Coronavirus en Uruguay
1309

Confirmados

37

Fallecidos

1065

Recuperados

Coronavirus en el mundo
19.065.273

Confirmados

713.911

Fallecidos

12.203.812

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Uruguay gana millonario juicio internacional contra la minera Aratirí /// Raffo la más votada pero FA lidera, según nueva encuestadora uruguaya /// Sartori contra Vázquez tras cuestionar los 100 mil puestos de trabajo /// Comisión Interamericana de DDHH pide no votar proyecto de Manini Ríos /// En Europa ponen la mira en Facundo Pellistri
Actualidad

17/10/2017 14:04

PIT-CNT denuncia otro despido y agresión a trabajador rural

Ocurrió en Treinta y Tres. El gremio sostiene que fue un despido abusivo. La empresa habla de dos trabajadores que se agredieron.

PIT-CNT denuncia otro despido y agresión a trabajador rural

Presidencia

La Unión Nacional de Asalariados, Trabajadores Rurales y Afines (Unatra), gremio integrante del Pit-Cnt, denunció este martes la agresión con arma blanca y el despido abusivo de un trabajador sindicalizado de Arrozal 33, cerca de Vergara, en el departamento de Treinta y Tres, exigiendo además su reintegro inmediato.

Para la empresa, en cambio, se trató de la agresión mutua de dos personas.

Hoy había una audiencia en la Dirección Nacional del Trabajo (Dinatra) por esta situación. El gremio dijo que ante la inasistencia de la empresa decidieron dar a la luz el caso. Luis Arioni, gerente de Arrozal 33, afirmó a ECOS que habían pedido "formalmente" una prórroga para esta instancia y que el tema se tratara en el interior y no en Montevideo.

Este caso ocurre un mes después que saltara a la luz el caso del peón salteño Hugo Leites, quien denunció haber sido agredido por el capataz de la estancia en la que trabajaba por reclamar el pago de horas extra. Este trabajador - que también recibió el apoyo del PIT-CNT - perdió el trabajo y su situación ahora se encuentra en el ámbito judicial.

El incidente

Este último episodio denunciado ocurrió el 29 de setiembre. Según le aseguró a este portal el dirigente de Unatra, César Rodríguez, el trabajador de nombre Ayrton de Ávila, de 22 años, fue agredido por la espalda por un compañero de tareas, quien le aplicó nueve puntazos en la espalda y uno en el abdomen con un cortaplumas. Otro referente del gremio de trabajadores rurales, Marcelo Amaya, dijo a la prensa que el joven no intentó defenderse y solo corrió.
La central sindical divulgó imágenes de las agresiones al trabajador rural
La central sindical divulgó imágenes de las agresiones al trabajador rural

De Ávila estaba afiliado al Sutaa, el gremio de los trabajadores arroceros. El agresor no estaba sindicalizado y vivía en el mismo predio productivo. "Un funcionario funcional a la empresa", graficó Rodríguez. "Una muestra de lo que las patronales valoran", agregó.

Según el comunicado de Unatra-PIT-CNT, no había problemas personales entre ambos.

De acuerdo con el gremio, el día anterior al ataque se había reintegrado a sus tareas un delegado sindical, cuyo regreso se había logrado debido a las negociaciones de Unatra, luego del conflicto de abril. Amaya contó que el agresor le dio la bienvenida pateándole la mochila. Quien luego sería agredido retiró el bolso. El tema terminó ahí solo por esa jornada. "Al parecer, al otro día al ingresar a trabajar es agredido sin mediar palabra", dijo Amaya.

El agresor, que luego fue procesado sin prisión, fue despedido en el momento. El que denuncia la agresión, considerado un obrero calificado, sin observaciones en su legajo y con tres años de experiencia en la empresa, se quedó sin trabajo al fin de su licencia médica, el 11 de octubre, por "notoria mala conducta".

"Nosotros hoy (por el martes) teníamos audiencia en la Dinatra, la empresa no concurre y nosotros decidimos sacar este caso a la luz", indicó Amaya. Como parte de las medidas, se reunirán con autoridades del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y comisiones de legislación laboral en el Parlamento. "También se busca ir a la Justicia por daño moral", añadió.

Desde Arrozal 33, el gerente Arioni aseguró que la versión que se tiene es la de "dos personas que se agredieron" en el ámbito laboral y que por ese motivo fueron despedidas. "Si luego se prueba que pasó otra cosa, se verá", añadió.

Amaya subrayó que este episodio y el anterior de Leites "no son hechos aislados" y que "se están reproduciendo". En un comunicado público del gremio hablaron de "prácticas medievales de abusos incitados y reiterados".