Coronavirus en Uruguay
1309

Confirmados

37

Fallecidos

1065

Recuperados

Coronavirus en el mundo
19.065.273

Confirmados

713.911

Fallecidos

12.203.812

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Muerte de joven por hombre en libertad condicional conmociona a Chile /// Gobierno no recortará presupuesto en ciencia, tecnología e innovación /// Iban en moto, intentaron fugarse y apuntaron a policías con escopeta /// Argentinos imploran al santo del "pan y el trabajo" por la pandemia /// Desempleo en EEUU baja 10,2% en julio y creación de trabajo se modera
Opinión

27/04/2020 17:10

Liderazgo sólido en tiempos de pandemia: Angela Merkel

Por: Pablo Viana

La claridad y firmeza que transmite la canciller inspira confianza en la ciudadanía y contribuye a navegar la crisis con mayor seguridad.

Liderazgo sólido en tiempos de pandemia: Angela Merkel

EFE

Publicado: 27/04/2020 17:10

En los momentos más complicados que ha atravesado la humanidad, ha quedado demostrada la importancia de los liderazgos, ya sea para contribuir a sobrellevar las dificultades de la mejor forma posible, o para influir negativamente y empeorar la situación.

Tal es el caso del desafío global por la pandemia desatada a partir del
nuevo Coronavirus, donde claramente se manifestaron los diferentes perfiles de los líderes políticos y su incidencia en el comportamiento de la población.

A nivel mundial, mientras que en algunos países los sistemas sanitarios se han visto desbordados y las estrategias para combatir la enfermedad han sido por momentos erráticas e ineficientes, un ejemplo paradigmático que viene arrojando interesantes resultados es del de Alemania, impulsado por el sólido liderazgo de Angela Merkel.

Entre varios factores y explicaciones que se pueden ensayar para comprender el fenómeno alemán, sin duda una arista relevante para analizar es el rol preponderante que ha tenido la canciller.

Como parte de la estrategia delineada por el gobierno alemán, además de la
preparación y eficiente respuesta de los sistemas de salud, se destaca la excelente comunicación desarrollada por Merkel, transmitiendo confianza a la población.

De este modo, la mandataria alemana apeló a la disciplina de los ciudadanos, que mayormente acataron las medidas dispuestas por el gobierno en las primeras semanas.

En tal sentido, el distanciamiento social, la prohibición de espectáculos públicos y aglomeraciones de personas, sumado a las pruebas masivas para detectar tempranamente el virus, entre otras decisiones, tuvieron como resultado que al día de la fecha la curva de contagio en Alemania se mantiene controlada.

Por tal motivo, el gobierno ha anunciado una serie de medidas tendientes al retiro progresivo de ciertas restricciones, permitiendo que comercios de cierto tamaño reabran sus puertas, siempre que se respeten las recomendaciones sanitarias.

Del mismo modo se prevé un gradual reinicio de clases en el sistema educativo. La propia canciller expresó que el impacto en la salud de las nuevas medidas será evaluado conforme transcurran estos primeros días y en función de ello se decidirá si se continúa por el camino de retomar algunas actividades.

La coyuntura económica es por demás delicada y se ve con gran expectativa que esta etapa pueda traer consigo una reactivación de la economía. Sin perjuicio de lo anterior, Merkel hizo un llamado a no distenderse por el nuevo
contexto, ya que si no se toman los recaudos necesarios, la situación actual podría descontrolarse y generar un rebrote de la enfermedad.

Nuevamente, la claridad en la comunicación de Merkel y la notable aprobación que tiene por parte de la ciudadanía, es de vital importancia para que las personas confíen en las autoridades y actúen responsablemente.

Como contrapartida y reafirmando su liderazgo, agradeció al pueblo alemán por su disciplina y paciencia para aguardar con calma el restablecimiento de la normalidad.

Sobre esto último, la canciller remarcó que para que dicha normalidad se retome con mayor celeridad, la población debe acatar el distanciamiento social y demás prevenciones.

En síntesis, la claridad y firmeza que transmite Angela Merkel en su comunicación inspira confianza en la ciudadanía y contribuye sensiblemente a navegar la crisis con mayor seguridad, avizorando un rumbo sensato y sostenible en el tiempo.

Su estilo de liderazgo presente pero no espectacular, su discreción y racionalidad frente a lo destemplado y sedientos de notoriedad de otros líderes políticos, debe servir de ejemplo para comprender que se trata de un servicio público y no de ser protagonistas.

Cabe destacar dichas virtudes en un contexto de tanta incertidumbre en el que la población necesita gestos inequívocos para apaciguar los ánimos. Los
resultados obtenidos hasta el momento evidencian que el modelo alemán ha funcionado mejor que otras experiencias, en especial comparado con lo ocurrido en el resto de los países europeos.