Buscan frenar la financiación internacional para el “tren de UPM”

Actualidad

4/02/2019 16:30

Buscan frenar la financiación internacional para el “tren de UPM”

Opositores al proyecto del Ferrocarril Central le pedirán al BID que no otorgue un préstamo de US$ 300 millones destinado a la obra.

El colectivo Por el costado de la vía, integrado por ciudadanos que se oponen al proyecto de recuperación del Ferrocarril Central, al que denominan como el “tren de UPM”, buscan trabar parte de la financiación internacional que el gobierna pretende obtener para la iniciativa.

En las últimas horas, según pudo saber ECOS, algunos integrantes del grupo fueron contactados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que tiene a estudio un pedido de 300 millones de dólares, con fecha estimada de aprobación en abril de este año, que el Poder Ejecutivo piensa destinar a esa obra.

Es que el colectivo apeló a lo establecido en los lineamientos generales del organismo internacional. Allí se indica que el banco está “comprometido a maximizar los resultados medioambientales y sociales positivos de nuestro trabajo, al mismo tiempo que minimizamos los riesgos e impactos negativos para las personas y el capital natural."

Así, en el marco de la propia política del banco está contemplada una instancia de participación de las partes afectadas, previéndose que como proceso de evaluación ambiental de los proyectos, se requerirán consultas y se considerarán sus puntos de vista.

La institución prevé una etapa de participación de las partes afectadas, señalando que "como parte del proceso de evaluación ambiental, las operaciones clasificadas bajo las Categorías A y B requerirán consultas con las partes afectadas y se considerarán sus puntos de vista."; el colectivo Por El Costado de la Vía hará uso del derecho de participación para denunciar ante este organismo las irregularidades e incumplimientos detectados hasta el momento.

Así, con el apoyo de una asesora internacional en derechos humanos, el grupo hará uso de su derecho de participación para reclamarle al BID que no se otorgue el préstamo para el proyecto, dados los “incumplimientos ya denunciados por la vulneración de derechos humanos y ambientales que producirá la obra en el territorio nacional”, afirman.

La inversión más grande

A todo esto desde el gobierno, desafiado a debatir públicamente los impactos económicos de la posible instalación de la nueva planta de UPM, se salió nuevamente a defender la iniciativa.

El responsable fue otra vez el director de Planificación e Inversión Pública de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto (OPP), Pedrp Apezteguía, que días atrás había aclarado una serie de datos “insólitos y alucinantes” sobre el emprendimento.

Esta vez el jerarca procuró responder “qué ganaría Uruguay con el proyecto UPM 2”.

Lo primero apuntado por Apezteguía fue “trabajo permanente”. Según aseguró, en toda la cadena productiva se irán a generar “más de 8000 puestos de trabajo directos, indirectos e inducidos”.

Solo en la construcción, sostuvo, se generarán 5000 empleos en la zona de Paso de los Toros, “más los miles de puestos para construir la vía férrea y el puerto”.

La obra, indicó, beneficiará a más de 500 pequeñas y medianas empresas locales. También producirá una recaudación de 120 millones de dólares anuales en tributos.

“Es importante destacar que UPM se instala en Paso de los Toros, con importante influencia en toda la cadena productiva del centro y noreste del país y en las regiones de menor desarrollo relativo”, destacó también Apezteguía.

Continuando con el listado de beneficios, el director apuntó que la firma aportará más de 10 millones de dólares para el saneamiento de Paso de los Toros y Pueblo Centenario.

A eso le agregó otros total 34 millones de dólares para crear un fondo de innovación sectorial con el que se financiará un centro técnico forestal maderero, un centro tecnológico en bioeconomía y un centro de desarrollo empresarial.

Además detallo que, al operar en Zona Franca, UPM pagará un canon por la zona franca de 7 millones de dólares por año, una cifra diez veces superior a la que pagan actualmente Montes del Plata y la propia UPM por la planta de Fray Bentos.

El proyecto, agregó, permitirá un crecimiento de 2% del PBI, y un aumento de 1000 millones de dólares de exportaciones.

“El proyecto UPM es la mayor inversión privada de la historia de Uruguay”, concluyó Apezteguía.