Coronavirus en Uruguay
1353

Confirmados

37

Fallecidos

1125

Recuperados

Coronavirus en el mundo
19.919.559

Confirmados

732.284

Fallecidos

12.143.142

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Campaña Stop Robots Asesinos llama a un tratado contra armas autónomas /// Tras la explosión del puerto de Beirut cae el gobierno del Líbano /// Lluvias y temperaturas por encima de lo normal para los próximos meses /// Argentina pide aplazar elecciones en el BID y mantiene a Béliz /// Saqueos y tiroteos en Chicago dejan a más de 100 personas arrestadas
Cultura y Espectáculos

21/04/2020 14:09

Joaquín Sabina protagoniza una fugaz reaparición pública

"No tengo la menor intención de morirme, que se muera la muerte", dijo el cantante en su primera reaparición tras su salida del hospital.

Joaquín Sabina protagoniza una fugaz reaparición pública

EFE (Archivo)

El cantante Joaquín Sabina protagonizó una fugaz reaparición pública en las últimas horas, la primera desde su salida del hospital donde fue atendido en febrero al caerse del escenario durante un concierto y sufrir varias complicaciones que lo llevaron a pasar varios días en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

"Para mí, que soy miedoso, justo no le tengo miedo al confinamiento, porque tengo muchos libros", señaló en un vídeo colgado en el perfil oficial de Twitter del Instituto Cervantes en pleno encierro por la pandemia de coronavirus.

Sabina, que en esa grabación a las puertas del Día del Libro hace suyas las palabras de Borges de que "el paraíso es una biblioteca", participaba además unas pocas horas antes en una entrevista con Jordi Évole emitida en La Sexta, en la que habló de su ingreso hospitalario.

"Fue más fuerte del que pensáis. Llevo hasta dos operaciones, titanio y un hematoma en la cabeza", destacó el jienense en su intervención. En la que, sin embargo, no dudó en señalar: "No tengo la menor intención de morirme, que se muera la muerte".

Fue el pasado 12 de febrero, durante un concierto en el Wizink Center de Madrid, cuando Sabina se precipitó al foso frente al escenario desde una altura aproximada de 1,70 metros, provocándose un "traumatismo de hombro izquierdo, torácico y craneoencefálico" y un "pequeño coágulo" del que fue intervenido.

"Sé que me enrollé en un cable y me pegué un hostión", dijo a Évole, añadiendo este factor a las causas de su caída, que entonces solo se atribuyó a haberse deslumbrado con un foco.

Con él estaba su amigo y compañero de gira Joan Manuel Serrat, quien se alarmó mucho como testigo de primera mano. "Mi primo el catalán estuvo muy preocupado porque me vio muy mal un par de días", confesó Sabina al respecto.

Su forzosa recuperación le obligó a llevar un confinamiento más largo que el resto de la sociedad, algo a lo que el autor de "Cerrado por derribo" quitó hierro.

"Me asusta que me digan que no puedo ir a un restaurante con 15 amigos y tirarnos horas de sobremesa", apuntó al respecto, antes de mostrar su preocupación por la situación de la cultura ante el parón provocado por la pandemia.

EFE