Mateo le ganó un juicio al Estado y podrá escuchar con sus dos oídos

Sociedad

22/06/2019 07:49

Mateo le ganó un juicio al Estado y podrá escuchar con sus dos oídos

Pixabay

El pequeño se convirtió en el segundo niño que le reclamó al FNR que se hiciera cargo del costo del segundo implante coclear que necesita.

A sus tres años, Mateo le ganó un juicio al Estado que le permitirá escuchar con sus dos oídos, luego que la Justicia condenara al Fondo Nacional de Recursos (FNR) a "instrumentar las medidas necesarias" para que se proceda a practicarle el implante de prótesis coclear que el niño necesita, según consta en la sentencia a la que accedió ECOS.

Mateo se convirtió en el segundo niño que le reclamó al Estado que se hiciera cargo del costo del segundo implante coclear para tener una mejor calidad de vida. "Fue todo un desafío probar que, en realidad, no es lo mismo tener un oído que tener dos y que científicamente no había objeciones", aseguró el abogado del Consultorio Jurídico de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República (Udelar), Juan Ceretta.

Ceretta aseguró que existe "evidencia internacional" que prueba que no es lo mismo el desarrollo intelectual de los niños que escuchan de los dos oídos que de aquellos que lo hacen con uno solo. "En el resto del mundo las coberturas son, en general, de los dos implantes. Los niños como Mateo no necesitan ir a Europa, países como Argentina, Brasil, Chile también costean ambos pero en Uruguay solo se cubre uno en los casos de los niños de 0 a 7 años", señaló.

La falta de percepción de estímulos auditivos desde un oído, muchas veces, afecta el desarrollo escolar y la sociabilización de los niños y, en realidad, esto "se puede suplir perfectamente colocando dos implantes cocleares", agregó el abogado.

A su vez, aseguró que el FNR, al cubrir solo uno de los implantes genera una diferencia entre los niños sordos de familias ricas y las de aquellos que vienen de núcleos más humildes y no pueden acceder a estos dos productos sanitarios implantables.

Mateo, que nació con hipoacusia neurosensorial bilateral de grado severo, no obtuvo buenos resultados con el uso de audífonos y, por esta razón, ya había sido sometido hace dos años a una intervención quirúrgica de estas características en su oído derecho.

En esa oportunidad, el FNR "solo asumió parcialmente el costo de la operación", proporcionando la prótesis pero sin hacerse cargo de la asistencia para la internación y la cirugía, que fue financiada por la mutualista.

"Desde la intervención, Mateo se encuentra en rehabilitación fonaudiológica, habiendo logrado grandes avances desde el punto de vista del lenguaje y la comunicación. Para que ese desarrollo continúe es necesario colocar un segundo implante en el oído izquierdo, de acuerdo con lo recomendado por la ciencia médica", se señaló en el documento.

Los papás de Mateo realizaron la petición ante el Fondo Nacional de Recursos, pero este se negó a la solicitud argumentando que "la misma no está comprendida en la resolución de la comisión honoraria administradora". Sin embargo, tanto la prótesis coclear como la cirugía asociada se encuentran a su cargo por expresa disposición del Plan Integral de Atención en Salud (PIAS).

El valor de la prótesis asciende a 16.013 dólares (más IVA), mientras que la cirugía tiene un costo de unos 7.142 dólares, de acuerdo con el presupuesto del Hospital Británico y Audical S.R.L.

Ante esta situación, la familia concurrió al Consultorio Jurídico de la Facultad de Derecho y tras estudiar su caso, se decidió presentar un recurso de amparo solicitando que se condene al FNR a cubrir el costo de la intervención, incluyendo la prótesis como el post operatorio.

Pese a que la parte demandada aseguró que la intervención quirúrgica ni sus adicionales está incluida dentro de la cobertura financiera provista por el FNR, el juez letrado de Familia de 3° Turno, Gerardo Núñez, consideró que "existe ilegítimidad manifiesta en la conducta omisiva" e hizo lugar a la acción de amparo.

Núñez condenó a la institución a instrumentar las medidas necesarias no solo para la operación y el implante, sino también "en la calibración del o los dispositivos, mantenimiento posterior y tratamiento de rehabilitación que sean necesarios (...) en el centro de atención sanitaria que sea más adecuado a la naturaleza del acto médico referido, en un plazo que no podrá exceder de veinticuatro horas continúas a partir de la notificación de esta sentencia".

Entre las justificaciones que expuso el magistrado, enumeró el derecho a un trato igualitario y a la salud. Explicó que la situación socio económica de la familia, oriunda de Canelones, es de un "bajo nivel de ingresos con los cuales soló logran cubrir, con esfuerzo, las necesidades básicas".