Nacional entró a jugar en la cancha de las neurociencias

Por: Jorge Savia

Deportes

6/08/2017 21:28

Dr. Edgardo Barbosa: GPS, luces de colores, sistemas de la NASA y jugadores con frío seco.

Nacional está pugnando por llegar a cuartos de final de la Copa Libertadores 2017, es el campeón uruguayo a raíz del título conquistado en el segundo semestre del año pasado, y viene de ganar el Intermedio, último de los dos torneos disputados en lo que va de la presente temporada de entrecasa.

Sin embargo, desde hace tiempo está jugando un partido aparte, en pos de logros que –a los efectos de su inserción institucional en el fútbol de la modernidad- pueden ser tan o más importantes que los que ha conseguido y los que está buscando.
Dr. Edgardo Barbosa
Dr. Edgardo Barbosa

“Nacional está tratando de desarrollar un Departamento de Neurociencias”,
reveló el Dr. Edgardo Barbosa, reconocido cardiólogo y deportólogo tricolor, quien fue a visitar junto al Prof. Julio Moreno las diferentes instalaciones deportivas que tiene River Plate en la capital argentina.

“La Dra. Sandra Rossi está entre las 15 mejores especialistas del mundo en el área de las neurociencias y estuvimos dos días con ella”, contó Barbosa.

"Nos mostró el laboratorio de neurociencias que tiene en el Monumental y el trabajo práctico que hace en el complejo de Ezeiza, donde nos enseñó aspectos claves, porque muchos han comprado las luces para desarrollar este sistema, pero sin tener un conocimiento correcto de la parte científica. No en vano, en un ámbito donde no es común que la mujer sea aceptada, la Dr. Rossi forma parte del cuerpo técnico de Marcelo Gallardo”.

El médico explicó que para la aplicación de las neurociencias al entrenamiento se utiliza una ‘tablet’ desde la que se encienden luces de distintos colores, y ante la cual “el futbolista debe hacer distintos movimientos según el color de la luz que ve”, precisando que dicho sistema “tiene miles de propuestas diferentes”, y que en Nacional se está llevando a cabo como “un trabajo de cancha” y con “un arco portátil”.

Barbosa señaló que se trata de “un método para mejorar la respuesta de los jugadores, sobre todo en velocidad en reacción y visión periférica, entre otros aspectos del trabajo cognitivo del cerebro”, delimitando el alcance actual del proyecto en Nacional: “Nosotros, humildemente, hacemos los trabajos con la coordinación de la Dra. Rossi y contando con el aporte del sobrino nieto de un gran capitán del club, como fue Eugenio Galvalissi, que es un master en neurociencias uruguayo; y los estamos aplicando con los arqueros, para después ir ampliando el espectro con el resto de los jugadores de campo”.

En el caso de estos últimos, explicó Barbosa, “se trata de que elijan la mejor opción y que aceleren la velocidad en la toma de decisiones, para lo cual el futbolista se ubica frente a las luces y, según el color de la que se enciende, debe patear hacia uno de los varios arcos que se le ponen como opciones de remate”.

En la visita a River Plate argentino, además, el cardiólogo y deportólogo tricolor vio otro adelanto en materia de tecnología aplicada al deporte, que sólo había apreciado en la visita que realizó a las instalaciones del París Saint Germain en mayo pasado: “Es un dispositivo para hacer frío seco, que se utiliza cada tres minutos en lo que nosotros llamamos ‘baño de contraste’, y al que el jugador se expone sin mayor indumentaria a temperaturas que pueden ir desde +80 grados a -197 grados”.

Barbosa explicó que “ni el calor ni el frío agreden la piel, porque se logran en base a nitrógeno”, al tiempo que eso se hace “después de los partidos y ayuda a los jugadores a recuperarse”.

Como dato anecdótico, el médico contó que “Iván Alonso nos dijo al Prof. Moreno y a mí que a River eso le costó 100.000 dólares”, lo que parecería limitar sus posibilidades de utilización en el fútbol uruguayo.

También en River Plate argentino, el doctor vio “algunas cosas que tiene el PSG y son derivadas de la NASA; por ejemplo, un caminador con un dispositivo que baja la fuerza de la gravedad por donde transita el jugador, que así corre o camina sin que una rodilla o un tobillo operados o lesionados sufran tanto”.

La experiencia vivida en Buenos Aires, además, acrecentó el nivel de conocimiento y contactos que el Dr. Barbosa adquirió con motivo de su asistencia al Congreso de Medicina del Fútbol, organizado por FIFA en mayo pasado, donde trabó relación con el español Edu Pons y el francés Martin Buccheilt, quienes ahora “me orientan sobre las variantes a aplicar en el analísis de los GPS” que Nacional utiliza desde el 1° de julio de 2016 para evaluar los movimientos de sus jugadores durante las prácticas y la recuperación física de los lesionados.

“Edú Pons trabajó 5 años con los GPS en juveniles del Barcelona, y le dieron tanto resultado que está con la Primera División desde hace 7 temporadas”, dijo Barbosa, quien agregó que “el Prof. Bucheilt me invitó a ir a París y me mostró toda la alta tecnología aplicada al fútbol que se utiliza en el PSG, porque el presidente es un príncipe qatarí y el club tiene toda la apoyatura científica de Qatar, donde está el Aspetar, el mejor hospital del mundo, con lo máximo en medicina del deporte en los días actuales”.

Cabe precisar que los GPS utilizados por Nacional son colocados en bolsillitos situados en la parte trasera de unos chalecos cortos “como un soutien” -según describe Barbosa- que los jugadores se ponen en algunas prácticas, mientras el médico y el Prof. Julio Moreno siguen los movimientos de los futbolistas detrás de una computadora y al lado de una antena instaladas a un costado de la cancha.

Barbosa resaltó que "este sistema de GPS es el mismo que utilizan el Barcelona, la Juventus, el Manchester City y el United, la Lazio, también la NBA, y los irlandeses lo empezaron a usar en el rugby, porque se trata de un software excelente que, por ejemplo, brinda datos claves para la rotación de los jugadores, algo que el básquetbol y el propio rugby es muy importante".

El médico, que tiene a su cargo el control bioquímico del entrenamiento en Nacional y las selecciones nacionales, enfatizó que “el software es muy sofisticado y aporta datos valiosos hasta para la prevención de las lesiones: por ejemplo, se ve si los giros del jugador hacia el lado izquierdo no son iguales a los que da para el lado derecho, y así se detectaron casos antes de que el futbolista llegara a lesionarse; y lo mismo ocurre con los datos sobre aceleraciones, frenajes y los índices de fatiga que acusa el jugador, lo que para el cuerpo técnico y los médicos es muy importante".