el Partido Nacional, vivan los blancos”, en un tono más de clamor por unidad que evocativo.

Luego del 30 de junio

Sartori ha sido uno de los factores que han tornado inédita esta interna blanca, de acuerdo con los analistas políticos. Empresario, millonario, menor de 40 años, casado con una rusa hija de un multimillonario, dueño de un cuadro de fútbol inglés y que ha invertido en distintos rubros, era un desconocido para el público hasta octubre del año pasado. Hoy algunas encuestas, como Factum, lo colocan en el segundo lugar en la carrera blanca.

“Lo de Sartori descolocó a todo el mundo”, dijo a ECOS Eduardo Bottinelli, director de Factum. “A sus rivales les cuesta encontrar un lugar para competir con él”, añadió. Al principio fue visto de reojo y hasta con sorna por varios dirigentes nacionalistas, hasta que empezó a trepar en las encuestas. La senadora Verónica Alonso, que también corría esa carrera, la dejó para sumarse a sus filas.

No es lo único que ha provocado disrupciones, a su criterio. Antía le ha lanzado varios dardos a Sartori, pero también es visto con malos ojos por el sector de Larrañaga ya que “le sacó varios dirigentes”. El impulso que le ha dado Larrañaga a su campaña “Vivir sin miedo” también generó cruces con Lacalle Pou. Pero el éxito de la recolección de firmas no necesariamente se traduzca en votos, agregó.

Mariana Pomies, directora de Cifra, recuerda que las internas blancas “siempre son de las más pasionales” y que esta “hasta ahora no difiere de las anteriores”. De hecho, una pugna “picante” puede hacer más concurrido una votación que no es obligatoria. Los nacionalistas fueron los que más votaron en las internas de 2009 y 2014 (con el 45,97% y 47,88%, respectivamente). “El problema en todo caso es reconstruir después los lazos debilitados por los enfrentamientos”.

Esto último también es señalado por Bottinelli: cómo resolver la victoria y las derrotas, una vez determinado el ganador, los convencionales y la necesidad de mirar para adelante. “La fórmula es la simplificación. Y esta puede ser más o menos creíble según cómo se hayan dado las cosas antes. Si se matan antes, ¿cómo se administran luego las diferencias?”.