Coronavirus en Uruguay
1364

Confirmados

37

Fallecidos

1146

Recuperados

Coronavirus en el mundo
20.124.437

Confirmados

737.285

Fallecidos

12.380.410

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
La abuela de la esposa de Bolsonaro muere víctima de Covid-19 /// Tres muertos y seis heridos tras descarrilar un tren en Escocia /// Gobierno pone el foco en la seguridad rural: "Tenemos menos excusas" /// Todibo confirma que es él quien ha dado positivo por coronavirus /// Argentina se suma al Grupo de Contacto sobre Venezuela
Actualidad

28/06/2016 14:07

Los cambios en la Constitución que promueve el Frente Amplio

Por: Daniel Rodríguez

Voto en el exterior, cambios al veto presidencial e incluir la custodia del medio ambiente son algunos de los puntos acordados.

Los cambios en la Constitución que promueve el Frente Amplio
Constitución de 1830/Departamento de Fotografía del Parlamento del Uruguay.
El próximo 10 de setiembre el Plenario del Frente Amplio resolverá cual será el mecanismo elegido para impulsar el proyecto de reforma constitucional. De acuerdo a la información brindada a ECOS, la posición mayoritaria es la de convocar a una Convención Nacional Constituyente.

De acuerdo al artículo 331 de la Constitución, la CNC estará formada por el doble de legisladores actuales -260 miembros- que se elegirán por listas departamentales bajo el sistema de representación proporcional. La CNC se reunirá dentro del plazo de un año a partir que se promulgue la iniciativa de reforma y tendrá 12 meses para aprobar él o los proyectos de reforma. Estos deberán ser ratificados por la mayoría del electorado, que definirá si finalmente se reforma o no la carta magna. Según la Constitución vigente la convocatoria para votar se hará en la fecha que indique la Convención al Poder Ejecutivo.

Dentro del Frente Amplio se analizó que este mecanismo permitirá separar la votación de la reforma de las próximas elecciones, lo que evitará la superposición de la campaña con la discusión que resultará compleja. A esto se suma la posibilidad que los convencionales que no sean propuestos por el Frente Amplio elaboren una propuesta propia de reforma, lo que llevaría a la ciudadanía a decidir sobre dos proyectos de país.

Los últimos antecedentes muestran la dificultad de aprobar reformas constitucionales o iniciativas políticas cuando la atención de la gente y el esfuerzo de los partidos están centrados a las elecciones, en donde además de la presidencia se ponen en juego las bancas legislativas. Desde que el FA ganó en 2004 se propusieron varias enmiendas que se votaron junto a las elecciones nacionales. En aquel año, con el apoyo del FA y el sector de Larrañaga, fue aprobada la reforma que reconoce el acceso al agua como un derecho humano fundamental e impidió la privatización del servicio de agua y saneamiento. En 2009 no se aprobó la anulación de la Ley de Caducidad y el voto en el exterior, ambas iniciativas apoyadas por el Frente Amplio. En 2014 la ciudadanía también rechazó la propuesta de bajar la edad de imputabilidad, impulsada por Colorados y Blancos.

Los 10 capítulos de la reforma

En 2013 el Congreso del Frente Amplio aprobó la iniciativa de impulsar la reforma. En marzo de 2015 comenzó a trabajar la comisión especial designada para esa tarea, lo que derivó en un documento base de discusión. De acuerdo al documento, al que accedió ECOS, el resultado es un acuerdo en 10 “bloques temáticos” sobre los cuales promover los cambios en la carta magna. En general hay más enunciados que medidas concretas, aunque en algunos casos se esboza que tipo de cambios deben hacerse.

En el capítulo 1 “Dignidad y derechos humanos” se busca que la Constitución ayude a fortalecer “los derechos humanos tanto civiles y políticos como los económicos sociales y culturales, así como consolidar la nueva agenda de derechos en clave de inclusión social, igualdad y no discriminación”. Allí se agregan medidas para “mejorar las instancias de participación directa de la ciudadanía y el cuerpo electoral”.

El punto 2 es “Nacionalidad y ciudadanía”, en donde se busca promover “la activa integración de los uruguayos que están radicados en forma permanente en el exterior” a través del ejercicio de sus derechos políticos y del voto.

Los capítulos 3 “Democracia y Poder Legislativo” y 5 “Equilibrio y relación entre los Poderes” se refieren a eventuales cambios en el sistema actual. Allí se indica la necesidad de “realzar el papel del Poder Legislativo” para “otorgarle a la representación popular el lugar protagónico en el desarrollo institucional de la República” y que la Constitución debe constituir “la salvaguarda de todo intento autoritario que pretenda instalar en el país un régimen incompatible con la voluntad popular expresada a través del Cuerpo Electoral y sus Poderes Públicos”. En relación a la separación de poderes se propone redefinir el veto presidencial, reducir al máximo las esferas que no tengan control parlamentario, potenciar las comisiones investigadoras y rediseñar el control de constitucionalidad de las leyes.

El punto 4 “Justicia y Poder Judicial” recoge el consenso de mejorar el funcionamiento de la justicia, por lo que debe procurarse “el mejor sistema para la selección, designación, ascenso y capacitación de jueces y magistrados”.
El Plenario del Frente Amplio resolverá en setiembre que caminó seguirá para impulsar la reforma. El consenso mayoritario apunta a convocar a la Convención Constituyente. Portal Frente Amplio.
El Plenario del Frente Amplio resolverá en setiembre que caminó seguirá para impulsar la reforma. El consenso mayoritario apunta a convocar a la Convención Constituyente. Portal Frente Amplio.

En el 6 “Ética y Transparencia Pública” se propone fortalecer a la Junta de Transparencia y Ética Pública como del Tribunal de Cuentas. También mecanismos de control para las nuevas formas de gestión y la eliminación de las trabas burocráticas para la gestión eficiente del Estado sin afectar los controles que requieren la transparencia y la ética pública.

Con referencia a la “Descentralización y Tercer Nivel de Gobierno” se apunta a fortalecer a través de la Constitución el rol de las alcaldías y ampliar la participación de la ciudadanía y la “democracia directa”. Con respecto al punto 8 “El Ambiente y su protección” se acordó incorporar normas que obliguen al estado a “preservar de manera sustentable, las condiciones ambientales del Uruguay”.

El punto 9 se refiere a la “Integración regional e inserción internacional”. La propuesta es incluir en el texto “que la integración regional es un eje central en la inserción internacional de nuestro país”.

El último punto es el de “Modernización del derecho de propiedad” en donde se propone incorporar “nuevas formas de propiedad social, comunitaria y cooperativa”.

Los temas pendientes que se discutirán dentro del FA

En la discusión del documento hay propuestas que no tuvieron consenso amplio o que deben ser más discutidas dentro del oficialismo. Dentro de esos temas que por ahora no están en la consideración de la reforma hay propuestas que modifican el actual funcionamiento de los poderes del estado, organismos públicos y el sistema electoral. De acuerdo al documento entre las propuestas a estudiar hay cambios en las reglas del Balotaje, la separación de las elecciones nacionales y departamentales, Poder Legislativo con una o dos cámaras, llevar el TCA al Poder Judicial, crear una sala especializada en materia constitucional, potestad tributaria y autonomía fiscal de intendencias y alcaldías y la cantidad de ediles de las Juntas Departamentales.

Entre otros temas también hubo propuestas para consagrar en la Constitución el Sistema de Cuidados o su “contenido conceptual”, la relación entre empresarios y trabajadores sobre la gestión de los medios de producción, el concepto de Renta Básica y el concepto de Defensa Nacional de acuerdo a lo establecido en la Ley Marco de Defensa Nacional.

La decisión del Plenario de setiembre terminará confirmará el proceso que seguirá el oficialismo, que esta vez parece decidido a embarcarse en el proceso de reforma, algo que se insinuó en el comienzo del pasado gobierno pero que no se concretó. De todas formas el escenario ya se presenta complejo, ante la negativa de buena parte de la oposición a acompañar una reforma y las dudas que hay dentro del propio FA, en donde Asamblea Uruguay manifestó que no es oportuno iniciar este proceso ante la actual situación política y económica que atraviesa el país.