Santa Lucía: una "situación" lleva a directiva de Nacional a declarar

Sociedad

8/08/2017 15:19

Santa Lucía: una "situación" lleva a directiva de Nacional a declarar

Directivos irán ante la Justicia por el ataque del año pasado a hinchas de Peñarol. Indagados hablaron de "privilegios" por robar banderas.

Una "situación" acontecida en Montevideo, de apariencia delictiva, llevó a esta ciudad la causa judicial del ataque a tiros a hinchas de Peñarol ocurrido en Santa Lucía el 28 de setiembre pasado. Ese hecho, la presunción de que ciertos fanáticos de Nacional obtenía ciertas prebendas institucionales a cambio de robar banderas rivales, hizo que la Justicia citara a declarar a la directiva del club de La Blanqueada, el 24 de agosto, en el Juzgado Penal de 5° Turno.

"Hay un testimonio (proveniente) de Canelones. Una situación que se da en Montevideo y que fue advertida por la fiscal correspondiente. Eso hizo que el caso llegara acá", le dijo a ECOS el juez José María Gómez.

La fiscal que entenderá en la causa, Mónica Ferrero, confirmó a este portal que pidió la declaración de "las autoridades del club".

Ferrero es la misma fiscal que actuó en la causa en la cual un empleado eventual de Nacional fue procesado sin prisión por tener en su casa 33 banderas robadas de Peñarol.

En la madrugada del 28 de setiembre, un grupo de simpatizantes de Peñarol que festejaba el aniversario de su club fue atacado a balazos por hinchas de Nacional que habían llegado desde Montevideo, distante a 60 kilómetros, con la intención de robar banderas.

Un hincha de Peñarol murió y otros dos fueron heridos; uno de estos últimos salvó su vida de milagro, tras pasar varias semanas en el hospital Maciel. Por este caso, 16 personas fueron procesadas por dos delitos de homicidio (uno de ellos en grado de tentativa), por el juez penal de Canelones Luis Sobot y la fiscal Mónica Castro.

Según ya había informado ECOS el 1° de febrero de este año, que el punto de reunión de esos hinchas fuera la sede de Nacional, sumada a la posibilidad "dicha como al pasar", en la declaración de uno de los implicados, de que esos fanáticos recibieran algún tipo de premio o privilegio por robar banderas de Peñarol, determinó la solicitud de la fiscal Castro de enviar la causa a Montevideo por temas jurisdiccionales. Ese es la "situación" a la que refiere el juez Gómez.

"Lo que llamó la atención de la fiscalía es que uno o dos de los indagados afirmaron que tener una bandera del equipo contrario daba ciertos privilegios, como conseguir entradas o (la financiación de) viajes al exterior. Pero no se dijo de quién se obtenía esos beneficios, no se dijo que lo daban los dirigentes. Pero como eso ya no estaría en la jurisdicción mía, se decidió la remisión de piezas a Montevideo", le dijo entonces el juez Sobot a ECOS.