Tras acuerdo, Susana Muñiz desistió de denuncia contra Gabriel Pereyra

Actualidad

16/08/2017 16:30

Tras acuerdo, Susana Muñiz desistió de denuncia contra Gabriel Pereyra

PRESIDENCIA (archivo)

El periodista se retractó de unos tuits, no de la columna. La presidenta de ASSE dijo que no pretende cercenar la libertad de expresión.

Tras aproximadamente hora y media de audiencia en el Juzgado Penal de 17° Turno, la presidenta de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Susana Muñiz, y el periodista Gabriel Pereyra llegaron este miércoles a un acuerdo, luego del cual la jerarca dijo que retiraba la denuncia por difamación e injurias que le habían interpuesto al segundo.

En esta audiencia, Muñiz y Pereyra se veían las caras por primera vez.

La denuncia fue efectivizada el 3 de agosto luego de una columna que Pereyra publicó en el diario El Observador el pasado 29 de julio, titulada "¡Hola Susana!, ni los buitres se salvan en tus hospitales". En el texto, el periodista -que también trabaja en VTV y Radio Sarandí- enumeró una serie de denuncias e irregularidades constatadas o investigadas por el principal prestador de salud del país.

Según se indica en el texto del acuerdo, Pereyra indicó que no tuvo la intención de "difamar ni atacar personalmente el honor y el decoro" de Muñiz y que la columna "en ningún momento" pretendió atribuir algún tipo de "mala praxis médica o enfermería (procedimientos sanitarios en ASSE)". También señaló que no había ninguna clase de señalamiento personal a la funcionaria.

Si bien Pereyra no se retractó ni se disculpó por el contenido de la columna, sí lo hizo por una serie de tuits posteriores a que se conociera la demanda. En uno de ellos, calificó a Muñiz de "turra", aunque aclaró que lo dijo como sinónimo de "torpe" y no con otro tipo de connotaciones.

A su vez, Muñiz aclaró que "en ningún momento" pretendió "cercenar la libertad de expresión o de prensa". Luego de aceptar las disculpas por los tuits, desistió de la denuncia que ella misma había promovido.

Sobre uno de las presuntas causales de la denuncia, una textual atribución de propiedad de los establecimentos de ASSE a Muñiz (por el título de la columna, que hablaba de "tus hospitales"), ninguna de las partes se hizo cargo. "Que ellos no hayan aclarado ese punto habla de la seriedad de la denuncia", dijo Pereyra. Uno de sus abogados, Andrés Ojeda, dijo que eso "ni siquiera estuvo en el tono de la discusión, pero es algo que ni siquiera debería ser aclarado".

Por su parte, uno de los abogados de Muñiz, Juan Pablo Decia subrayó que "en ningún caso" la denuncia se basó en eso. Para el patrocinante, ese fue solo "el giro que usó para pegarle a la persona (a la presidenta de ASSE)". "Es algo de perogrullo, pensar en eso sería insultar la inteligencia de la gente".

Disculpas: por Twitter sí, por la columna no

A priori, la audiencia iba a ser pública. Pero la escasez del espacio fue el motivo esgrimido por el juez Carlos García Guaraglia para desalojar a los numerosos periodistas que estaban en el lugar. Poco después de las 14 horas quedaron el magistrado, el fiscal Ricardo Percivalle, personal administrativo, los implicados y sus representantes legales: Ojeda y Fernando Posada por Pereyra, Decia y Alejandro Sobrera por Muñiz.

A la salida, con el acuerdo firmado y la denuncia retirada, cada parte dio sus puntos de vista. Pereyra señaló que la audiencia comenzó con unos comentarios del juez que aumentaron su "sensación de vergüenza": "Dijo que en el momento que estábamos ahí la Justicia perdía tiempo de tratar temas importantes".

Consultado al respecto, Pereyra le dijo a García Guaraglia que en ningún momento quiso injuriar ni afectar el honor de la doctora Muñiz, que era la primera vez que la veía y que en ningún momento atribuyó mala praxis médica. "Sí señalé que había otro tipo de denuncias y graves".

El periodista sí reconoció haber pedido disculpas por los términos utilizados en su cuenta de Twitter, posteriores a la publicación de la columna, y que fueron agregados a la denuncia. "En un tuit, queriendo decir que la doctora había sido 'torpe', puse 'turra'. Cuando era chico, en mi barrio, se decía que uno era un turro jugando al fútbol. En otro tuit aclaré que no quería indicar ningún tipo de connotaciones sexuales. Quise referir a que era torpe".

Pereyra dijo que ya se había disculpado por el uso de esos conceptos también en Twitter.

Tanto Pereyra como su abogado Ojeda subrayaron que no hubo retractación ni pedido de disculpa alguna por el contenido de su columna. "Le hice notar al juez que si esos iban a ser los criterios con los que se iba a manejar (la Justicia), los periodistas iban a venir reiteradamente al juzgado. Porque ese tipo de opiniones son comunes y es algo que deben soportar las personas públicas", dijo el primero.

Alerta sanitaria por la columna

Por su parte, Susana Muñiz también dio su evaluación de la audiencia: "Desistí (de la denuncia) porque se llegó a un acuerdo en el que me pidieron disculpas y fueron aceptadas. No quiso agredirme y eso lo dejó claro. Y, además, dijo que las personas que se van a atender en ASSE están en riesgo de (sufrir) procedimientos médicos innecesarios".

Para Decia, su abogado, esto último era "lo que más generó el agravio de la doctora Muñiz" y que lo que se buscaba era darle tranquilidad a los usuarios.

El abogado hablaba de tres insultos en Twitter por los cuales Pereyra pidió disculpas: "turra", "torpe" y "chorra". En el texto del acuerdo se indica que el periodista pidió disculpas por el primero y que aseguraba no haberse referido a ella nunca como lo último.

Consultado sobre en qué parte de la columna el periodista había atribuido mala praxis, el abogado apuntó al título. A su vez dijo que aseguró que la columna generó una "alerta sanitaria" en los usuarios de ASSE. "Si en el título se dice que ni los buitres se salvan, eso quiere decir que no se salva nadie. También se hablaba del riesgo de sufrir riesgos de procedimientos médicos innecesarios. Eso despertó un alerta sanitaria en los 1,2 millones de usuarios de ASSE".

Consultado por una periodista sobre si le habían preguntado a esos usuarios sobre si habían sufrido ese alerta, Decia respondió: "Seguramente usted se atiende en un sistema privado. Si le dicen que en la mutualista en la que se atiende hay riesgo de sufrir mala praxis o un procedimiento innecesario lo va a pensar antes de ir".