Coronavirus en Uruguay
1384

Confirmados

37

Fallecidos

1157

Recuperados

Coronavirus en el mundo
20.423.897

Confirmados

744.649

Fallecidos

12.631.548

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Argentina: precios al consumidor aumentaron 42,4 % interanual en julio /// El rugby posterga su regreso /// Israel y los EAU acuerdan establecer lazos diplomáticos, anuncia Trump /// Asesinaron a un hombre de un disparo en la cabeza en Piedras Blancas /// Azucena Arbeleche fue nominada para Comité de Desarrollo del BM y FMI
Cultura y Espectáculos

19/01/2017 11:07

"Mujeres con reconocimiento como el mío no son para cualquier hombre"

Tina Ferreira se presenta en el desfile inaugural con la comparsa "Alas de Nigeria". “A mí muy poca cosa me pone de mal humor”, dijo.

"Mujeres con reconocimiento como el mío no son para cualquier hombre"
Del vestuario de Tina se encarga Paola Santos.
Por Tessa García

La vedette Tina Ferreira se preparaba este miércoles para la gran noche inaugural del carnaval, donde saldrá con la comparsa "Alas de Nigeria" por 18 de Julio. Además, estará en las Llamadas el 9 de febrero, y en la competencia en el concurso oficial del Teatro de Verano.

-¿Cómo te estás preparando para todo lo que vas a hacer estos días?

-Delegando todo, maquillaje, vestuario, entrenamiento. Entonces, mientras otros se encargan de eso yo me puedo dedicar a lo otro, que es cuidar mi físico y trabajar en el diario El País. Además de eso estoy haciendo la producción de “Señor Candombe” por lo tanto es fundamental delegar.

-¿Cómo te preparás físicamente? Se calcula que un desfile de las Llamadas es equivalente a una carrera de 10 k…

-Entreno todo el año, voy a un club todos los días y tengo una dieta que me hicieron de una clínica para estar mejor. Mi dieta este año fue para aumentar la masa muscular y modelar el cuerpo, así que mucha proteína, me gusta el pollo, y bastantes carbohidratos.

-¿Estos días para las llamadas tenés que comer algo más calórico o algo especial?

-Lo que estoy haciendo es reduciendo los líquidos, entrenando. Y ese día en particular lo que tengo que hacer es descansar y comer un plato de pasta con apenas un poco de aceite, para tener energías para el desgaste del desfile.

-¿Cómo cultivás la autoestima y la seguridad necesarias para bailar de la forma como bailás?

-Todos los días, tratando de ser mejor. Me ayudan los momentos de introspección, los que me dedico a meditar, que son dos al día, a veces más. Lo más importante es que el día no pase sin haber pasado por vos primero, es decir no sucumbir completamente a la demanda de los demás. Después trato siempre de tener paciencia, calma y humor, porque uno se equivoca todo el tiempo, que las situaciones no te quiten el humor. A mi muy poca cosa me pone de mal humor y trato de hacer todo lo que hago en el día, a veces exigida pero con felicidad.

-Tu trabajo consiste precisamente en transmitir felicidad y alegría…

-Sí, mi trabajo. Pero en la vida yo respeto mucho mis estados de ánimo. Si bien soy una persona alegre, feliz y optimista también tengo otros momentos cuando no me siento bien pero acepto que está bien sentirme mal. Me respeto, no estoy todo el tiempo feliz. Arriba del escenario tengo que actuar, mi personaje es alegre y eso es profesionalismo.

-¿Cómo construiste ese personaje alegre?

-Se fue formando estos 25 años y además también se fortaleció en la medida que aprendí que el candombe y comunicar a través del cuerpo y divertir a los demás también me ayudaba a mí, me sacaba de mi mal humor, de mis tristezas y angustias, entonces actuar es terapéutico.

-¿Qué te dieron los años para tu lugar de artista?

-Seguridad, soy mucho más profesional ahora, sabiduría y no me molesto por cualquier cosa, agradezco por todo lo que me pasa y todo lo veo como parte de un crecimiento. También el hecho de querer formar mis cosas, como por ejemplo “Señor Candombe”, que es un producto mío, un hijo mío, una creación mía. Los años me dieron herramientas para formarme en diferentes aspectos y hacer que yo pudiera llevar eso adelante. Desde hacer gestión empresarial, marketing, todo lo que haga crecer al bebé.

-¿Hablando de hijos, ¿cómo es tu relación con tu hijo?

-No, pasemos a otro tema. No tengo ganas de hablar de mi familia, pasemos a otra pregunta.

-¿A quién te gusta mirar de los artistas extranjeros para mejorar tu trabajo?

-Me gustan Madonna, Jennifer López, Tyra Banks. Me sirven como referentes desde la perspectiva empresarial, independientemente del producto que pongas adentro me gusta cómo se manejan ellas.

-¿Qué observaste de Jennifer López por ejemplo?

-Es una empresaria, es multifacética, está todo el tiempo vendiendo y promocionando sus cosas, nunca da puntada sin hilo. Lo último que hicieron con su ex marido Marc Anthony fue que coincidieron en la entrega de un premio a propósito y cantaron un tema de Pimpinela y aunque no están más juntos, se dieron un pico delante de todo el mundo y eso movió redes masiva y mundialmente.

-¿Cómo es el hombre uruguayo para recibir a una mujer tan llamativa como vos?

-Las mujeres con un reconocimiento social como el mío no son para cualquier hombre. Tiene que tener unas características como una seguridad muy fuerte en sí mismo. El reconocimiento social te da una connotación que hay que saber llevar, no es para cualquier compañero. Me ha pasado de que estoy con una pareja en un restorán y vienen y me piden una foto y me hacen comentarios fuertes y aunque yo sé poner límites, no sé si el otro sabría cómo reaccionar. Igual, la gente en Uruguay respeta mucho a los artistas.

-¿Cómo te influye el reconocimiento social como persona?

-Me da herramientas para ser mejor persona. Si me saco una foto con alguien que me pide, los años me dieron herramientas para trabajar mi ego de ese momento. Que alguien te pida sacarte una foto te está diciendo que te admira, que le gusta tu trabajo, muchas cosas buenas que alimentan el ego. Ahora, no es bueno que el ego se alimente de cosas externas. Yo trato de que mi ego se alimente de otra manera. La alimentación que viene de afuera no me sirve porque no es infinita y no puedo depender de cosas externas sino de cosas internas.

-¿Cómo le das de comer a tu ego internamente entonces?

-Me alimenta el ego poder conmigo, trascenderme, poder con mis miedos, dudas y dolores. Cuando puedo con eso, me alimento el ego. Es todo crecimiento personal.

-¿Hiciste terapia alguna vez?

-Sí, siempre. Terapia, grupos de autoayuda, de mutua ayuda, le he comido las orejas a mis amigas...

-¿Y medicación?

-No, pero no porque no haya pasado situaciones fuertes. Siempre consideré que a pesar de las situaciones yo tengo la fortaleza para que lo que me pase, no me tire. Si me tira es momentáneo, pero no permanezco en ese lugar de caída, me levanto. Los duelos siempre hay que hacerlos, lo bueno es no quedarse ahí.

-¿Qué recordás de tu infancia?

-Fue en el campo, nací en Pando y viví hasta los catorce años en Barros Blancos. Andaba todo el tiempo a caballo a pelo, me picaban los tábanos, me tiraba en la cachimba, esa era mi vida de niña. Lo que fui en ese momento todavía permanece, hasta el día de hoy. A veces me pongo a pensar y digo ‘¿cómo terminé yo de vedette’?