Coronavirus en Uruguay
338

Confirmados

2

Fallecidos

Coronavirus en el mundo
922.134

Confirmados

46.238

Fallecidos

Juan José López Lerena es el segundo muerto por coronavirus en Uruguay /// Robaron 1500 kilos de maíz en una camioneta y los atraparon /// Comunidad Islámica donó miles de alimentos a la Intendencia de Rivera /// Catorce meses de prisión por reiterados hechos de violencia doméstica /// Mercedes-Benz brindará servicio técnico gratuito a ambulancias
Actualidad

12/03/2019 20:44

Qué puede hacer y qué debe esperar Manini Ríos para hacer política

La Constitución y la ley Orgánica Militar incluyen aspectos, a veces contradictorios, sobre las inhibiciones que mantiene luego de su cese.

Qué puede hacer y qué debe esperar Manini Ríos para hacer política
La decisión del presidente Tabaré Vázquez de remover al comandante en Jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, disparó en las últimas horas toda clase de comentarios, a favor y en contra de la medida.

También una serie de interrogantes y afirmaciones, muchas inexactas, sobre qué implica esta resolución para el anunciado desembarco del destituido militar en la política partidaria.

Es cierto que parte de la confusión pasa por lo intrincado y contradictorio de la normativa al respecto.

El numeral 4 del artículo 77 de la Constitución incluye a los militares en actividad, cualquiera sea su grado, del grupo de funcionarios que deberán abstenerse, “bajo pena de destitución e inhabilitación de dos a diez años para ocupar cualquier empleo público, de formar parte de comisiones o clubes políticos, de suscribir manifiestos de partido, autorizar el uso de su nombre y, en general ejecutar cualquier otro acto público o privado de carácter político, salvo el voto”.

En el caso de un comandante en Jefe, su cese o destitución implica su pase inmediato a retiro, por lo que Manini debe dejar la actividad.

Allí cobra valor lo establecido por la vigente ley Orgánica Militar que, con algunas variaciones, ha venido rigiendo desde 1974. En su artículo 57, habla del “Estado Militar”, que se adquiere al ingresar a las Fuerzas Armadas y que solo se pierde por baja. El artículo 61 habla a su vez de las obligaciones que dicho Estado supone para los militares. Algunas de ellas son obediencia, respeto y subordinación en toda circunstancia de tiempo y lugar, el sometimiento a la jurisdicción penal militar y a tribunales de honor y abstención de toda actividad política, a excepción del voto.

La confusión se inicia con el artículo 63. Allí se reitera que el Estado Militar es incompatible con el ejercicio de actividades políticas. El militar que desee postularse, se agrega, deberá cesar o renunciar a su cargo con tres meses de antelación, como mínimo, al acto electoral.

Altas fuentes del Ministerio de Defensa explicaron a ECOS que dicha normativa se aplica para el personal subalterno.

Los oficiales generales, como Manini, están comprendidos en el artículo 182 de la ley. La misma dice que “una vez transcurridos cuatro años del pase a situación de retiro, el militar quedará liberado de las limitaciones y obligaciones que le impone el Estado Militar. Seguirá, sin embargo, sometido a tribunales de honor.

Por lo tanto, Manini podría dedicarse a la actividad partidaria recién en 2024.

De todas formas, las fuentes recordaron lo sucedido en 2016 con un coronel retirado, Ruben Hartmann, sancionado por Defensa siendo edil suplente del Partido Nacional en Florida.

La sanción obedeció a que en un encuentro nacional de retirados militares, había enviado saludos a los “camaradas retirados” que, “por el fatalismo agrio de las circunstancias en que les tocó vivir, hoy se encuentran privados de su libertad”. Culminó su oratoria diciendo: “Por ahora, empezamos a volver.”

Hartmann había pasado a retiro en 2013. Luego de un análisis, en Defensa se consideró que era de aplicación el artículo 182.

Una nota de La Diaria indicó en su momento que la misma interpretación existía en la Corte Electoral, en donde aclaró que el organismo no tenía forma de cruzar datos para saber si un candidato era militar o no, salvo que exista una impugnación concreta.

Otros caminos se abren

Con todo, Manini podría recurrir a otras vías para ser candidato. La Suprema Corte de Justicia, en cuatro sentencias emitidas entre 1987 y 1999 a partir de recursos presentados por militares, declaró inconstitucional el artículo 182.

El excomandante en Jefe podría recorrer ese camino y podría obtener un fallo favorable, aunque en los casos anteriores las sentencias demoraron hasta cinco años.

Lo que sí podría hacer, a partir de 2020, es ocupar la titularidad del Ministerio de Defensa. Se interpreta que es un cargo de designación directa, no implica una actividad partidaria, y no infringiría lo establecido en cuanto a su Estado Militar, debido a que seguiría sometido a jerarquía del presidente.

Si quisiera desempeñar otros cargos en organismos estatales o paraestatales ajenos al Ministerio de Defensa , debería ser reincorporado previa propuesta del Poder Ejecutivo, siempre que cumpla su función en representación de las Fuerzas Armadas o en su carácter de militar.