Uruguay había rechazado en diciembre pedido de asilo de García

Actualidad

17/04/2019 15:29

Uruguay había rechazado en diciembre pedido de asilo de García

En un comunicado de prensa de dos líneas, el Ministerio de Relaciones Exteriores lamentó el fallecimiento del dos veces presidente de Perú.

“No hemos concedido el pedido de asilo porque en Perú funcionan autónomamente y libremente los tres poderes del estado. Y es precisamente el Poder Judicial (peruano) el que está llevando a cabo las investigaciones de eventuales delitos económicos. Por estas consideraciones, estrictamente jurídicas y legales, el presidente y el canciller no concedemos el asilo político”.

Era el 3 de diciembre de 2018, de mañana. Acompañado por el ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, el presidente Tabaré Vázquez anunciaba en Torre Ejecutiva que su gobierno no le concedía al exmandatario peruano Alan García –que gobernó su país entre 1985 y 1990 y entre 2006 y 2011- el asilo político que él había solicitado.

García, quien falleció este miércoles en un hospital en Lima mientras era operado de un balazo en la cabeza que él mismo se había disparado, se había declarado “perseguido político” y había ingresado a la casa del embajador uruguayo en Perú el 18 de noviembre del año pasado. Era investigado por la Justicia de su país por presuntos sobornos de la constructora brasileña Odebrecht en la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima. Sobre su contra pesaba una orden judicial que le impedía abandonar su país por 18 meses, justamente desde el 17 de noviembre.

Para resolver esa situación, Uruguay recibió unos mil folios desde el gobierno de Perú y también por parte del APRA, el partido de Alan García que sostenía la tesis de su líder.

El gobierno de Uruguay concluyó "que las investigaciones judiciales contra el expresidente Alan García no constituyen persecución política, tratándose de imputaciones vinculadas mayoritariamente a hechos económicos y administrativos desarrollados durante sus dos gestiones como presidente constitucional de la República del Perú", según dijo en esa ocasión Nin Novoa.

De inmediato, se invitó a Alan García a dejar las instalaciones de la embajada uruguaya.

La decisión del gobierno uruguayo fue saludada por su par peruano –donde incluso en Twitter se popularizó el hashtag #DileNoUruguay- e incluso por la oposición nacional.

Según se supo, García cobró 100.000 dólares por una conferencia en 2012 dada en San Pablo, aparentemente desde la misma cuenta oculta con la que Odebrecht pagó sobornos en Perú y en otros once países de Latinoamérica.

Alan García se disparó en su domicilio cuando iba a ser detenido por orden judicial.

Este miércoles, a través de un comunicado de dos líneas de la Cancillería, el gobierno de Uruguay expresó "su pesar por el fallecimiento el día de hoy en Lima, del ex-presidente del Perú, Alan García" e hizo llegar "a sus familiares y seres queridos sus más sinceras condolencias".