Coronavirus en Uruguay
1286

Confirmados

36

Fallecidos

1011

Recuperados

Coronavirus en el mundo
18.303.806

Confirmados

695.118

Fallecidos

11.476.372

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Lacalle sobre propuesta de Manini: "No hay una decisión del gobierno" /// Los jueces le responden a Manini y rechazan "enfáticamente" sus dichos /// Andrés Vilaseca, el nuevo capitán de Los Teros /// Bustillo viaja a España para reunirse con diversas autoridades /// Novick: "Continuamos al pie del cañón y la coalición sigue"
Cultura y Espectáculos

24/11/2016 09:42

Gustaf: "Quiero llevar el teatro a los lugares donde jamás hubo"

El Gran Gustaf cierra la gira de dos años con un show montado frente a la tribuna América del Centenario, para un aforo de 6.000 personas.

Gustaf: "Quiero llevar el teatro a los lugares donde jamás hubo"
Por Alejandra Volpi

Una convocatoria de esta naturaleza no es algo común para una propuesta humorística. Sin embargo, el autor de “La vida del actor” viene repitiendo esta experiencia ambiciosa desde hace siete años. La primera vez fue en el Teatro de Verano y luego en el Defensor Sporting, en el Hipódromo de Maroñas, Parque Rodó, Polo Prado y Museo del Carnaval. Y siempre el público respondió agotando las localidades. Ahora apuesta todo: el cierre de “Moltobene”, su espectáculo, será el viernes 25 de noviembre, a las 21.30 horas en platea y tribuna América del estadio Centenario.

“Moltobene” tiene como eje central la amistad y los vínculos que pueden elegirse. Construyó este monólogo sobre la historia real de un amigo de la infancia con el que fue atravesando distintas épocas. En el transcurso del guión Gustaf compara cómo cambiaron las preferencias al momento de buscar entretenimiento y de qué forma se establecen hoy los lazos familiares y personales.

Si alguien que ya vio el espectáculo quisiera reincidir puede hacerlo, puesto que la posibilidad de tachar líneas y modificar pasajes es algo que apasiona al protagonista de “Moltobene”. “Esa es la ventaja que tiene el teatro, por eso me gusta ser actor y no pintor, porque si sos pintor no podés ir de noche a la galería a darle un brochazo al cuadro. El teatro es arte en movimiento. Peter Brook decía que el teatro es escribir en el agua”.

-¿Vas viendo qué funciona y qué no?

-Hay zonas en las que se va desarrollando una dramaturgia en el espacio y si te sentís cómodo vas agrandando zonas del monólogo que se van comiendo a otras, y viceversa. Así funciona. A veces tirás un texto y es impensado donde va a terminar. Lo mismo pasa con la comedia física: de pronto encontrás algo, una palabra o una frase que funcionó y la vas sumando.

-¿Cuánto hay de improvisación en tus monólogos?

-Muy poco. Aunque me gusta el ida y vuelta con el público tengo todo estudiado y ensayado.

-¿Tenés algún ritual previo? Trabajás específicamente con la memoria y la concentración.

-Concentración, memoria, cuerpo y voz. Para mí el ritual es tener en forma esas cosas. Entrenarlas. El actor para mí es un deportista, tiene que estar bien descansado, bien alimentado y bien entrenado. El desgaste que tengo en el escenario amerita entrenamiento. A veces agrego algo en el texto cuando estoy en el camarín. Tengo el texto pegado en la pared para estudiarlo. Es como la estrategia de la función.

-¿No te da miedo pensar en el estadio Centenario como en un escenario enorme?

-Me da miedo cada vez que salgo al escenario. Me da miedo y otras cosas. Que todas juntas no tendrían un nombre. Es un cóctel de sensaciones. La puesta en escena está muy interesante. Vamos a llevar el teatro al estadio para un aforo de 6.000 personas. Queremos generar la intimidad típica de cualquier escenario teatral, solo que será al aire libre con una puesta de luces que iluminará también el entorno y tendremos una pantalla de led de diez metros por cinco.

-Tenés una convocatoria digna de una estrella de rock. ¿Cómo lograste eso desde el humor? ¿Cómo es posible?

-No sé, mi humor tiene que ver con el absurdo de la esquina de un barrio y la gente se identifica con eso. También me parece que estar en varios medios de comunicación generó cierta fidelidad a través de la radio, la televisión y el teatro. Hay gente que me sigue desde que comencé en los boliches a fines de los 90. También me gusta hacer pensar al público más allá de la conmoción y del entretenimiento. Mi lema que dice “el humor salvará al mundo” está haciendo carne en la gente porque es un tema que no discrimina. Bajo ese paraguas puede albergarse todo tipo de público, de distintas edades, franjas sociales y hasta sectores partidarios y futbolísticos. Capaz por eso puede hacerse algo así multitudinario, porque englobo una enorme cantidad de gente sin discriminar. Mi próxima meta será, justamente por eso, llevar teatro a los lugares donde jamás hubo, a lugares impensados.

-Este año hiciste un parate repentino. ¿Qué fue lo que pasó?

-Lo hice público porque tuve que cancelar funciones. Tuve que tomarme un descanso por unas cuestiones familiares y por el ajetreo. Llegué a hacer dos giras paralelas por el interior y el físico me estaba pasando factura. Entonces adelanté unas vacaciones que tenía programadas, fue realmente breve, simplemente para tomar impulso.

Datos de espectáculo

El cierre de “Moltobene” será el viernes 25 de noviembre, a las 21.30 horas en Platea y Tribuna América del Estadio Centenario. Las entradas están a la venta en Abitab de todo el país a $ 450. Los socios de Fénix entran gratis retirando su invitación en la sede. Las localidades son sin numerar y para quienes lleguen más temprano un VJ amenizará la previa con videos en pantalla gigante.