Conaprole a las puertas de un conflicto por plan de ayuda a Pili

Economia & Agro

18/01/2018 16:48

Conaprole a las puertas de un conflicto por plan de ayuda a Pili

La empresa definirá el martes si acepta derivar, sin condiciones, leche para que su competidora pueda producir. Sindicato anunció medidas.

El directorio de Conaprole responderá entre lunes y martes si acepta la postura de su sindicato en cuanto a no condicionar el derivado de parte de su remisión a Pili, como forma de permitir que esta última, una de sus competidoras, pueda seguir produciendo.

De la respuesta dependerá que los trabajadores desistan de una serie de medidas de lucha que ya tienen definidas, que podrían desembocar en un conflicto en la mayor empresa láctea del país, extensivo a su vez a toda la industria.

Así quedó definido luego de una nueva instancia de negociación convocada por el Ministerio de Trabajo en procura de acercar posiciones, según explicó a ECOS el dirigente Carlos Cachón.

La cartera, justamente, fue la promotora de la fórmula que implicaba que Conaprole le remitiera a Pili una partida de unos 60 mil litros darios de leche para permitir que pudiera operar y así mantener a sus 130 trabajadores.

La firma, localizada en Paysandú, enfrenta un panorama muy díficil con un endeudamiento de casi US$ 50 millones con el sistema bancario.

La deuda fue tomada para invertir en la refacción de su planta, apuntando la exportación de sus productos a Venezuela, siguiendo el convenio firmado entre los gobiernos de ambos países. Pili fue particularmente afectada por el fracaso de este plan.

A eso se le le suma la falta de materia de prima para producir, debido a que muchos de sus remitentes prefirieron pasar a trabajar con otra empresa.

Pero, a cambio, Conaprole pidió que unas 50 vacantes que se le iban a generar este año por retiros no fueran llenadas, lo que permitiría mejorar su estructura de funcionamiento.

Esto fue rechazado por los trabajadores en una asamblea realizada este martes, lo que abrió las puertas al conflicto.

La postura de Conaprole había sido adelantada por el sindicato el mes pasado, cuando concurrieron al Parlamento a plantear el panorama complejo que enfrenta la industria. El temor era que la empresa intentara utilizar la ayuda a Pili como argumento para "obtener ventajas" en la próxima discusión salarial.

Una situación que terminó generando resistencias a nivel de su propia plantilla y que "ha enfrentado a pobres contra pobres", según había señalado Cachón.

El sindicato, que esperaba una respuesta para esta jornada, abrió un compás de espera aguardando una respuesta de la empresa que deberá, a más tardar, llegar el martes. "Ya no hay más plazo", advirtió Cachón.

Este viernes los trabajadores de Conaprole discutirán sobre las medidas a aplicar. Entre ellas se incluye el trabajo a reglamento, paros de una hora por turno y la no realización de horas extras.

Consultado, admitió posibles efectos en la llegada del producto al consumidor. "Siempre puede generarse un atraso en la distribución", dijo.

El propietario de Pili había anunciado el mes pasado que, de no llegar una solución, en enero comenzaría con los envíos al seguro de desempleo. Incluso, les mencionó a sus empleados la posibilidad de ir al cierre.

Su caída repercutiría a su vez en otros ámbitos, ya que la actividad de Pili funciona como garantía de otras firmas que integran el mismo grupo empresarial.

En tanto el miércoles 25, delegados de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea (FTIL) se congregarán en Paysandú, en el marco de la compleja situación que atraviesa el sector, que emplea a 10 mil personas.

Es que, además de Pili, son varias las empresas que enfrentan una realidad compleja.

Es el caso de la Cooperativa Láctea de Carmelo (Calcar). Con deudas por US$ 18 millones, la patronal viene negociando con los trabajadores un plan para diferir el pago de salarios.

La Cooperativa Lechera de Melo (Coleme) viene aplicando pro su parte desde el año pasado un mecanismo de seguro de desempleo rotatorio.