Inédito estudio científico a jugadores de Nacional en el Hospital Maciel

Por: Jorge Savia

Deportes

24/08/2019 08:10

Inédito estudio científico a jugadores de Nacional en el Hospital Maciel

ECOS

El Dr. Edgardo Barbosa explicó que la prueba en Sexta División “servirá para saber si estamos entrenando correctamente a esas edades”.

Diez futbolistas juveniles de Nacional fueron sometidos en las últimas horas a un estudio científico del consumo máximo de oxígeno en el Laboratorio de Neumología del Hospital Maciel, a raíz de un acuerdo firmado entre las autoridades de la Secretaría Nacional del Deporte y de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE).

“Somos los primeros en recurrir al laboratorio”, resaltó a ECOS el Dr. Edgardo Barbosa, reconocido deportólogo y cardiólogo de Nacional y las selecciones de fútbol de Uruguay, quien a su vez hizo notar que por este convenio “el Dr. Álvaro Villar, neurocirujano director del Hospital Maciel, puso el laboratorio a disposición de todos los deportistas uruguayos de alto rendimiento, de cualquier disciplina, para que puedan ser evaluados como lo hicimos nosotros con diez juveniles de la Sexta División en el correr de esta semana”.

Barbosa explicó que este tipo de estudio “determina y cuantifica la potencia aeróbica máxima del deportista” y su realización en el Laboratorio de Neumología del Hospital Maciel, que “está a cargo de la Dra. María Victorina López Varela”, surgió “por inquietudes nacidas en el departamento médico de Nacional encabezado por el Dr. Álvaro Arzuaga”.

A su vez, el especialista precisó que “comenzamos con diez futbolistas porque en este momento esa es la disponibilidad del Departamento de Neumología del Hospital Maciel, que está abocado fundamentalmente a la evaluación y el tratamiento de pacientes respiratorios, por lo cual nosotros debemos concatenar nuestro estudio con las demandas del servicio”; por lo que aseguró que “en la medida que haya disponibilidad, iremos aumentando el número de jugadores evaluados”.

Asimismo, el médico señaló que para realizar el estudio “elegimos jugadores de Sexta División (Sub 15) porque aún están en edades sensibles para mejorar la capacidad aeróbica; en futbolistas mayores esa posibilidad de mejora que en Sexta es de un 15%, se pierde a medida que pasan los años”.

Acerca del objetivo práctico de la realización de estos exámenes, Barbosa reveló que “en el resumen final del estudio se dan indicaciones muy precisas para cada jugador, como ser a qué velocidad y cuántas frecuencias cardíacas debe entrenar durante ocho semanas, y después de ese período se volverá a evaluar al futbolista para ver si hubo o no mejoras en el plano aeróbico”, lo que llevó al doctor de Nacional a destacar que “como las ocho semanas son en medio de la competencia oficial de las divisiones formativas, esos hallazgos van a ser muy importantes para saber si estamos entrenando correctamente a esas edades”.

Concretamente, el médico reflexionó que “tal vez los resultados de este estudio sienten las bases para un entrenamiento más personalizado de estos mismos jugadores a partir de la próxima pretemporada”.

Barbosa ha sido, por otra parte, un profundo estudioso del tema del esfuerzo físico desarrollado por los deportistas en la altura, área en la cual empezó a trabajar con la selección mayor en 1997 durante las Eliminatorias para el Mundial de Francia; y en ese aspecto, resaltó que la determinación del máximo consumo de oxígeno -que se logra mediante el estudio que se les está haciendo a los juveniles de Nacional en el Hospital Maciel- “permite también hacer evaluaciones simulando la altitud en la que se va a jugar, pues las modificaciones que aparecen en las gráficas que se van teniendo sobre el consumo de oxígeno y la producción de anhídrido carbónico indican si el deportista está apto o no para competir en la altura, algo que resulta muy importante”.

En tal sentido, el cardiólogo y deportólogo consideró que “en eso Colombia está muy avanzada”, recordando que ya hizo este tipo de estudios en las
Eliminatorias pasadas: “Realizó las evaluaciones antes de ir a jugar en los 3.650 metros de La Paz contra Bolivia, incluyó en el equipo titular a los jugadores que mostraron mejores resultados y ganó 3 a 2 con un gol a los 92’, cuando lo habitual es que sobre el final del partido ahí los bolivianos hacen sufrir a los visitantes”.

También apasionado y ferviente cultor de la neurociencia, en cuyo marco forma parte en Uruguay del equipo de la Dra. Cristina Bertolotto, neurocientífica salteña radicada desde hace casi 30 años en Los Ángeles que desarrolla tratamientos en nuestro país para evitar cirugías por problemas de huesos, tendones y ligamentos mediante injertos de células
madre, Barbosa es un convencido de que “la incidencia de la ciencia en el deporte de alta competencia es cada vez más importante”.

En ese contexto, precisamente, el facultativo de Nacional y la AUF no sólo ha visitado los centros de entrenamiento y departamentos médicos de los clubes más poderosos América y Europa, sino que también mantiene un permanente y estrecho contacto con destacadísimos profesionales de ese tipo de instituciones, lo que le permite afirmar que “en muchos casos las diferencias no las hace únicamente el poderío económico, sino la atención que se presta con esos mayores recursos al desarrollo de la ciencia
aplicada al deporte”, algo respecto a lo cual sentenció que “Brasil en América está des-pe-ga-do”.

Barbosa, por ejemplo, recibe información constante de la Universidad de Colonia, en Alemania, y lo atrapa el intercambio con el Dr. James Norton, fisiólogo del Liverpool y profesor de la John Moore Liverpool University, que “está entre las cinco mejores universidades a nivel mundial de estudios sobre
ciencia y fútbol”, algo que lo empuja a enfatizar con admiración que el trabajo de su colega británico en el actual campeón de Europa “ya no se refiere sólo a la nutrición del futbolista antes y después de los partidos; ¡periodiza la nutrición de todos los días de la semana!”

Según el facultativo tricolor y de la AUF, en el Liverpool “hacen una biopsia de cuádriceps y pantorrilla al terminar el entrenamiento, y a partir de
eso analizan hasta si es mejor que el futbolista haya consumido hidratos de carbono o grasas”.

En ese plano, justamente, el Dr. Barbosa encara a nivel de la selección Sub 15 de Uruguay un proyecto que parte de la base de “un estudio científico que
hicieron las nutricionistas Cecilia Betolaza, Karina Sanabria e Inés Carballo después de un partido interno disputado el lunes pasado”.

El médico especificó que en dicha oportunidad las nutricionistas tomaron el peso y la densidad de orina antes y después del entrenamiento, y en base a eso sacaron porcentajes del peso corporal, un indicador que si pasa por encima del 2% ya altera enormemente la parte del rendimiento del futbolista: la parte cognitiva, la de esfuerzo-potencia, y la aeróbica”.

Barbosa reveló que “todo eso lo vamos a proyectar porque queremos mejorar la estrategia de hidratación de los futbolistas para el cuadrangular que se jugará en la cuarta semana de setiembre en Río de Janeiro
con Brasil, Argentina y Perú en medio de temperaturas altas, y también para el Sudamericano Sub 15 que se disputará en noviembre en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, donde a esa altura del año los niveles de calor y humedad son importantes”.