Coronavirus en Uruguay
1353

Confirmados

37

Fallecidos

1125

Recuperados

Coronavirus en el mundo
19.919.559

Confirmados

732.284

Fallecidos

12.143.142

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
La vacuna rusa será producida en el sur de Brasil /// Diego Godín y su alegría tras la clasificación del Inter a semifinales /// Murieron 34 refugiados por explosión del puerto de Beirut según ACNUR /// Operación Casa Grande desmanteló organización criminal en Salto /// Grupo Asesor Científico Honorario apuntó contra noche de la nostalgia
Actualidad

8/10/2019 07:51

Debate en televisión terminó a los golpes entre dos diputados

El nacionalista Martín Lema y el frenteamplista Alejandro Sánchez fueron convocados por Canal 12: al final hubo piñas y empujones.

Debate en televisión terminó a los golpes entre dos diputados
Los diputados Martín Lema (Partido Nacional) y Alejandro Sánchez (Frente Amplio) protagonizaron una acalorada discusión en el programa Esta Boca es Mía (Canal 12) cuando la producción los convocó para debatir.

Cuando el tema sobre la Ley de Urgente Consideración, que Luis Lacalle Pou pretende enviar al Parlamento en caso de acceder al gobierno, estuvo sobre la mesa, los diputados no se pusieron de acuerdo y levantaron el tono en varias oportunidades.

Según informó El Observador, una vez terminado el debate ocurrió un incidente entre ambos, que debieron ser separados por asesores y miembros de la producción del canal.

Si bien ninguno de los protagonistas habló públicamente, trascendió que Sánchez empujó a Lema cuando se estaban sacando el micrófono para recriminarle una actitud y fue allí que se desató la pelea.

Un asesor de Lema, ajeno al conflicto, le pegó de atrás al diputado del Frente Amplio y le ocasionó la rotura de sus lentes y le provocó un sangrado en la cara.

Ambos diputados bajaron las revoluciones, se pidieron disculpas y, pese a lo tenso del momento, se retiraron del canal sin mayores escándalos.

La conductora del programa, Victoria Rodríguez, dijo a El Observador que fue "un triste momento que nadie desea" y que se trata de "dos legisladores impecables que tuvieron un mal día".