Montevideo: venta de boletos con caída de US$ 40 millones desde 2013

Por: Fabian Cambiaso

Actualidad

16/10/2017 17:36

Montevideo: venta de boletos con caída de US$ 40 millones desde 2013

IM

La Intendencia tiene "obsesión" en bajar costos del sistema "antes que el mercado actúe por sí solo". Busca reducir 1.800 puestos en 7 años.

En el año 2013 en el sistema de transporte capitalino se vendieron 293 millones de boletos. La Intendencia de Montevideo proyectó que, al cierre del presente año, se habrán vendido solo 255 millones.

Si esa caída se traduce a recursos, se tratan de US$ 40 millones menos en apenas cuatro años.

Descartada la posibilidad de seguir incrementando el precio del boleto, para la comuna lo único que queda es trabajar con la estructura de costos del sistema.

Así lo indicó la Intendencia de Montevideo ante el Parlamento, convocada sobre los planes de reestructura del transporte y la polémica que el tema genera entre empresarios y trabajadores.

"Estamos absolutamente convencidos que, si no hacemos nada, el mercado actuará por sí solo. Y todos sabemos que es implacable", argumentó el director de Movilidad de la comuna capitalina, Pablo Inthamoussu.

Como ejemplo, sostuvo que podría darse en alguna otra empresa la situación que desembocó recientemente en la quiebra de Raincoop. "Si no tomamos medidas y solo observamos lo que está pasando, sin lugar a dudas habrá un problema más grave en el sistema. Salvo que estemos dispuestos a duplicar el precio del boleto, algo que sería imposible", dijo.

Es por eso que en la Intendencia están tratando de "adelantarse a la jugada", para lo cual se han diseñado un paquete de medidas que se consideran impostergables para atacar los costos del sistema.

En ese sentido, las medidas que prepara la Intendencia apuntan a que la tecnología que viene siendo incorporada en los últimos años "rinda" lo esperado.

"Debe tener un efecto positivo en el usuario y, por lo tanto, en la tarifa", sostuvo.

En el marco de ese análisis y "casi con la obsesión" de trabajar en los costos del sistema, entre los aspectos relacionados están "ni que hablar" los puestos de trabajo.

Inthamoussu dejó en claro que no se piensa en una baja salarial sino en un "proceso gradual", en el que, a un horizonte de siete años, llegar a una reducción de 1.800 trabajadores en el transporte capitalino. Se trata, explicó, de gente que está en edad de retirarse o jubilarse.

La Intendencia confirmó así en forma oficial la cifra, que venía siendo manejada por los trabajadores de las cooperativas en el marco de los paros que realizaron en contra de la reestructura laboral.

"Esperamos llegar a un acuerdo, porque debemos poner el interés general sobre el particular" remarcó Inthamoussu, en un claro mensaje a los sindicatos.

Una reestructura que, pese al peso que tiene la figura del guarda en el sistema, abarcará también a otros puestos que pueden ser reducidos con la incorporación de tecnología. Por ejemplo, inspectores y administrativos.

El jerarca recordó que, desde 1990 y en las varias reestructuras que se han procesado a nivel del transporte capitalino, la Intendencia siempre veló por la estabilidad laboral. "Nadie que esté en condiciones de trabajar será expulsado del sistema", garantizó.

El mensaje de Inthamoussu a los legisladores coincide con el que envió días atrás el intendente Daniel Martínez, en el marco del paro parcial aplicado por las cooperativas Ucot y Coetc.

La Intendencia aporta $ 700 millones anuales a modo de subsidio para el sistema, que equivale al 4% del presupuesto global de la comuna.

Pese a la “gradualidad” anunciada ante el Parlamento, la Intendencia maneja una fórmula a corto plazo.

En un documento elevado ante la tripartita que analiza el futuro de la reestructura, planteó una reducción de 256 puestos de trabajo menos en cada una de las categorías, de aquí a 2010.

Así lo dijo ante los legisladores el gerente general de Cutcsa, Fernando Barcia.

“Ya en la paramétrica de enero voy a bajar la mitad de los 256”, afirmó que fue el mensaje de la comuna.

Quieren más frecuencias
Más allá de la preocupación de las autoridades, el costo del boleto está lejos de ser la prioridad para los montevideanos y sus reclamos sobre las condiciones del servicio.

Para el 59% de los usuarios, al tope de las prioridades está la mejora en las frecuencias de los buses.

Le sigue el reclamo por limpieza y mantenimiento de las unidades, con el 56% de las respuestas, en tanto que el 54% pidió por una mayor amabilidad del personal.

Así lo indica un estudio realizado en 2016 por la empresa Cutcsa, acerca de los aspectos más importantes que debe reunir una empresa de transporte, y en la que cada entrevistado podía mencionar una o varias preocupaciones.

Más atrás figuró el cumplimiento de los horarios (42%) y coches más cómodos (31%).

Recién en el siguiente escalón, el 16% incluyó entre sus respuestas un menor precio, mientras que el 11% pidió mayor rapidez.

Debido a la multiplicidad de variables, valores y número de viajes, cada montevideano paga el promedio 25 pesos por cada boleto capitalino.

Así sucede porque buena cantidad de los usuarios viajan gratis, como los estudiantes. Otros , como los jubilados, reciben susbsidios, en tanto que los que hacen viajes cortos, como los boletos locales, deben pagar un precio inferior a los $ 33 que cuesta un viaje común en efectivo.

El sistema es prestado por 1.495 unidades, de las que 1.017 pertenecen a Cutcsa.

La empresa es propietaria del 68% de los buses y vende el 65% de los boletos en toda la ciudad.

Una concentración de mercado que, pese a importante, es la misma que viene ostentando desde su fundación, en 1937.