Coronavirus en Uruguay
456

Confirmados

7

Fallecidos

123

Recuperados

Coronavirus en el mundo
1.503.776

Confirmados

87.899

Fallecidos

332.594

Recuperados

"Caudillo siempre, Luis Alberto de Herrera" /// Salto: operativo detectó vehículos de Brasil con cargamento de camping /// Gremios de la industria láctea piden que Estado asuma suba de la leche /// McCartney, Maluma y Lady Gaga darán un concierto solidario por COVID19 /// Mutualistas privadas enviaron a 971 trabajadores al seguro de paro
Actualidad

1/03/2019 18:18

Padre del joven ahogado en Valizas crítico con la Prefectura Naval

Gabriel Bartesaghi, papá de Federico, dijo que se enteró por la prensa de que su hijo estaba desaparecido y no por las autoridades.

Padre del joven ahogado en Valizas crítico con la Prefectura Naval
El 22 de enero de este año el cuerpo de Federico Bartesaghi, un joven uruguayo de 24 años, apareció flotando en el Arroyo de Valizas.

Federico estaba desaparecido desde el día anterior, cuando los amigos que lo acompañaban en sus vacaciones denunciaron que le habían perdido el rastro tras intentar cruzar el arroyo nadando.

El cuerpo fue divisado a unos 50 metros de la desembocadora del arroyo en el Atlántico por una de las embarcaciones que navegan por el lugar. De inmediato, ante la sospecha que se trataba del joven buscado, se notificó a Prefectura que se acercó al punto con motos de agua según dijo a ECOS el portavoz de la Armada, Marcelo Etchevers.

Este viernes el padre de Federico, Gabriel, hizo pública una carta que tituló "Tragedias y Realidades" donde hace una denuncia del accionar de la Prefectura Nacional Naval.

"Lejos de poder asimilar esta terrible tragedia, la que seguramente nos lleve el resto de nuestras vidas, pero después de haber transcurrido algunos días del accidente, me siento en la obligación y el deber como padre y como ciudadano, de hacer algunas puntualizaciones", escribió Bartesaghi en la misiva difundida por El País.

El padre dijo que se enteró por la prensa que su hijo Federico estaba desaparecido en las aguas del arroyo y que Prefectura tenía todos los elementos para avisarle a la familia antes que a los medios.

"Prefectura contaba no solo con el nombre y apellido sino que también tenía en su poder la cédula de identidad de Federico y su celular móvil. Con la cédula de identidad, perfectamente podían haber recurrido al Ministerio del Interior para averiguar datos personales de él, como domicilio y teléfono familiar y demás. Con el celular móvil, que si bien es cierto estaba con clave, perfectamente podían haber recurrido a la compañía celular para que se lo desbloquearan para ver sus contactos principales. Estábamos hablando de una desaparición, estábamos hablando de un caso de emergencia. Un solo calificativo, lamentable", sostuvo.

En el relato el padre agrega que llegó al Destacamento de Prefectura sobre las 17.00 horas del 21 de enero y vio a "cinco funcionarios de Prefectura tomando mate alrededor de una mesa como si nada hubiera pasado".

"La camioneta, la embarcación náutica y el cuatriciclo estaban afuera parados como si no hubiera nada que buscar", agregó.

Según su relato una vez que reclamó la situación los efectivos se dirigieron al arroyo.

"Cuando llegamos al arroyo, conducidos por el encargado responsable de Prefectura, la propia prensa (corresponsales de Canal 10 y Canal 12 de Montevideo), que estaban en el lugar desde más temprano, nos dijeron que no habían visto a nadie buscando y que habían aparecido en ese instante (Prefectura con la embarcación náutica), ‘casualmente’ porque nosotros habíamos llegado", escribió.

Gabriel se lamentó porque "nunca hubo una respuesta de búsqueda rápida y efectiva por parte de Prefectura" y señaló que los efectivos estaban más preocupados en "indagar y recabar datos de los dos amigos de Federico que lo acompañaban esa noche".

Además acusó de mentir a la Prefectura señalando que un comunicado publicado el día 21 el texto señalaba que la búsqueda había comenzado "de inmediato", cuando eso, según Bartesaghi, no fue así.

"Se falta a la verdad, porque no hubo una intensa búsqueda como dicen y como debió haber sido. Pero así lo publican y así queda frente a la opinión pública de cómo ocurrieron los hechos", añadió.

Gabriel no eludió la responsabilidades, dijo que el principal causante de la muerte de su hijo fue la "intrépida juventud" de Federico y que seguramente "no evaluó los riesgos que podía correr".

"Lamentablemente nos queda una clara evidencia, de que los servicios de Prefectura no tienen los recursos apropiados que necesitarían y tampoco tienen la preparación profesional ni la conducción adecuada que deberían tener, para poder afrontar y responder frente a estas circunstancias", sentenció.