Coronavirus en Uruguay
1286

Confirmados

36

Fallecidos

1011

Recuperados

Coronavirus en el mundo
18.303.806

Confirmados

695.118

Fallecidos

11.476.372

Recuperados

Editorial:Un presupuesto post pandemia
Ver editoriales anteriores
Cáffaro, el subcampeón mundial que llegó a Uruguay para jugar el Metro /// Estudian flexibilizar protocolo sanitario para retorno de los teatros /// España reconoció a Bustillo con la Cruz de Isabel la Católica /// Murió un hombre de 62 años y son 37 las víctimas del COVID en Uruguay /// Falleció un histórico referente del Partido Nacional: Alberto Zumarán
Editorial

28/07/2020 14:30

Un presupuesto post pandemia

Va llegando la hora de analizar y aprobar el presupuesto quinquenal.

El chileno José Ramón Valente en su libro La Rebelión del Sentido Común, en referencia al poco aceptado concepto de que la riqueza no existe sino que debe ser creada, menciona lo siguiente:

“En la antigüedad se creía que muchos seres vivos de menor envergadura se generaban espontáneamente, por ejemplo, era comúnmente aceptado que de un trozo de carne en descomposición podían surgir moscas. No fue hasta el siglo XIX, que el científico francés Luis Pasteur demostró que todo ser vivo provenía de otro ser vivo. Vale decir, que no existía la generación espontánea de vida alguna. Así que no es tan extraño que hasta nuestros días haya gente que piense que la riqueza, se genere espontáneamente sin la participación de seres vivos como los empresarios y los emprendedores.”

La confusión de aquella época, de alguna manera continúa hasta nuestros días, al menos cuando hablamos de empresas y economía.

Basta con pasar revista a los múltiples “emprendimientos” adelantados con respaldo absoluto del FONDES en el pasado reciente del Uruguay, para comprobar que el desconcierto sigue presente cuando el Estado interviene para repartir los restos de empresas que por diversas razones, se tambalean. Olvidan o pretenden olvidar, que para crear riqueza se requieren emprendedores y que esos no se improvisan.

En la actualidad, el caso de la cerealera Vicentin en Argentina, es otro ejemplo notorio.

Quienes gobiernan con esa impronta y se autodenominan “progresistas”, están tildando a sus opositores políticos de enemigos del progreso.

Ese concepto irreal e insostenible, solo existe en la reiteración constante de la falacia por parte de sus promotores.

Ya no funciona más insistir en dividir a la sociedad con el cuento de buenos y malos, derecha o izquierda.

Es frente a esta percepción donde deberíamos detenernos para evitar que populistas y demagogos de ambos bandos se atribuyan loables cualidades y objetivos, bajo los cuales se disimulan perversas intenciones.

La cantidad mensurable de libertad individual y la igualdad de oportunidades sin privilegios especiales para los amigos del poder y elegidos de turno, marcan la diferencia.

Elementos a considerar a la hora de analizar un presupuesto “post pandemia”, que en el Uruguay no solo ha sido sanitaria, sino también política.