Gobierno se lanza a "concretar en la cancha" el acuerdo con UPM

Actualidad

4/05/2017 21:42

Gobierno se lanza a "concretar en la cancha" el acuerdo con UPM

Presidencia

Las obras de recuperación del ferrocarril centran las prioridades del Ejecutivo, que siente "pena" y "bronca" con el sindicato de AFE.

"Hubo un timbre de alarma", dijo el ministro de Transporte, Víctor Rossi, con respecto a la decisión de UPM de seguir adelante con las negociaciones para la eventual inversión en su segunda planta de pasta de celulosa en Uruguay.

"Es un paso adelante. Hoy llamé a a todos los equipos que están trabajando en esto a ponerse en guardia, porque ahora entramos en la etapa de concreción", indicó este jueves el jerarca en rueda de prensa.

Así, "habrá que llevar a la cancha" todo lo que la empresa y el gobierno vienen discutiendo desde hace un año.

Un documento con los puntos en los que se basará el acuerdo está siendo negociado por las partes. A partir de su firma empezarán a correr los plazos para confirmar un emprendimiento que está al tope de las prioridades para el presidente Tabaré Vázquez.

El texto no incluirá la exoneración del pago del Impuesto al Patrimonio, una de las condiciones que UPM había exigido previamente para avanzar en la inversión.

Según Rossi, para el gobierno ese es un tema saldado. "No se trata de un tema de buena o mala voluntad. La ley establece cómo deben ser las cosas" dijo, argumentando la imposibilidad constitucional de otorgarle a los finlandeses ese beneficio.

El acuerdo sí incluye que, igual que sucede con su planta en Fray Bentos, la empresa opere la nueva pastera en régimen de Zona Franca.

En la práctica, fue poca la información que Rossi pudo aportar. "No le puedo responder a esa pregunta", contestó una y otra vez , amparándose en el "contrato de confidencialidad" que cada ministro tuvo que firmar cuando comenzaron las negociaciones con la empresa.

Se negó incluso a aportar el lugar exacto en la cuenca del Río Negro en que estaría emplazada la planta, localización que UPM ya tiene definida.

Rossi dijo que el gobierno se abocará ahora a resolver las obras en la línea férrea Montevideo - Paso de los Toros, por la que se pretende transportar la producción de pasta de celulosa hasta el puerto capitalino para su exportador.

De toda la infraestructura necesaria para obtener la inversión, el ferrocarril es la que tiene los plazos más exigentes.

Según afirmó el ministro, está prácticamente definido el trazado que utilizará esta vía férrea, luego de un acuerdo entre el gobierno y los intendentes de Montevideo, Canelones, Florida y Durazno.

En los próximos días se ajustarán algunos detalles y rectificaciones, sobre todo en lo que refiere a determinados padrones que serán afectados en el recorrido.

En lo que respecta a Montevideo, Rossi confirmó a ECOS que se utilizará el trazado actual.

Lo que habrá que definir en estos días son las bases jurídicas, institucionales y económicas del llamado internacional de interesados en las obras de recuperación del ferrocarril.

"De todo el mapa", aseguró el ministro. llegaron muestras de interés. Las opciones más firmes vinieron de empresas españolas, alemanas y chinas.

En los hechos, se trata de la construcción de una vía totalmente nueva de 270 kilómetros que implicará, entre otros aspectos, la colocación de durmientes de hormigón.

El proyecto prevé la utilización de trenes de 600 metros de largo, con un máximo de 50 frecuencias diarias.

Entre los capítulos del acuerdo de inversión que discuten el gobierno y UPM está el referido al relacionamiento laboral.

Pena y bronca por el sindicato

"Es natural y lógico que al inversor de un emprendimiento que puede generar 10.000 puestos de trabajo en los próximos años le interese saber cómo van a funcionar las cosas", dijo Rossi.

En ese marco, el ministro criticó duramente la actitud de los trabajadores ferroviarios, que en las últimas horas paralizaron la descarga de los nuevos trenes de pasajeros y ocuparon la sede central de AFE.

La medida se originó en un presunto incumplimiento del ente con respecto a un convenio que fijaba una serie de condiciones laborales.

"Me da un poco de pena. Estamos mirando hacia el futuro, y resulta que lo estamos trancando con cosas que tienen que ver con el pasado".

"Es un poco doloroso y reconozco que un poco de bronca también da", dijo el ministro. "Los más interesados en que esto funcione deberían ser justamente los compañeros, por que de esto depende su trabajo y el trabajo de muchos uruguayos que podrían integrarse en un futuro al nodo ferroviario".

Rossi consideró "lamentable" el accionar de la Unión Ferroviaria. "Cómo también fue lamentable que se opusieran a los cursos para los nuevos controles de señales. Es el mundo del revés", aseguró.

"Los primeros perjudicados son ellos, que antes eran 10.000 y hoy son 520 y pico", reflexionó.

No es el primer ministro que critica la actitud del sindicato, que en marzo impidió que técnicos finlandeses enviados por UPM inspeccionaran el estado de las vías.

Eso les generó un duro cuestionamiento por parte del canciller Rodolfo Nin Novoa, que definió esa medida como un "delito de lesa nación".

Hay que informar

Y pese a que el gobierno se ampara en la confidencialidad para no aportar mayores datos, desde el Partido Nacional se reclamó información sobre los detalles de la concreción de la tercera planta procesadora de celulosa.

El senador Jorge Larrañaga cursó este jueves tres pedidos de informes en relación a las variables económicas consideradas en la negociación, los acuerdos sobre la infraestructura necesaria para la inversión y las garantías exigidas para cuidar los estándares medioambientales.

Entre ellas, el alcance de las exoneraciones impositivas acordadas y el canon que deberá pagar UPM por el nuevo proyecto.

Pretende conocer a su vez qué estimaciones tiene el gobierno sobre el "derrame local" y los beneficios directos que el emprendimiento traerá a nivel departamental y zonal.

El senador se preguntó si está previsto que exista un derrame efectivo del canon sobre las intendencias y municipios anfitriones de la planta, así como otra clase de beneficio económico directo.

Larrañaga reclamó a su vez que se le envíe el avance del estudio de impacto ambiental exigido por la ley, incluido el eventual impacto acumulativo que tendrán ambas plantas de UPM en la confluencia de los ríos Negro y Uruguay.

Finalmente, el senador nacionalista requirió conocer en qué medida el proyecto supone respetar los planes de ordenamiento territorial y cómo se verá afectada la población que habita a lo largo de la zona de impacto de la inversión, desde Montevideo a Durazno, así como los eventuales beneficios en materia de desarrollo local.