Coronavirus en Uruguay
1309

Confirmados

37

Fallecidos

1065

Recuperados

Coronavirus en el mundo
19.065.273

Confirmados

713.911

Fallecidos

12.203.812

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Dejaron en libertad a dos hombres que trasladaban marihuana y pasta base /// Un ciudadano argentino dio positivo de coronavirus en Paso de los Toros /// Se detectaron 13 casos nuevos de covid-19 en Uruguay; tres son niños /// El 30 % de las mujeres latinoamericanas nunca experimentaron un orgasmo, según estudio /// Brasil se convierte en el segundo país en superar las 100.000 muertes por covid-19
Deportes

5/05/2020 08:37

¿Sirve en Uruguay el protocolo español para que jugadores entrenen?

Por: Jorge Savia

Un plan de cuatro fases empezó a regir desde este lunes con condiciones de infraestructura que en nuestro país no son fáciles de encontrar.

¿Sirve en Uruguay el protocolo español para que jugadores entrenen?

FocoUy

En España quedó marcado en las últimas horas, al menos en cierta medida, cuál es el camino que deberán recorrer el fútbol y el básquetbol en Uruguay hasta el momento de volver a la disputa de las competencias oficiales.

Es que a partir de este lunes 4 de mayo pudieron volver a entrenar en la órbita de sus clubes y/o federaciones, según estableció previamente una Orden Ministerial de Sanidad del gobierno español, “los deportistas federados, profesionales y de alto nivel”, de acuerdo a una hoja de ruta que consta de cuatro fases, y que está proyectada para que -sujeto primero a la decisión gubernamental correspondiente y luego a la que deberán adoptar las respectivas federaciones de cada deporte- la disputa de los campeonatos se reanude en un plazo mínimo de cuatro semanas.

Todo esto comenzó a llevarse a la práctica, siguiendo en forma obligatoria y muy estricta los lineamientos trazados por el protocolo sanitario diseñado por el Consejo Superior de Deportes español, cuyas cuatro fases antes señaladas antes son: 1) Entrenamiento individual; 2) Entrenamiento medio; 3) Entrenamiento total pre competición; y 4) Competición.

ENTRENAMIENTO INDIVIDUAL

-En el caso del fútbol y el básquetbol, se hará en las instalaciones de los clubes.

-El entrenador o el preparador físico hará llegar a los jugadores -en forma no presencial- el plan de entrenamiento que deberá llevar a cabo “en solitario”.

-Los entrenamientos serán al aire libre, y se evitará la utilización de instalaciones cerradas.

-Entrenadores, preparadores físicos y jugadores tienen obligación de utilizar guantes protectores.

-En carrera, debe haber una distancia mínima de dos metros, porque la respiración -dice el texto del protocolo- “puede llevar los virus a una mayor distancia”.

-Debe haber turnos para mantener “la distancia social de seguridad” y limpieza entre cada uno.

-Antes de la reapertura entre un turno y otro, se desinfectará el lugar de entrenamiento.

-Dos veces al día se hará una limpieza de superficies de contacto manual: pomos, bancos, etc.

-No habrá tratamientos de fisioterapia o masajes.

-El club dispondrá de material para los jugadores y los funcionarios: barbijos, guantes, etc.

-El servicio médico del club hará un examen previo a cada jugador y se le realizará un test sólo en caso de que presente sintomatología indicativa de COVID-19.

-Los jugadores cuyo test arroje resultado positivo, aún siendo asintomáticos, no podrán entrenar.

ENTRENAMIENTO MEDIO

-Se podrán hacer entrenamientos tácticos “no exhaustivos” ya grupales.

-Si es necesario hacer concentraciones (como ocurre en los trabajos de pretemporada), los jugadores deben dormir en habitaciones individuales. Asimismo, dos habitaciones quedarán libres para aislar posibles casos de contagios.

-El entrenador y demás integrantes del cuerpo técnico, llevarán barbijo, guantes y guardarán una distancia de dos metros.

-Las comidas se entregarán por turnos, en recipientes individuales cerrados y desinfectados.

-En los vestuarios, los jugadores deben estar “hiperventilados”, debiendo guardar seis metros de distancia.

-Los jugadores se ducharán en las habitaciones del lugar de concentración o en sus domicilios particulares.

-No habrá charlas técnicas presenciales.

-El material que se utilice, como arcos y barreras portátiles, conos y vallas, tendrá que ser desinfectado tras cada uso y guardado bajo llave.

-Se minimizará el uso de gimnasios.

-No se compartirán bebidas ni alimentos.

-No habrá presencia de los medios de comunicación.

ENTRENAMIENTO PRE COMPETICIÓN

-Los trabajos tácticos grupales se puedan hacer con un máximo de 14 personas.

-El cuerpo técnico seguirá utilizando barbijos y guantes.

-Se permite la presencia de personal de apoyo: por ejemplo, los masajistas y los utileros.

-No puede haber reuniones para charlas técnicas presenciales.

-Se incorporan los servicios de fisioterapia.

-Siguen primando los entrenamientos al aire libre, pero se permite el uso de gimnasios.

FASE DE COMPETICIÓN

-Se volverá a competir cuando lo decidan las autoridades deportivas y sanitarias, siempre a puertas cerradas “hasta que exista una garantía sanitaria que anule el riesgo”; o sea: una vacuna.

-Continúan las concentraciones en habituaciones individuales.

-En los vestuarios, incluyendo en las duchas, los jugadores deben guardar tres metros de distancia.

-Los medios de comunicación también deben seguir las normas sanitarias.

¿QUÉ PASARÁ EN URUGUAY?
El relevamiento realizado por ECOS acerca del protocolo español tuvo como única finalidad, más allá de darlo a conocer, dejar planteada la reflexión hasta dónde una normativa de ese tipo es posible de ser aplicada en la práctica, y más concretamente en ciertos aspectos puntuales de infraestructura.

En suma, ¿qué y cuánto de todo lo que posibilitó en España que este lunes 4 de mayo los jugadores de fútbol de Primera y Segunda División, y los del básquetbol profesional, hayan podido reanudar los entrenamientos con sus respectivos clubes, es posible de trasladar y aplicar en el ámbito del deporte uruguayo?

Está claro que, en otros aspectos, siempre que en el tercer mundo se toman ejemplos del primero con el objetivo de seguirlos para mejorar, evolucionar y perfeccionarse, lo que se hace es una adaptación a la realidad, sin que el traslado de formato se haga a rajatabla.

Sin embargo, ello ocurre por las diferentes posibilidades económicas, más que nada; pero en este caso, habrá que ver -y serán los especialistas quienes seguramente lo determinarán- si un “modelo criollo” es capaz de cumplir con las exigencias sanitarias que imponen las circunstancias, todo lo cual redundará en que los jugadores de fútbol y básquetbol vuelvan a entrenar con sus clubes más temprano o más tarde.

Tanto la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) y la Federación Uruguaya de Básquetbol trabajan en la elaboración de sus respectivos protocolos, pero -en definitiva- el fruto de ese trabajo se encuentra circunscripto a lo señalado por Sebastián Bauzá, director de la Secretaría Nacional del Deporte, el 21 de abril pasado: “El Ministerio de Salud Pública tendrá siempre la última palabra”.