Coronavirus en Uruguay
1353

Confirmados

37

Fallecidos

1125

Recuperados

Coronavirus en el mundo
19.919.559

Confirmados

732.284

Fallecidos

12.143.142

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Campaña Stop Robots Asesinos llama a un tratado contra armas autónomas /// Tras la explosión del puerto de Beirut cae el gobierno del Líbano /// Lluvias y temperaturas por encima de lo normal para los próximos meses /// Argentina pide aplazar elecciones en el BID y mantiene a Béliz /// Saqueos y tiroteos en Chicago dejan a más de 100 personas arrestadas
Ciencia & Tecno

26/05/2020 16:52

Galaxia enana de Sagitario es crucial en la evolución de la Vía Láctea

El Sol podría haberse formado a raíz de una de las interacciones entre ambas, según un estudio de un equipo internacional de investigadores.

Galaxia enana de Sagitario es crucial en la evolución de la Vía Láctea

NASA

La galaxia enana de Sagitario ha sido crucial en la evolución de la Vía Láctea e incluso el Sol podría haberse formado a raíz de una de las interacciones entre ambas, según un estudio de un equipo internacional de investigadores.

Según informa el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), en España, el estudio fue realizado con datos de la misión Gaia, de la Agencia Espacial Europea (ESA), y liderado por investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias que ha publicado el resultado en la revista Nature Astronom.

El IAC explicó en un comunicado que la Vía Láctea es la parte más densa (disco) de la galaxia en la que nos encontramos y no siempre tuvo la misma apariencia, de modo que su evolución es una de las principales incógnitas en la Astrofísica actual.

Para estudiar esta evolución, la misión Gaia está caracterizando simultáneamente brillos, posiciones, movimientos y composiciones químicas de una gran cantidad de estrellas individuales en nuestra galaxia.

Combinando medidas de brillo y distancia, astrónomos del IAC determinaron la luz que emiten intrínsecamente 24 millones de estrellas dentro de una esfera de 6.500 años-luz alrededor de nuestro Sol.

Mediante la comparación de sus brillos y colores con modelos estelares precisos pudieron determinar la historia evolutiva de la Vía Láctea más detallada hasta la fecha, añadió el IAC.

Tomás Ruiz Lara, astrofísico del IAC y primer autor del artículo, comentó: "Era de esperar que nuestra Vía Láctea no hubiese formado estrellas de manera constante a lo largo de toda su historia, pero lo que no esperábamos era el hallazgo de periodos bien definidos de gran actividad".

Hace unos 13.000 millones de años, la formación estelar era violenta y sostenida, y el ritmo al que se formaban las estrellas decreció paulatinamente con el paso del tiempo. Sin embargo, superpuestos a ese comportamiento se sucedieron drásticos episodios de formación estelar, durante los que se llegó a cuadruplicar el ritmo habitual.

El primero de esos episodios drásticos tuvo lugar hace unos 5.000 o 6.000 millones de años, seguido por otros hace 2.000, 1.000 y 100 millones de años, y no se sabía qué podía provocar estos eventos tan violentos en un sistema tan masivo como nuestra galaxia.

Los investigadores señalaron que para responder a esa pregunta se debe tener en cuenta que la Vía Láctea, aunque en una zona relativamente vacía del Universo, no está totalmente aislada: junto a nuestra vecina Andrómeda (M31) y decenas de galaxias mucho más pequeñas (llamadas enanas) en órbita a su alrededor, forma el llamado Grupo Local.

Entre las galaxias enanas próximas destaca la de Sagitario, que actualmente se encuentra en plena interacción con nuestra galaxia.

Pero esto no solo está pasando ahora, complejas simulaciones sugieren que hace unos 5.000 o 6.000 millones de años Sagitario experimentó el primer acercamiento a la Vía Láctea.

Ese acercamiento se repitió hace 2.000 y 1.000 millones de años, coincidiendo precisamente con los eventos de formación estelar desvelados por este estudio (así como en la propia Sagitario).

Todo indica, según Carme Gallart, investigadora del IAC y miembro del equipo investigador, que estos acercamientos e interacciones entre ambos sistemas fueron capaces de espolear la formación de nuevas estrellas en nuestra galaxia, afectando drásticamente a su evolución.

Estos resultados cuestionan modelos actuales de formación estelar en galaxias y plantean límites a estudios teóricos futuros.

Una implicación inesperada de este trabajo resulta al situar en este contexto a nuestro Sistema Solar, que se formó hace unos 4.700 millones de años, a partir del colapso de una gran nube de gas y polvo.

Tomás Ruiz Lara indicó que podría ser que nuestro Sol fuera una de tantas estrellas formadas hace 5.000 millones de años, como consecuencia de la interacción entre nuestra galaxia y Sagitario.

"Y podría ser que estuviéramos siendo testigos de uno de los eventos astronómicos clave que dio lugar al mundo tal y como lo conocemos actualmente", cerró.

EFE