Con cartas, uruguayo devuelve humanidad a indocumentados en EE.UU.

Sociedad

21/08/2019 14:30

Con cartas, uruguayo devuelve humanidad a indocumentados en EE.UU.

EFE

Espina es un joven universitario que vive en el país norteamericano desde los 5 años y mantiene un intercambio epistolar con inmigrantes.

Carlos Espina, un joven universitario uruguayo que vive en Estados Unidos (EE.UU.) desde los cinco años, escribe entre 15 y 20 cartas semanales manuscritas para extender una luz de humanidad a indocumentados retenidos en centros de detención del país norteamericano, principalmente centroamericanos asolados por el desamparo, la incertidumbre y la soledad.

Este joven de 20 años mantiene desde hace unos tres meses un intercambio epistolar con inmigrantes en centros de detención de Texas, urgidos de dar cuenta de su situación a sus familiares o simplemente de compartir sus historias y sentimientos.

Este trabajó lo inició luego de escribir una carta a un juez de inmigración a favor de un amigo suyo de la secundaria, de Belice y bajo custodia de las autoridades migratorias, tras lo cual su nombre circuló como la pólvora entre los inmigrantes, dijo en entrevista con Efe.

"Un buen día, mi amigo me llama desde el centro de detención para decirme que me había conseguido a una decena de reclusos más que necesitaban ayuda", dijo Espina, alumno de Ciencias Políticas y Estudios Latinoamericanos en Vassar College, en el estado de Nueva York.

En pocas semanas, las cartas a mano dirigidas a Espina se multiplicaron y contaban con remitentes de más de un centro de detención, muchos de ellos centroamericanos aunque también mexicanos, venezolanos, cubanos, ecuatorianos, brasileros y hasta africanos.

La respuesta de Espina fue, y hasta ahora es, casi inmediata y lo hace también a mano, "por respeto" y porque hace sentir al migrante "más valorado", en el que es para él un proceso nuevo "pero muy satisfactorio".

"Lo que más me preocupa es la desinformación lógica que tienen los inmigrantes detenidos con respecto al sistema legal de este país y cuáles son sus derechos, cuándo saldrán, o por qué están detenidos ya que muchos creen que cruzar la frontera no amerita encarcelamiento", explicó.

Los contenidos de este intercambio epistolar, "devastadores" de acuerdo a su padre, el profesor universitario Eduardo Espina, varían en cuanto a emociones.

En una de las cartas, un joven de Nicaragua detenido más de ocho meses le describe la tristeza que sintió de pasar la Navidad encerrado, mientras que una mujer mayor le confiesa estar "muerta en estas cuatro paredes" a la espera del resultado de su petición de asilo e impotente tras saber que su nieta fue abusada sexualmente por su maestro.

El tenor de las misivas está cruzado del miedo a una posible deportación y frustración entre quienes esperan encerrados el desenlace de sus casos, y por supuesto de agradecimiento.

"Le hiciste sonreír, ya que estaba muy triste y la carta a pesar de hacerlo llorar lo puso muy contento. Sus lágrimas eran de felicidad", le escribe un cubano detenido, que le agradece por haberle dedicado unas letras a otro amigo suyo también en un centro de detención.

La razón de esta labor altruista está quizás en que la migración ha sido un tema presente en el seno de la familia de Espina. Su madre mexicana fue deportada de EEUU antes de que él naciera y de hecho lo dio a luz en Montevideo (Uruguay), de donde es el padre, hoy un profesor en College Station, en Texas.

"Al crecer con un padre que es profesor tuve ciertos recursos que otros carecían. En la adolescencia, me convertí en un referente para mis amigos hispanos y sus familias que necesitaban ayuda", comentó el universitario, que ya en 2016 empezó una organización que imparte clases gratuitas de fútbol para niños de bajos recursos.

Voluntario también en campañas para motivar la inscripción de votantes y la nacionalización de inmigrantes con residencia permanente, dice que el intercambio epistolar le ha servido para afianzar su inclinación por este campo y espera al cabo de sus estudios universitarios poder regresar a Texas como abogado.

Su padre sostiene que la labor que realiza su hijo constituye un puente entre la soledad que reflejan los detenidos, por la claustrofobia espiritual que sienten al estar encerrados y el mundo real.

"Es una prueba mental, física y espiritual para mi hijo, principalmente porque los contenidos de las cartas son devastadores", manifestó el progenitor, quien cree, dada la política migratoria de la actual Administración en la Casa Blanca, "esto va para largo".

Carlos sabe que no puede ayudar a todos los indocumentados detenidos que le escriben, pero no pierde la fe de que más personas solidarias puedan unirse a su causa.

"Creo que en el futuro toda la sociedad de este país va a reconocer que lo que está pasando con el tema migratorio en esta época será recordado como un momento triste y negro en la historia", vaticinó.

Por Alicia Pérez / EFE