Coronavirus en Uruguay
415

Confirmados

6

Fallecidos

Coronavirus en el mundo
1.396.987

Confirmados

79.555

Fallecidos

Impacto inicial del coronavirus a la AUF es de 10 millones de dólares /// La propuesta que sacudió el ambiente del rugby: ¿Mundial de clubes? /// Serán repatriados los pasajeros del crucero australiano Greg Mortimer /// ¿Qué barrios de Montevideo concentran más casos de coronavirus? /// Las robaron, las golpearon y un bombero capturó a los delincuentes
Cultura y Espectáculos

1/12/2018 07:20

"Durante muchos años en la televisión nos menospreciamos un poco"

El conductor de MasterChef, Diego Gónzalez, dice que ser parte del programa le hizo ver que en la TV uruguaya se puede hacer cualquier cosa.

"Durante muchos años en la televisión nos menospreciamos un poco"

Twitter

Hace dos años Diego González fue elegido para conducir uno de los programas que ha tenido más rating en la televisión uruguaya, MasterChef. Pese a esto, admite que no le presta atención a los números porque considera que estos no modifican su trabajo.

Asegura que luego de participar de MasterChef tiene la sensación que en la televisión uruguaya se puede hacer cualquier cosa . "Creo que durante muchos años nos menospreciamos un poco", dice.

Terminó una nueva edición de MasterChef, ¿justo ganador Carlos (Tellechea)?

-Totalmente merecido. Desde el comienzo se veía que era un cocinero extremadamente profesional, mismo lo destacaban sus colegas. Ya cuando viene de parte de los compañeros creo que tiene mucho más valor, sobre todo si es alguien que está compitiendo contigo. La verdad... Un tipo de familia, un crack, un trabajador y se lo recontra merece. Ojalá que le pueda sacar el mayor rédito posible.

- Más allá del ambiente de competencia se forma un grupo.

- Sí, todos se arman su grupo de Whatsapp, se juntan, empiezan a salir. A muchos les empiezan a salir trabajos en conjunto, de a dos o de a tres. Están muchas horas juntos. Más allá de lo que se ve en cámara son jornadas de 12, 14, 15 horas, dos o tres veces por semana. Eso hace que se formen grupos y subgrupos. Pero, honestamente, la pasan bárbaro.

-¿Qué evaluación haces de esta última edición del programa que tenía una modalidad distinta a las otras?

-Este último fue una prueba, era otra de las posibilidades que daba el formato, la versión de profesionales. Honestamente no tenía mucha idea de qué iba a pasar. Siempre depende de lo que es el casting, de los participantes que son realmente los que hacen el programa. En lo personal tenía algún tipo de duda con respecto a cómo iba a ser el tema de las devoluciones, si (los participantes) iban a aceptar la crítica. Como pasa en todas las profesiones, cada maestro tiene su librito. No sabía cómo se iba a evaluar y pensaba que eso iba a generar un poco de tensión. Y con el transcurso del programa me di cuenta que no, que nada que ver. Algo que destacó a los profesionales a diferencia de los amateurs es la autocrítica. Los tipos cuando se equivocaban, lo sabían. Nunca defendían algo que estuviera mal, lo reconocían inmediatamente. Creo que eso fue como más de adulto, no sé como explicarlo bien.

-¿Y respecto al rating?

-Eso es un tema del canal (10). A nosotros no nos altera en nada. Obviamente sí nos mandan los números. En lo personal no soy de prestarle atención porque no modifica mi trabajo. Al ser un programa grabado no se puede hacer nada... La gente lo mira o no, elige otra cosa. Con MasterChef la ventaja que tiene el canal, de alguna forma, es que es lo más visto de la televisión desde hace dos años. Desde que arrancó, cada lunes MasterChef ha tenido los raitngs más altos. Entonces, supongo que deben estar contentos.

-¿Para vos es un desafío atraer al público teniendo en cuenta que es esta es la cuarta temporada y, tal vez, ya no hay tanta expectativa?

-Para mí, en particular, no. Lo es para el programa, o sea para la producción. Yo simplemente soy el conductor y trato de hacer mi trabajo lo mejor que me salga. Creo que todos los programas de televisión tienen ese desafío sobre todo cuando estás hace mucho tiempo en horario central, que es cuando se junta más gente a ver tele. Se debe lograr que la mayor cantidad de personas lo mire. Creo que MasterChef ya es atractivo de por sí, es un programa internacional que funciona en todos lados y está muy bien hecho. El desafío es no repetirnos a nosotros mismos. Es eso y no aspira a mucho más de lo que es: un certamen de cocina. Dentro de esos parámetros nosotros vamos a hacer todo lo posible para que sea entretenido. Después si la gente lo mira o no, va más allá de lo que podemos hacer nosotros.

-¿Y ahora que se viene?

-Se viene una temporada nueva amateur, que va a ser en 2019. Supongo que va a arrancar en la primera parte del año. Nosotros vamos a empezar con la producción a principios de febrero, así que calculo que en marzo o abril debe estar al aire ya. Creo que lo que enriquece siempre a MasterChef es el casting, son los participantes. Se anotó muuuucha gente. Eso es algo que sí, que nos agota cada vez que se abren las inscripciones. Sobre todo después de que salió al aire el programa porque las personas se tienen otro tipo de confianza y saben que es eso, un programa de cocina. Va a ganar el mejor y acá hay mucha gente que cocina. Va a estar en la habilidad de la producción elegir a los mejores participantes para que el MasterChef sea lo que tiene que ser, un programa de entretenimiento.

-¿Cuándo fueron las inscripciones?

-La selección estuvo abierta durante todo noviembre, hoy (por el viernes) se cierran las inscripciones.

¿Se mantiene el mismo jurado?

-No tengo ni idea pero supongo que sí, espero que sí.

- ¿Qué evaluación haces, en lo personal, de lo que ha sido MasterChef para vos?

-Estuvo bien. En realidad, demoré mucho en decir que sí porque sabía que era una producción muy grande. Estaba bastante cómodo con el otro programa que estaba haciendo que tenía un formato distinto de grabación y no era la misma presión que en MasterChef. De vago nomás, ¿no? Pero dude un poquito, un par de días, y lo charlé en familia; todo lo que iba a implicar este programa. Le dimos para adelante porque también era una oportunidad de esas que no puede desaprovechar, sobre todo trabajando de esto. Es una responsabilidad que le dan a uno, un programa que sabés que, seguramente, va a ser muy visto, en el que se ha invertido mucha plata y en el que hay mucha gente trabajando, más de 100 personas. No es habitual eso en Uruguay y quería ser parte. Ver algo tan grande, tan profesional y que me dieran esa responsabilidad. Y, la verdad, que me sentí muy cómodo. Hace años que lo tomo así, si me llaman a mí es porque ellos piensan que yo soy el mejor. Entonces entro con cierta ventaja, por algo me eligieron. Esa seguridad después trato de cumplirla con mi trabajo, con lo que me llamaron para hacer. Yo estoy muy contento y supongo que el canal también.

-¿Qué te llevas del programa?

-Siempre destaco a la gente con la que trabajo. Acá hay un equipo trabajando como en cualquier país del mundo. Es eso... La sensación que acá se puede hacer cualquier cosa, de verdad. Creo que durante muchos años en televisión nos menospreciamos un poco, que hay una factura humana acá que están realmente están salados. Hay técnicos que están despegados, y también en producción que aprendió muchísimo con MasterChef. No solamente era un programa de televisión, había un restaurante atrás, participantes, la parte de reality, manejo de confidencialidad. Dos millones de cosas que acá no las hacíamos y la producción pasó con diez. Realmente son unos crack. Me llevó la sensación que no estamos atrás de nadie y eso está bueno.

-¿Tenés ganas de hacer otras cosas en la televisión, algún debe?

-Por lo pronto el año que viene voy a hacer otro MasterChef. Por lo general, el canal ha tomado la decisión que cuando uno está al frente de un programa de este tamaño, no haga otras cosas. Hubo una propuesta el año pasado y el anterior que no las pude hacer por el programa y me parece que es correcto. Con esto para mí es suficiente, es mucho tiempo de exposición en un programa que ve mucha gente. Después de que termine Masterchef, la verdad, no tengo ni idea. Siempre el canal tiene alguna propuesta para hacer. Este tipo de formato me gusta, he hecho de todo en el canal, así que lo que venga va ser bienvenido.

- Sos una persona que utiliza mucha las redes sociales, fundamentalmente Twitter. ¿Con qué objetivo las usas? ¿Te interesa lo que te escribe la gente?

-En realidad empezó como un chiveo, un año que no hice radio -mi otro trabajo- cuando estaba viajando mucho. Sentía que me aburría un poco, en esa época justo salió Twitter y me pareció un desafío lindo escribir. Ahora son un poco más de caracteres, pero en ese momento eran 140 caracteres; una idea, una reflexión o un chiste muy concentrado, que se entendiera y que fuera efectivo. Me pareció que era algo divertido de hacer. Después con el tiempo se partió en dos: tiene una parte comercial para mí, trabajo en Twitter y. por otro lado, es mi canal de expresión. Me interesa que la gente sepa lo que opino porque hoy cada comunicador es un paquete más completo: es lo que a uno lo escuchan decir en radio, lo que ven hacer en televisión y lo que leen. Creo que de esta forma la gente tiene más posibilidades para elegir o conocer un poquito más lo que está atrás del comunicador. Le saca un poco de superficialidad.