Coronavirus en Uruguay
473

Confirmados

7

Fallecidos

206

Recuperados

Coronavirus en el mundo
1.603.608

Confirmados

95.631

Fallecidos

352.930

Recuperados

Cardi B donará un millón de dólares a familias afectadas por Covid-19 /// Murray encabeza lista de tenistas para el Masters de Madrid Virtual /// UPM intensifica medidas de prevención para reinicio de la construcción /// Lacalle Pou anunció el envío de la Ley de Urgencia y Cosse le contestó /// Liverpool transfirió a un juvenil pese a la recesión por la pandemia
Actualidad

18/02/2019 15:56

Los convidados de piedra que fueron a Pueblo Centenario

Por: Leonel García

Un Solo Uruguay se concentró afuera. A Por el Costado de la Vía lo retiraron. Vecinos en Defensa del Río cuestionó. Ninguno quiere a UPM.

Los convidados de piedra que fueron a Pueblo Centenario

Un Solo Uruguay

Concentración en las afueras de Pueblo Centenario.
“Si a UPM” rezaba un cartel en el ingreso a Pueblo Centenario, Durazno, donde se piensa instalar la segunda planta de esa empresa finlandesa, a orillas del río Negro. En la localidad, aseguran, hay mucha esperanza en la instalación de ese complejo, pensando en fuentes laborales e ingresos. El gobierno defendió a capa y espada el proyecto, que sería la mayor inversión en la historia del país.

Sin embargo, sus opositores también se hicieron ver y oír, o al menos eso pretendieron, en el primer Consejo de Ministros abierto del año, en ese pueblo al costado de ruta 5. Fue, por varios cuerpos, el tema principal sobre el que giró la instancia.

Estuvo Un Solo Uruguay (USU), con el que el gobierno mantiene un pulso desde hace más de un año. Algunos cientos de integrantes de esta movilización de productores se concentraron a unos 70 metros del gimnasio donde se instaló la carpa que albergó al Consejo de Ministros. No hicieron ningún esfuerzo por ingresar. “Desde La Macana (Florida, en mayo de 2018) a acá, todos los consejos fueron vallados. Pero, en realidad, no hicimos fuerza para entrar. Desde afuera se escuchaba bárbaro”, dijo a ECOS Guillermo Franchi, uno de sus voceros.

USU se ha manifestado contrario al contrato firmado con UPM. A su criterio, “económicamente es muy mal”. El país “se compromete a una inversión millonaria que no se justifica por 2.000 puestos de trabajo para un año y medio”. Franchi señala que su grupo “tiene una discordancia con todos los puntos firmados”.

Antes de retirarse del lugar, el presidente Tabaré Vázquez saludó a distancia a los manifestantes de USU, les aplaudió y les hizo la “V” de la victoria con los dedos. “Él se había arrimado antes a algunos simpatizantes. Aplaudió, está bien… nosotros también aplaudimos, no hay ningún problema con ello”.

De USU sí partieron abucheos cuando comenzaron a salir “por lo menos cien” vehículos oficiales de Pueblo Centenario. “Cuando todo el mundo pide una señal de austeridad ver todo ese despliegue, molesta. Eso es provocar a la gente”.

Al costado del tren

Estuvo también el movimiento Por el Costado de la Vía. Este es un grupo de vecinos a lo largo de todo el nuevo trazado férreo de 273 kilómetros que se quiere hacer de Montevideo a Paso de los Toros, el conocido como “Tren de UPM”, que el gobierno reiteró que se hará se instale la planta o no, y cuyo costo se calculó en más de 2.600 millones de dólares en 18 años.

Uno de sus integrantes sí ingresó al Consejo de Ministros e intentó entregar un volante a las autoridades. Pero fue retirado por la seguridad. “No nos dieron la palabra. Obviamente estuvo todo un poco sesgado”, ironizó Juan Manuel Sancho, portavoz del grupo –cuyo grupo de Facebook, tiene unos 1.600 integrantes-, aludiendo a una mayoría de voces afines al proyecto que se escucharon en Pueblo Centenario.

Bajo el título “¿Cómo nos afecta?”, el volante en cuestión enumera: “contaminación del aire”, “ruido persistente”, “eliminación de cruces”, “división de nuestros barrios”, “expropiaciones y desalojos de hogares de manera forzosa”, “vibraciones, movimiento de cimientos en viviendas” y “sin tren de pasajeros durante horas”. También indica que no hay “planes de prevención para derrames” de sustancias como ácido sulfúrico, soda cáustica, fuel oil y celulosa.

Este grupo reclama mayor información y estudios de impacto ambiental y estructural a este proyecto. También consideran “arbitrario” todo lo relacionado a las expropiaciones. Si bien los involucrados se encuentran a lo largo de todo el trazado, los más metidos en el tema, según Sancho, son los vecinos de Capurro, en Montevideo, y de Sarandí Grande, en Florida.

“Hemos presentado recursos en diferentes lugares, como la Defensoría del Vecino y el Instituto Nacional de Derechos Humanos. Con el gobierno, lo más cercano que estuvimos fue con algunas autoridades de la Intendencia de Montevideo. Hace meses que pedimos una reunión con el intendente Daniel Martínez. Fuimos la semana pasada (N. de R. cuando habló del proyecto para la Estación Central), pasamos cerca de él y no nos quiso recibir”, expresó a ECOS.

El gobierno, aseguró, no los ha escuchado. “Queremos saber, por ejemplo, si nuestras casas pueden soportar las obras, las excavaciones algunas de ellas a menos de dos metros de los cimientos de algunas casas. Pero el gobierno ya dice que la obra se hace sí o sí”, lamentó.

A la orilla del río

El momento más ríspido del Consejo de Ministros, fue el intercambio entre uno de los asistentes y el presidente Vázquez. El hombre se identificó como “fundador del Frente Amplio en Paso de los Toros”, la ciudad ubicada frente a Pueblo Centenario, al otro lado del río Negro, mostraba dificultades de desplazamiento y vestía una remera de Familiares de Detenidos Desaparecidos. Manifestó su “decepción” con el emprendimiento y dijo que en el gobierno se manejan sobre “supuestos”, a la hora de determinar el impacto ambiental que él consideró inevitablemente trágico. Vázquez respondió que hablar de esos “supuestos” era faltarle el respeto a los técnicos del gobierno involucrados en el proyecto.

El hombre en cuestión se llama Luis Alberto González Merlano, vive en Paso de los Toros y tiene 78 años. Forma parte de un grupo denominado Vecinos en Defensa del Río. En un comunicado escrito en tono emotivo, que se difundió previo al evento en Pueblo Centenario, pidieron a las autoridades que “no se entregue el río”, del cual se consideran “su voz”

González Merlano dijo a ECOS haber estado “en todas las reuniones” en Paso de los Toros relacionados con el tema. “Siempre las noticias que nos llegaban dejaban mucho que desear sobre la contundencia de la propuesta. Nosotros reclamamos siempre el río limpio. Y cuando apareció el negocio y las condiciones del negocio la indignación pasó a mayores. Es inadmisible, ¡no puede ser que el país invierta todo lo que vaya a invertir en momentos que están cerrando empresas!”.

El vecino afirmó que “no se puede comparar” al río Negro con el Uruguay, en referencia a la primera planta de UPM, instalada en Fray Bentos. “Es una proporción de 1 a 6”. Denunció que “ingenieros agrónomos” se están metiendo en casas de particulares midiendo cotas atendiendo posibles cambios del cauce con la nueva planta. No tuvo palabras amables para la respuesta que le dio Vázquez: “El presidente está acostumbrado a echar aceite sobre las aguas… ¿quién és? ¿Tabaré Vázquez o Luis XIV?”