Reclaman que el retorno de trenes a Estación Central sea permanente

Sociedad

20/09/2019 17:05

Reclaman que el retorno de trenes a Estación Central sea permanente

Grupo de Pasajeros

Este sábado y luego de más de 16 años, una formación de pasajeros volverá a ingresar a la histórica Estación General Artigas.

Un tren de pasajeros volverá este sábado al mediodía a ingresar en la Estación Central General Artigas. Será luego de un impasse de 16 años y seis meses.

La formación fue restaurada por la Asociación Uruguaya de Amigos del Riel y participará de un evento organizado por el Municipio B. También estará presente allí el 6 de octubre, cuando se celebre una nueva edición del Día del Patrimonio.

“Esto demuestra que es posible la convivencia del servicio ferroviario con otras actividades en el edificio”, se subrayó este viernes desde el Grupo de Pasajeros en Defensa de la Estación Central, que viene reclamando hace años por la reafectación de su cometido original.

El Grupo entiende que con esta acción se demuestra que es perfectamente viable que los retenes regulares de pasajeros vuelvan a salir de Central con una inversión mínima en infraestructura. Serviría, dicen, para potenciar todo el servicio, que va a ver todas sus estaciones mejoradas.

El colectivo reunió más de 23 mil firmas en apoyo a la reapertura del edificio como terminal de trenes, que fueron entregadas en febrero al Ministerio de Transporte y Obras Públicas, poco antes de cumplirse los 16 años de su cierre.

Según se señala la mala ubicación de la nueva terminal, abierta el 1 de marzo de 2003, provocó la pérdida de 100 mil pasajeros por año en los trenes de la línea Montevideo-Progreso-25 de Agosto, debido a su alejamiento del Centro de Montevideo.

En ese marco, el Grupo de Pasajeros rechazó las intenciones, anunciadas por el candidato frenteamplista Daniel Martínez, de que la Estación Central se convierta en un polo exclusivamente tecnológico.

También se rechaza que el histórico edificio esté destinado a ser solo un centro cultural, un shopping o una terminal de ómnibus.

“Eso condenaría para siempre al servicio de pasajeros por ferrocarril en el área metropolitana a ser un modo marginal, cuando al mismo tiempo se prevé un crecimiento tanto del tráfico de pasajeros como de carga debido a la renovación total de las vías”, se expresa.

En ese sentido se señala que no existen estudios técnicos que justifiquen el desmantelamiento de la infraestructura ferroviaria de la Estación Central. Sí existen los que avalan su reapertura, ante el futuro crecimiento del transporte por riel, que puede convivir con otras actividades dada la gran cantidad de espacio disponible tanto en el edificio principal como en la playa de maniobras y construcciones anexas.

El abandono de la Estación Central también repercutió, se remarca, en la operativa de los trenes de carga, ya que se utilizaba como terminal para el tráfico portuario y de anexo a la Estación Carnelli.

Así, sin la playa de maniobras, las formaciones deben esperar la liberación de vías en estaciones del interior incluso por varios días, aumentando los costos operativos.

El colectivo subraya que en varias ciudades del mundo en las que las estaciones fueron reubicadas se comprobó el error, debiendo luego devolver a los trenes a su lugar original.

Como ejemplo, se citan los casos de Quebec o Washington. También construyendo nuevas instalaciones en el antiguo emplazamiento, como en Auckland, Belfast o Hong Kong, a costos millonarios.

“En todos los casos se verificó un incremento de pasajeros luego de la recuperación del antiguo punto terminal de trenes”, se asegura.

La Estación Central General Artigas fue adquirida por el Banco Hipotecario en 1998, con el objetivo de concretar allí el Plan Fénix, un proyecto inmobiliario que fracasó.

Esta semana el gobierno y la Intendencia de Montevideo abrieron un llamado de ideas para definir el destino de la histórica construcción.

Al respecto, el Grupo de Pasajeros sostiene que debe existir un “plan maestro” para los distintos espacios que conforman el edificio, transformándolo en un centro de intercambio para viajeros entre trenes y buses, lo que sería beneficioso para toda la zona.