Coronavirus en Uruguay
1264

Confirmados

35

Fallecidos

994

Recuperados

Coronavirus en el mundo
17.853.798

Confirmados

685.813

Fallecidos

11.190.501

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Los jueces le responden a Manini y rechazan "enfáticamente" sus dichos /// Andrés Vilaseca, el nuevo capitán de Los Teros /// Bustillo viaja a España para reunirse con diversas autoridades /// Novick: "Continuamos al pie del cañón y la coalición sigue" /// Argentina supera los 200.000 casos de coronavirus
Economía

25/12/2018 10:12

Hubo 104 paros: conflictividad laboral aumentó 14% frente a 2017

Con siete paralizaciones generales, en la tercera parte de las movilizaciones se recurrió a medidas atípicas y ocupaciones.

Hubo 104 paros: conflictividad laboral aumentó 14% frente a 2017
A lo largo de 2018 hubo un total de 104 paros y huelgas sindicales, los que llevaron a que la conflictividad laboral se incrementara 14% con respecto al año anterior, llegando además al pico máximo en los últimos 24 meses.

En este año se registraron siete paralizaciones generales, un alto número en comparación con años anteriores. Cuatro de ellas tuvieron como causa la protesta por la lentitud en la negociación colectiva o la falta de definiciones en en la Rendición de Cuentas.

Por otro lado, los paros con movilizaciones atípicas y ocupaciones constituyeron el 32% de los conflictos, 6% más que el año 2017.

La educación resultó el sector con mayor conflictividad, constituyendo el 59% de la laboral sectorial. En un año de intensa negociación, el 52% de los conflictos sectoriales se debieron a reclamos salariales.

Así lo indica un informe de balance sobre relaciones laborales y sus perspectivas para 2019 elaborado por el Departamento de Psicología y Trabajo de la Universidad Católica del Uruguay.

El trabajo comienza planteando el marco en el que se movió el país en los últimos meses en los que, en un contexto complejo, la economía enlenteció su crecimiento.

Si bien a lo largo del año las cifras se fueron corrigiendo a la baja, se espera que 2018 cierre con crecimiento moderado . Así, la encuesta de expectativas del Banco Central lo ubica en un 1.64%. La inflación seguiría fuera del rango meta fijado por el gobierno, y se ubicaría en torno al 8% al cierre del período.

Los resultados más adversos , según el informe, se presentan en el mercado de trabajo, con una tasa de actividad y de empleo que vienen bajando y un desempleo que aumenta.

En lo que respecta a leyes aprobadas, el estudio destaca el nuevo Fondo de Garantía de los Créditos Laborales.

Su objetivo declarado es cubrir la contingencia de insolvencia del empleador garantizando el pago de lo adeudado a los trabajadores.

La ley contó con el apoyo del PIT -CNT y la desaprobación de los empresarios, que argumentaron que el fondo lo pagarán todos para hacer frente a deudas de una minoría incumplidora.

En cuanto a la política laboral del gobierno, el informe repara en los lineamientos planteados por el Poder Ejecutivo para la VII Ronda de los Consejos de Salarios,que tuvieron tres pautas principales.

Por un lado mejorar los niveles de empleo. En segundo término, promover aumentos salariales diferenciales atendiendo salarios sumergidos y sectores en problemas . Finalmente, se buscó proteger las mejoras ya alcanzadas por los trabajadores.

Así, si bien mantuvo la esencia de lo propuesto en la ronda anterior, se redujeron los porcentajes de ajustes, atendiendo a las estimaciones de mayor cautela para los próximos años.

En ese sentido se analizó la estrategia del sector empresarial, que mantuvo el reclamo de años anteriores, en cuanto a resolver los problemas de competitividad y eliminar o al menos flexibilizar la rigidez salarial.

En cuanto a los lineamientos para la Séptima Ronda, consideraron que fueron “realistas” con la situación actual.

Por otra parte, demandaron al sistema político “modificar la regulación laboral y las prácticas del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social” en el marco del cumplimiento de las recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y “derogar el decreto que regula las ocupaciones de los lugares de trabajo”, reservar la negociación tripartita “únicamente para definir mínimos por categoría”, dejando la bipartita para “aumentos o ajustes de salarios y otras condiciones de trabajo”.

También “salvaguardar el derecho de los no huelguistas” en casos de conflicto.

Con respecto a la actitud del movimiento sindical, el informe apunta que consideró insuficientes los lineamientos oficiales para aumentar los salarios más sumergidos.

A la interna, se destaca la designación por primera vez de cinco mujeres para el secretariado ejecutivo y la conformación de una nueva corriente, impulsada por delegados de los sindicatos estatales y municipales.

Por fuera del PIT CNT, la Confederación Sindical Gremial del Uruguay conformada en 2015, cobró mayor protagonismo sumando adeptos en el interior del país y contando con el apoyo de los “autoconvocados” en una manifestación contra los intereses del gobierno el día 18 de setiembre.

Entre los conflictos destacados, la Universidad Católica se detuvo en el del posteriormente denominado “Un Solo Uruguay”, un movimiento “básicamente del interior en reclamo de mejoras para el agro”.

En segundo lugar, la industria metalúrgica volvió a reclamar la reducción de la jornada laboral, que tuvo como medida de lucha la reducción horaria a 44 horas en octubre sin el acuerdo patronal.

Por último, se destacó el conflicto del sector lechero que, atravesando una fuerte crisis desde hace ya tres años, se sumó un nuevo conflicto laboral, endureciendo las relaciones entre el sindicato de Conaprole y el directorio de la cooperativa.

En total, en los Consejos de Salarios debían negociar 189 subgrupos, cuyos convenios vencían entre diciembre de 2017 y octubre de este año.

Al 15 de diciembre, 161 subgrupos habían llegado a una definición. El 76% se ubicó en los sectores con desempeño “medio”.

En cuanto a la negociación, los resultados muestran que los consensos han continuado descendiendo, con un 53,3% de acuerdos tripartitos contra el 62% registrado el año pasado.

Gran parte se guió por los lineamientos y el mayor desvío fue adelantar los correctivos. La cláusula de paz se incluyó en el 69,4% de los acuerdos celebrados, cifra superior a la de la ronda anterior, en la cual el 55% la había incorporado.

Como novedoso, el informe subraya la inclusión de otros contenidos, como licencias especiales para cuidados de padres e hijos a todos los trabajadores.

Para 2019, un año electoral con pocas posibilidades de modificar presupuesto y con casi todos los trabajadores privados amparados por acuerdos salariales vigentes, la Universidad Católica espera que la conflictividad laboral sea menor a la de este año, hecho que por otra parte se repite en cada quinto año de gobierno.