Coronavirus en Uruguay
947

Confirmados

28

Fallecidos

828

Recuperados

Coronavirus en el mundo
11.006.274

Confirmados

524.895

Fallecidos

6.151.336

Recuperados

Editorial:¿Campaña electoral o cinismo virtual?
Ver editoriales anteriores
93 años: las mujeres votan por primera vez en América en Cerro Chato /// ¿Quién fue Pepe Botella y por qué le decían así? /// Adriana Peña dijo que Lavalleja volvió al superávit bajo su gestión /// Fray Bentos recupera un edificio emblemático de su patrimonio /// Privacidad: Cómo configurar Instagram y Tik Tok
Economía

18/12/2018 17:37

Se suspendió la negociación y se agrava el conflicto de supermercados

Los empresarios se niegan a dar un nuevo aumento a los trabajadores porque consideran que se trata de "una carretilla de plata".

Se suspendió la negociación y se agrava el conflicto de supermercados
La instancia de negociación pactada para este martes entre los trabajadores de supermercados nucleados bajo la Federación Uruguaya de Empleados del Comercio y Servicios (Fuecys) y la Asociación de Supermercados con la participación del gobierno tuvo un nuevo capítulo, luego de que las partes suspendieran el encuentro.

Si bien estaba prevista una nueva instancia de negociación para este martes a las 17 horas, desde el sindicato informaron a ECOS que no eran optimistas en llegar a un acuerdo por la tirantez entre las partes y porque los empresarios no ceden en un punto que ellos consideran clave: la antigüedad laboral.

"Estamos lejos en cifras vinculadas a la antigüedad laboral entre lo que pretendemos los trabajadores y lo que los empresarios quieren otorgar. Hay intentos de negociación abiertas entre las tres partes pero sin ese punto resuelto será muy difícil llegar a un acuerdo. Hoy, así como están las cosas, lamentablemente estamos mucho más cerca de aplicar las medidas de lucha que de acordar", dijo a este portal un integrante de la mesa de negociación de Fuecys.

Daniel Menéndez, gerente general de la Asociación de Supermercados (ASU), dijo a este portal que la invitación a negociar este martes "nunca llegó" y lamentó la actitud de los trabajadores que, según su óptica, "nunca quisieron negociar".

"Los trabajadores consideran que tienen un reclamo justo y nosotros también, de justicia en estos casos no se puede hablar, se puede hablar de la realidad del sector. Nosotros proponemos que lo podemos cumplir para preservar las fuentes de trabajo. Cualquier empresa que se va de rumbo con sus costos debe recortar por algún lado", agregó Menéndez.

El lunes en el Ministerio de Trabajo los delegados de la Cámara de Comercio, en representación de las cadenas, y el sindicato de trabajadores estuvieron muy lejos de llegar a un acuerdo y ni una propuesta del gobierno para acercar a las partes logró su cometido.

Hoy los trabajadores pelean por tres puntos importantes para desarrollar en el acuerdo salarial: una prima por antigüedad laboral, beneficios que se ajusten por inflación de manera retroactiva a julio de este año y el armado de una comisión que evaluara el impacto de las nuevas tecnologías en el empleo tras la instalación, en cadenas como Disco y Devoto, de cajas rápidas manipuladas por los propios clientes, que le quitan el trabajo a las cajeras.

El punto que genera mayor discordia es la antigüedad, pese a que las cifras que se manejan no son escandalosas ya que, según información de Fuecys, en un salario promedio de 20.000 pesos la diferencia entre lo que proponen los empleadores y lo que reclaman los trabajadores es de 40 pesos en cada uno de los casos.

Esa cifra, por insignificante que parezca, se transforma en un importante volumen de dinero al contemplar la situación general de los beneficiarios.

"Es una carretilla de plata, no podemos aumentar más de lo que proponemos porque tenemos que cerrar. Hablamos de 40 pesos por mes para cada empleado por cada año de antigüedad. Las plantillas laborales de los supermercados tienen empleados de 15 o 22 años. Si sumamos todos los beneficiarios hablamos de un costo anual adicional que ronda entre los cinco y los seis millones de dólares. Asumir eso es imposible", argumentó el empresario.

Para Menéndez el gobierno hizo una propuesta equilibrada porque conoce las cuentas del sector pese a que colocan a los supermercados en un sector dinámico, cuando, según su opinión, está muy lejos de serlo.

"Estamos lejos de ser un sector dinámico y debemos adecuar los números a la realidad. Los funcionarios ganaron un 13,8% de salario durante el último convenio y, si bien este año eso no se puede cumplir, hacemos un esfuerzo por mejorar el presentismo y el premio de las fiestas", cerró el gerente.

Dentro de una batería de medidas de lucha que manejan los trabajadores, la primera será desarrollar un plan de ocupaciones parciales en distintos supermercados los días previos a Navidad y Fin de Año, donde las cadenas registran mayores picos de ventas.