Coronavirus en Uruguay
789

Confirmados

22

Fallecidos

638

Recuperados

Coronavirus en el mundo
5.683.735

Confirmados

353.998

Fallecidos

2.401.252

Recuperados

Editorial:La otra cara del Mayo francés
Ver editoriales anteriores
El saqueo gasolinero en Venezuela /// ¿Cuántas toneladas de residuos se generan en Montevideo? /// Té: una historia de amor que resiste el paso del tiempo /// Revelan el ángulo del asteroide que pudo acabar con los dinosaurios /// Rania de Jordania y Melania Trump, un duelo estilístico
Deportes

16/03/2018 14:27

Uruguay va a la "China Cup" para paliar un problema grave

Por: Jorge Savia

Las selecciones europeas, ante las que se cobran mejores cachés, en las fechas FIFA sólo jugarán entre ellas por un nuevo campeonato.

Uruguay va a la "China Cup" para paliar un problema grave
“Fue una semana redonda”, dijo el secretario de seleciones nacionales, Roberto Pastoriza, pocos días atrás en el aeropuerto de Carrasco al volver de China, tras el viaje que hizo a Rusia junto a otros representantes de la AUF, que asistieron a los seminarios dictados por la FIFA.

En su caso, la misión tuvo una extensión: el integrante del Ejecutivo luego se trasladó a China, a dónde retornará este sábado 16 con los miembros de la selección que jugará allí el 23 y el 26 dos partidos por la “China Cup”, torneo amistoso creado el año pasado.

“Estábamos invitados (por dirigentes chinos) para ver el estadio, el hotel, la cancha de entrenamiento, el gimnasio… y vimos que estaba todo dentro de lo solicitado”, dijo Pastoriza a ECOS, sobre su primer viaje a China.

Pero estos viajes también tienen una importante explicación: la estabilidad de buena parte de la financiación del proyecto de selecciones celestes, incluidas las juveniles, de acá en adelante.

No se trata solo de que por participar en la “China Cup”, la AUF recibirá 2.000.000 de dólares libres, pues el organizador se hace cargo de estadía y pasajes, más una suma que difiere según el puesto que cada equipo ocupe en el campeonato: US$ 500.000 para el campeón; 300.000 al vice; 200.000 al tercero; y 100.000 al cuarto.

Esas cifras, aún importantes, son “cambio chico” si se tiene en cuenta que a partir de este año, luego del Mundial, por mejor que sea la figuración de Uruguay en Rusia, “la Celeste” ya no podrá jugar más en las fechas FIFA contra selecciones de países europeos, que son los partidos por los que se cobran superiores “cachés”, tal como lo ha comprobado la AUF –para bien y para mal- después del cuarto puesto obtenido por los celestes en Sudáfrica.

Entre el Mundial 2010 y el de 2014, Uruguay disputó 21 partidos amistosos, 16 de los cuales (el 76%) fueron contra rivales europeos; mientras que, como su cotización bajó pues en Brasil fue eliminado en la segunda fase, ahora lleva jugados 15, de los que sólo 4 (el 26%) fueron frente a selecciones del viejo continente.

El tema –grave- es que a partir de setiembre, en las fechas FIFA se empezará a jugar cada dos años la nueva Liga de Selecciones de Europa, organizada por la UEFA, con un régimen de disputa parecido al que los clubes tienen en la Champions.

El efecto secundario para el resto de los países es directo y claro: salvo excepciones muy aisladas, de las que sólo se podrían beneficiar selecciones como las de Argentina y Brasil por contar con estrellas del valor de mercado que tienen Messi y Neymar, ningún representativo nacional de cualquier otra parte del mundo tendrá posibilidades de jugar contra rivales europeos; y, por ende, de percibir “cachés” importantes.

En el caso de Uruguay, por ejemplo, que luego del Mundial 2010 llegó a cobrar 500.000 dólares por partido, al no poder jugar con rivales del nivel de los 16 europeos que enfrentó antes del 2014, eso después de Rusia 2018 podría acarrearle un lucro cesante de entre 5 y 8 millones de dólares, sobre todo si “la Celeste” llega a tener una mejor figuración que en Brasil, y más acorde con la que tuvo en Sudáfrica.

Por eso, avizorando la nueva realidad que despunta en el horizonte, el Consejo Ejecutivo de la AUF comprendió desde hace tiempo que era necesario abrir nuevos mercados para el fútbol uruguayo; y uno de ellos, sino el principal, es el de Asia.

De ahí, pues, la importancia de la “China Cup”, no sólo por lo que Uruguay cobra por jugarla, de 2.000.000 a 2.500.000 de dólares, sino por lo que esta participación representa en el marco de un escenario muchísimo más amplio, que Roberto Pastoriza describió a ECOS.

“Ante la necesidad de abrir nuevos mercados, en la AUF hemos desarrollado lo que podría llamarse el ‘proyecto asiático’, que incluye acuerdos ya concretados, y que en algún caso ya hasta renovamos, con las asociaciones de Qatar, Corea del Sur y China”, precisó el secretario de selecciones nacionales.

En ese contexto, explicó el dirigente, “en 2017 todas las selecciones juveniles fueron a Qatar, y la Sub 20 fue a China y Corea, mientras que ahora la Sub 20 irá a China para jugar la Panda Cup en mayo, ese mismo mes viajará para estar en China 40 días la selección femenina Sub 17 que disputará el Mundial en nuestro país este año, y en agosto hay un torneo Sub 17 masculino al que también vamos”.

En la “China Cup” 2018 jugarán Uruguay, Republica Checa, China y Gales. El 23 de marzo se enfrentarán Uruguay con República Checa y China con Gales, y los dos ganadores disputarán la final tres días más tarde.

El torneo, que en su primera edición fue ganado por la selección de Chile, es organizado por la empresa comercial china Wanda Sports Holding y el gobierno municipal de Nanning, ciudad de cerca de 1.000.000 de habitantes situada a 2.346 kilómetros de Beijing.