Dos trabajadores rurales muertos durante alertas preocupa a la Unatra

Sociedad

17/01/2019 14:57

Dos trabajadores rurales muertos durante alertas preocupa a la Unatra

Las inclemencias del tiempo llevaron a la muerte a estos trabajadores. El sindicato reclama mejores condiciones y cambio cultural.

En los últimos días, dos trabajadores rurales murieron en hechos vinculados a las inclemencias climáticas. Ante eso, la Unión de Asalariados y Trabajadores Rurales (Unatra) reclama mejoras en las condiciones de trabajo y cambios culturales en las tareas del campo.

El primero de los hechos ocurrió la semana pasada. Daniel González de 22 años estaba trabajando en un establecimiento de Paso de los Mellizos, en del departamento de Río Negro, cuando regía una alerta meteorológica.

El joven vio que unas ovejas estaban siendo arrastradas por la creciente de un arroyo y acudió a rescatarlas. La fuerza de la corriente hizo que el trabajador muriera ahogado.

El otro caso pasó este lunes. El trabajador rural Gilmar Luiz, de 52 años, fue alcanzado por un rayo cuando recorriendo un campo en Paraje Lechiguna, en Cerro Largo. También regía una alerta del Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet).

“Si bien hay varios kilómetros de distancia entre un lugar y el otro, los casos sucedieron con pocos días de diferencia. Esto es muy recurrente en el trabajo rural y necesitamos que haya algunos cambios”, dijo a ECOS Marcelo Amaya, dirigente de Unatra.

El sindicalista identificó dos problemas en cuanto al trabajo rural y el clima: las condiciones de trabajo y la construcción cultural en cuanto a las alertas.

En el primero de ellos, Amaya indicó que, en muchos casos, los peones son enviados a trabajar en el campo a pesar de las malas condiciones del tiempo y que eso pone en riesgo sus vidas. “Conocemos casos en los que los trabajadores han sido sancionados por negarse a trabajar cuando existe una alerta”, señaló.

Por otro lado, dijo que existe una construcción cultural en la zona rural que hace caso omiso a las advertencias meteorológicas y que se continúa trabajando sin tener en cuenta lo peligroso que eso puede ser.

“Tenemos que ser conscientes que las alertas que se emiten son tanto para las ciudades como para el campo”, dijo Amaya. Es más, el riesgo de sufrir algún siniestro vinculado al clima es más grande estando en zonas descampadas. “Trabajar a cielo abierto tiene sus riesgos y hay que estar atentos”, agregó.

Amaya dijo que, si bien en los últimos años los cambios climáticos han afectado de mayor manera a los trabajadores rurales, esto no es algo nuevo y que sucede hace muchas décadas. “Hoy contamos con las herramientas para conocer cómo va a estar el clima, dan alertas que son muy certeras y tenemos que aprovechar eso para resguardar nuestras vidas”, sostuvo.

Fernando Pereira, presidente del PIT-CNT, señaló que estas muertes podrían haberse evitado teniendo en cuenta las alertas meteorológicas.

“Con muchas de esas alertas, los niños no van a la escuela para preservarlos, pero algunos empresarios ordenan o permiten que sus trabajadores se coloquen en situación de peligro de vida”, dijo en un comunicado que difundió en sus redes sociales.

El dirigente sindical indicó que “esas conductas” ponen en peligro la vida de los trabajadores y que se debería establecer que ningún empleado rural salga al campo si hay alerta meteorológica.

“Cuando estábamos intentando que se aprobara la Ley de Responsabilidad Empresarial, manifestábamos que esa ley no la impulsábamos por los sindicatos que tienen mucha solidez y acuerdo específicos de salud y seguridad en el trabajo, sino en aquellos que no tuvieran esa cobertura”, dijo Pereira señalando que los trabajadores rurales forman parte de ese segundo grupo.

Destacó la necesidad de que exista una mayor inspección con respecto al cumplimiento de esta ley, además de reconocer que se precisa tener sindicatos rurales más fuertes.

“Suscribo a lo planteado por la Unatra, no se sale a trabajar con alerta meteorológica. Nos duele que los trabajadores rurales mueran por causas evitables”, concluyó.