Coronavirus en Uruguay
769

Confirmados

22

Fallecidos

618

Recuperados

Coronavirus en el mundo
5.482.809

Confirmados

347.148

Fallecidos

2.268.874

Recuperados

Editorial:
La otra cara del Mayo francés Ver historial
El Correo Uruguayo retoma su horario habitual /// Fito Páez estrena álbum y videoclip de "La canción de las bestias" /// Valverde: "Esto lo sacamos adelante juntos, hay que estar unidos" /// 210 años de la Revolución de Mayo, hito de la libertad americana /// Medidas del BHU para atender dificultades de pago que tienen deudores
Deportes

7/04/2020 17:34

Impacto inicial del coronavirus a la AUF es de 10 millones de dólares

Por: Jorge Savia

No entrará dinero de Copa América, ni por la venta de derechos de TV de las Eliminatorias y la recaudación de un partido en el Centenario.

Impacto inicial del coronavirus a la AUF es de 10 millones de dólares

Gastón Britos / FocoUy

El impacto inicial que sufre el presupuesto anual de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) en el corriente año por la paralización de actividades tanto en el plano local como en el internacional por la pandemia del coronavirus podría ser del orden de los 10 millones de dólares.

Esto siempre y cuando las Eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022 puedan empezar a disputarse en setiembre y que, en caso de haberse jugado la Copa América 2020, la selección de Uruguay -al igual que lo ocurrido en el torneo continental de 2019 que se llevó a cabo en Brasil- no hubiera conseguido llegar a las semifinales.

Es que por el contrato aún no firmado -pero sí acordado- con Tenfield por la venta de los derechos de transmisión televisiva para Uruguay y hacia el exterior de los nueve partidos de las próximas Eliminatorias que “la Celeste” disputará de local en Montevideo, la AUF va a percibir una cifra global que
rondará los 19 millones de dólares, que la empresa irá abonando en nueve pagos previos a cada uno de los encuentros que Uruguay jugará en el estadio Centenario.

De modo que, por tal concepto, la AUF ya dejó de recaudar unos 2.1 millones de dólares correspondientes a la cuota inicial anterior al partido que los celestes iban a jugar de locales ante Chile el pasado jueves 26 de marzo.

Esa suma, además, por lo menos a los efectos contables del presupuesto anual, ya puede considerarse irrecuperable, porque en caso de que las Eliminatorias finalmente puedan comenzar en setiembre, los encuentros que Uruguay podrá disputar de local serán solamente tres y no cuatro, tal como
estaba previsto por el calendario original en primera instancia.

Otro tanto ocurre con “el plus” que tiene la asociación en cada partido que Uruguay juega como local, según hizo notar a Ecos uno de los integrantes del Comité Ejecutivo de la AUF que preside Ignacio Alonso, al hacer referencia a lo que se recauda por la venta de las entradas.

El último cotejo que Uruguay jugó por Eliminatorias en el estadio Centenario fue el que, camino al Mundial de Rusia 2018, disputó el 31 de agosto de 2017 ante Argentina, cuando la recaudación resultó de 1.8 millones dólares por la
venta de 54.393 entradas.

Claro que no es lo mismo un partido de apertura de las Eliminatorias entre Uruguay y Chile que otro de cierre de la ronda clasificatoria sudamericana, que encima -por si fuera poco- fue el añejo y tradicional clásico del Río de la Plata.

Pero, por el tiempo transcurrido, y también por la expectativa natural que genera siempre un debut de “la Celeste” en el marco del recorrido hacia un Mundial, es de presumir que para el partido del 26 de marzo se habrían recaudado 1.5 millones dólares que, por lo tanto, se deben sumar a los
2.1 millones de dólares que -por derechos de TV- no consiguió hacer
ingresar a sus arcas.

Ahí, pues, ya van 3.9 millones de dólares que para la contabilidad del corriente año son irrecuperables, porque en caso de que las Eliminatorias comiencen en setiembre -algo que Alejandro Balbi, vicepresidente 1° de Nacional e integrante de la Comisión de Grupos de Interés de la FIFA, puso en duda al hablar en el programa 100% Deporte de 870 AM el lunes 6- Uruguay en 2019 jugará tres en lugar de cuatro partidos en el Centenario.

A todo eso hay que agregar el dinero que iba a ingresar a la tesorería de la sede de la calle Guayabos por la disputa de la Copa América que se jugaría en Argentina y Colombia a mitad de 2020, y que ya la Conmebol transfirió para el siguiente año.

Si se trata de calcular el monto de ese lucro cesante, parece prudente recurrir al antecedente inmediato: la Copa América 2019 que se jugó en Brasil; aunque según datos recogidos por Ecos hace tiempo a nivel de la Conmebol en Asunción, como el organismo rector del fútbol sudamericano, iba a comercializar los derechos de televisión del torneo continental
en forma directa, y no a través de un intermediario como lo hizo con MediaPro el año pasado.

De modo que esta vez habría mayores ganancias y, por ende, también más dinero para repartir entre las asociaciones de los países participantes. Igual, así no se hubiera registrado ningún incremento por el concepto mencionado, cabe recordar que en la Copa América de Brasil a Uruguay -como a Paraguay, Venezuela y Colombia- le tocaron 6 millones de dólares al haber quedado eliminado en cuartos de final y no llegar a un nivel de clasificación mínimo para los celestes: las semifinales.

Sobre esa base doblemente “pesimista”, de que la Conmebol no hubiese incrementado los premios por participación y que de nuevo no hubiera llegado más allá de los cuartos de final, hay que sumar entonces esos 6 millones de dólares a los 3.9 millones de dólares que no ingresaron a la AUF por derechos de televisión y venta de entradas generados por el partido que
Uruguay iba a jugar con Chile en Montevideo el 26 de marzo pasado.

Mínimo, entonces, unos 9.9 millones de dólares; prácticamente 10 millones de dólares y hasta 11 millones de dólares, si se tiene en cuenta que otro integrante del Comité Ejecutivo de la AUF comentó a este portal que “puede llegar a 5 millones de dólares” lo que el organismo rector del fútbol uruguayo dejó de recaudar por no haberse jugado contra Chile en el estadio Centenario.

Hasta ahí, pues, la estimación más optimista, o menos apocalíptica, si se trata de poner un ojo en lo que ocurrió hasta ahora con el fútbol uruguayo a raíz de la pandemia del coronavirus y, al mismo tiempo, el otro sobre aquello que
puede ocurrir en el escenario de las Eliminatorias más adelante.

En ese aspecto, si se llega a confirmar la duda expresada por Balbi en el sentido de que las Eliminatorias pueden no comenzar en setiembre, primero habrá que sumar otros 3.9 millones de dólares que no ingresarían a las arcas de la AUF en 2020 si la ronda clasificatoria sudamericana recién puede
empezar a disputarse en octubre.

Si eso no llegara a ocurrir, y como consecuencia la FIFA se viera obligada a
cambiar el formato del torneo, ahí el saldo puede ser grave, y no ya para los números del corriente año.

Al respecto cabe recordar que, ni bien se aplazó la postergación del inicio de las Eliminatorias, el periodista Daniel Bianchi anticipó que a nivel de la institución rectora del fútbol sudamericano no se descartaba la posibilidad de reprogramar el calendario de la ronda clasificatoria y, por la eventual falta de fechas, dejar de lado el actual formato de “todos contra todos”, para pasar a
otro de dos series con cinco participantes cada una, clasificando al Mundial los dos primeros de cada grupo, mientras que los terceros disputarían la plaza continental en el Repechaje.

Si se llegara a ese extremo, es obvio pensar que con menos de la mitad de partidos por jugar, el monto correspondiente a la venta de los derechos de transmisión televisiva de los partidos que Uruguay disputará como local, sumado al que generan la venta de las entradas en el Centenario, se reducirá considerablemente, pues esos encuentros ya no serían nueve, sino solamente cuatro.

En ese caso, incluso, el perjuicio no sería a los efectos del presupuesto de 2020, sino el cuatrienal, un escenario en el cual los integrantes del Comité Ejecutivo presidido por Alonso tenían puestas sus esperanzas de mejorar el
aspecto económico financiero del fútbol uruguayo en el curso de su actual mandato.

Con cinco partidos menos de local, los 35.2 millones de dólares que podrían generar la venta de derechos de TV y de entradas por nueve encuentros en el Centenario, quizá pudieran reducirse a 15.6 millones de dólares, marcando una diferencia de casi 20 millones, que sería alarmante.

Por ahora, al igual que los tripulantes de un barco al que de pronto se le abrió un gran agujero en el corazón del casco, los neutrales comenzaron la rápida operación de “alije” del presupuesto mensual de funcionamiento operativo que tiene la AUF, enviando a sus 420 funcionarios -incluidos los contratados- al Seguro de Desempleo por un mes, en una medida que es prorrogable hasta por cuatro.

De esa forma, los dirigentes achicaron con urgencia y casi a cero la carga presupuestal administrativa que está estimada por ellos entre los 450 mil y los 500 mil dólares mensuales. Ahora hay que esperar -como el mundo entero- que pase la pandemia; y también ver cuándo pasa.