El hijo de Wilson y la comparación con Lula que le da “paz en el alma”

Por: Fabian Cambiaso

Actualidad

11/04/2018 22:59

El hijo de Wilson y la comparación con Lula que le da “paz en el alma”

ECOS

Juan Raúl Ferreira sumó su voz al PIT-CNT y al Frente Amplio en reclamo de la libertad del ex presidente de Brasil, preso por corrupción.

“Lula fue la primera persona que respaldó desde el extranjero a los que luchaban en Uruguay contra la dictadura”. Así lo recordó este miércoles Juan Raúl Ferreira al rememorar los encuentros que, con su padre, mantuvo en el exilio con el entonces líder sindical brasileño.

El hijo de Wilson Ferreira Aldunate tuvo una participación central en el acto que, frente a la Embajada de Brasil en Montevideo, reclamó la libertad del ex presidente norteño, que desde el pasado domingo cumple una condena de doce años y un mes de prisión bajo cargos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

Un proceso en el que, según sostuvo Ferreira, fue organizado por el imperialismo, en su afán de derrocar al progresismo en América Latina.

El hijo del último caudillo del Partido Nacional se sumó a la Jornada Internacional por Lula, por la Democacia y Contra el Neoliberalismo que, en simultáneo con varios países de la región, fue convocada a nivel local por el Frente Amplio y el PIT-CNT.

“Lula libre”, reclamó Ferreira, con la voz entrecortada por la emoción al recordar la comparación que, días atrás, se hizo entre la situación que atraviesa hoy Lula con la que vivió su padre al retornar a Uruguay en 1984, para ser encarcelado luego de once años de exilio.

“A Wilson lo metieron preso para que no fuera presidente y a Lula lo metieron preso para que no sea presidente”, había afirmado el viernes pasado el presidente del PIT, Fernando Pereira.

Una alusión que molestó a varios dirigentes nacionalistas pero que Ferreira, con lágrimas en los ojos, ratificó.

Mirando a Pereira, a su lado en el estrado, saludó la referencia a su padre. “Me da mucha paz en el alma” aseguró, para recibir un estruendoso saludo de las 400 personas que se congregaron en el acto.

Ferreira, que semanas atrás anunció su desvinculación del Partido Nacional y que se ha dejado ver varias veces en posiciones cercanas al Frente Amplio, cargó contra sus ex correligionarios.

“Quiero saber dónde están aquellos que gritaban ‘sin Wilson nada’ y ahora se suman al grupo que grita ‘sin Lula todo, todo”.

Adoptando la tesis que gran parte de la izquierda mantiene sobre el asunto, Ferreira aludió al juez federal Sergio Moro y lo cuestionó por el “acto de injusticia” de condenar a Lula “admitiendo que no tiene pruebas, sino que lo hacía por convicción”.

Ferreira llamó a la lucha, una lucha que solo terminará, dijo, cuando el pueblo brasileño logre detener esta nueva agresión del imperio.

“Es con Lula y va a ser con Lula, futuro presidente de Brasil”, aseguró.

No es tiempo de dudas

En representación del Frente Amplio habló una de sus vicepresidentas, Sandra Lazo, que afirmó que pueblo brasileño no está solo. “La resistencia a este embate es de todos los pueblos democráticos del mundo”, sentenció.

Para Lazo, es obligación de los frenteamplistas, como partido comprometido y de izquierda, sumarse a los reclamos por la libertad de Lula.

La vicepresidenta del Frente Amplio ratificó que la prisión del ex presidente tiene el claro objetivo de impedir una nueva candidatura y detener el “proceso de redistribución de la riqueza” llevado a cabo por el líder encarcelado y por su sucesora, Dilma Rousseff.

“Solo Lula puede frenar este retroceso en políticas sociales” que, según dijo, significa el gobierno de Michel Temer.

“Encarcelaron a un hombre que enfrentó al capitalismo y que encabezó un proyecto no entreguista y no privatizador”, aseguró.

Para Lazo, estos no son momentos de apatía ni para dudar de qué lado se está.

Miles de firmas

Por su parte el secretario general del PIT, Marcelo Abdala tuvo a su cargo el cierre de un evento destinado a mostrar “solidaridad con los hermanos brasileños” ante lo que calificó de “ofensiva continental de los poderosos y las clases dominantes”.

Para Abdala la prisión de Lula se enmarca en un proceso cuya primera fase fue el “golpe de Estado” que desalojó a Rousseff del gobierno en 2016, ratificando que el ex presidente fue condenado “por presunción y sin pruebas”.

El dirigente sindical adelantó que el PIT seguirá desarrollando acciones en favor de la libertad de Lula. Entre ellas, anunció la puesta en marcha de una campaña para recolectar “miles de firmas” y entregarlas al pueblo brasileño, en señal de apoyo a los “reclamos de democracia” en ese país.