Regalo de Navidad para los fans de "Sherlock"

Cinco Sentidos

24/12/2015 10:14

Regalo de Navidad para los fans de "Sherlock"
Gentileza: BBC Sherlock website (http://www.bbc.co.uk/) La época que define al detective es abandonada para traerlo al Reino Unido del siglo XXI. Holmes se convierte en Sherlock (Benedict Cumberbatch) y Watson en John (Martin Freeman).

Por Jorge Sarasola

Sherlock Holmes constituye uno de esos peculiares casos donde un personaje literario se transforma en parte de la cultura popular universal. Ni Emma Bovary, ni Anna Karenina, ni Mefistófeles gozan de tanta fama. Quizás Jesús o Aquiles son personajes literarios casi tan populares como él.

Aún sin haber leído los relatos del escocés Sir Arthur Conan Doyle, tanto un japonés como un uruguayo escucharán el nombre y se imaginarán a un detective victoriano escondido bajo un peculiar sombrero y fumando una pipa.

Como estudioso de la literatura, se podría decir que soy un tanto purista en cuanto concierne a las obras. Novelas adaptadas al cine o serializadas nunca han sido mis mejores amigas. La decepción con las películas de Harry Potter probablemente me traumó de por vida.

Y adaptaciones sobre este detective-rockstar abundan; una página de archivo de la BBC cuenta 231 recreaciones de este personaje.
BBC Sherlock website (http://www.bbc.co.uk/) El nuevo Sherlock utiliza un Smartphone en lugar del telegrama de antaño, y escribe posts en su página web personal.
BBC Sherlock website (http://www.bbc.co.uk/) El nuevo Sherlock utiliza un Smartphone en lugar del telegrama de antaño, y escribe posts en su página web personal.


Todo mi purismo fue tirado por la ventana cuando descubrí la adaptación de "Sherlock" realizada por la BBC en estos últimos años. Sin miedo a que mi opinión quede inscrita en ese espacio inmortal que es la Internet lo tengo que decir: creo que esta es la mejor serie que vi en los últimos años.

Amantes de "Breaking Bad": entiendo si dejan de leer ahora. Yo también crecí con "Friends", me reí con "The Office", me enganché con "Los Soprano" y "The Wire", y espero con ansias la nueva temporada de "House of Cards". Pero "Sherlock" es el Everest de las series.

La adaptación es muy valiente y repleta de desafíos: la época que define al detective es abandonada para traerlo al Reino Unido del siglo XXI. Holmes se convierte en Sherlock (Benedict Cumberbatch) y Watson en John (Martin Freeman).
BBC Sherlock website (http://www.bbc.co.uk/) Cumberbatch es la estrella contemporánea de la actuación británica. Dada su gran versatilidad se ha destacado en biopics como "The Imitation Game" (haciendo de Alan Turing).
BBC Sherlock website (http://www.bbc.co.uk/) Cumberbatch es la estrella contemporánea de la actuación británica. Dada su gran versatilidad se ha destacado en biopics como "The Imitation Game" (haciendo de Alan Turing).


Una pausa obligatoria para introducir al actor detrás del personaje: Cumberbatch es la estrella contemporánea de la actuación británica. Dada su gran versatilidad se ha destacado en biopics como "The Fifth Estate" (interpretando a Julian Assange) y "The Imitation Game" (haciendo de Alan Turing). Sus peculiares rasgos faciales tan adeptos al zoom-in y la gesticulación lo hacen un actor ideal para capturar la enigmática personalidad de Holmes.

El verano pasado protagonizó una producción de "Hamlet" del Barbican Theatre que desató tal locura entre sus fans – las famosas “Cumberbitches” – que todos los informativos mostraban colas de gente acampando fuera del teatro para hacerse de una entrada. El icónico sobretodo invernal que utiliza en la serie – producido por una compañía en Gales – agotó su stock rápidamente por fans obsesionados con parecerse a su héroe, ¡a £1.350 cada uno!

El nuevo Sherlock utiliza un Smartphone en lugar del telegrama de antaño, y escribe posts en su página web personal. John relata las andanzas de su compañero en un blog con gran afición, y acaba de volver herido de la reciente invasión en Afganistán.

Vale recordar que en los relatos originales, Watson había servido en la segunda guerra Afgana de 1878 – 1880, mostrando que poco ha cambiado en la política exterior británica de los últimos cien años. Estos dos sitios web realmente existen (prueben http://www.thescienceofdeduction.co.uk/; http://www.johnwatsonblog.co.uk/).

Los guionistas Stephen Moffat y Mark Gatiss (quien actúa como hermano de Sherlock, Mykroft) son muy creativos en adaptar las antiguas tramas a las preocupaciones de nuestro tiempo, mientras mantienen un respeto detallista por el texto original.

Tenían de pique un problema fundamental: ¿cómo podía Sherlock fumar su pipa en el Londres del siglo XXI, actividad que no solo sería arcaica, sino que hoy está prohibido fumar en lugares cerrados y cada casa británica tiene alarmas de humo por doquier? Sortean esta dificultad mostrando al detective intentando abandonar el vicio con parches de nicotina en los brazos.

A priori, Sherlock tenía dos desventajas a remontar. Uno, es una serie de detectives – probablemente el género más saturado del momento. Dos, tiene al clásico protagonista sabelotodo, genio, calculador, desapegado y (generalmente) pedante que domina tantas programaciones – piénsese "Blacklist", "The Mentalist", "Dr. House", "Dr. Who", "Big Bang Theory", "House of Cards", ¿sigo? Sherlock vence este viento en contra con elegancia, en base a actuaciones formidables, guiones sutiles y cómicos, e innovaciones formales tan sorprendentes como efectivas.

Hoy en día la industria del entretenimiento está siendo dominada por la pantalla chica y no la grande, revelando un cambio paradigmático en la producción cinematográfica. Las series están atrayendo actores, directores y presupuestos propios del cine. La mayoría de estos nuevos programas son adictivos – están diseñadas para serlo. Sherlock sin duda lo es, pero tiene un ingrediente que escasea en otros shows: la calidad artística propia del cine.

Esto es – en parte – porque cada capítulo dura 1.5 horas, dándose tiempo para desarrollar la trama y hacer las pausas necesarias. La calidad también se ve en aspectos como la gran innovación formal realizada. Por ejemplo, es común que aparezcan y desaparezcan palabras en la pantalla que reflejan los pensamientos de Sherlock – una forma renovadora de lograr que el espectador se interiorice con los veloces procesos observacionales y deductivos del detective sin cansarnos con explicaciones.

Es fantástico el trabajo que se realiza para permitirnos acceso a la mente de Sherlock: recorremos junto a él su “palacio de la memoria” en búsqueda de recuerdos que puedan serle útil a la velocidad de su cerebro.
BBC Sherlock website (http://www.bbc.co.uk/) Esta adaptación logra combinar la simpatía de siempre por el perplejo John y un acercamiento a la hiperactiva mente del detective.
BBC Sherlock website (http://www.bbc.co.uk/) Esta adaptación logra combinar la simpatía de siempre por el perplejo John y un acercamiento a la hiperactiva mente del detective.


Esta adaptación logra combinar la simpatía de siempre por el perplejo John y un acercamiento a la hiperactiva mente del detective, satisfaciendo al mortal que somos y al genio que quisiéramos ser.

Igual, este acercamiento es limitado y nunca podemos resolver del todo al impredecible personaje escondido debajo del sombrero. Su drogadicción denota la necesidad de escapar de una mente tan superdotada como tortuosa. La mayoría de los policías en Scotland Yard lo catalogan como un psicópata, y el hecho de que se alegra cuando le llegan casos de asesinatos seriales nos hace preguntarnos si carece de cualquier tipo de emoción las víctimas. Parece incapaz de mantener una relación afectiva, y en general utiliza a las personas para sus propios fines. Eso sí, John es la excepción a esta regla.

Cada una de las tres temporadas de "Sherlock" tiene tres episodios – y diría que cada una es mejor que la anterior. Aunque la BBC nos mantiene en vilo esperando la cuarta, decidió darnos una cucharada de nuestra droga favorita el 1ero de enero del 2016: largarán un especial de Navidad, “The Abominable Bride”, pero esta vez ambientado en su hábitat natural, la época victoriana.

Parece una obligación que los personajes de series transformados en íconos de la cultura popular tengan una frase que los caracterice. La del protagonista de "House of Cards", Frank Underwood, es clásica: “There is but one rule: hunt or be hunted.” La de Walter White, de "Breaking Bad", ya adorna muchas remeras este verano: “I am the one who knocks.”

La de Sherlock es igual de genial: “I'm not a psychopath. I'm a highly functioning sociopath. Do your research.”

Si alguien ve una remera con esta inscripción, por favor avíseme.

*Las tres primeras temporadas de "Sherlock" están disponibles en Netflix.