Coronavirus en Uruguay
960

Confirmados

28

Fallecidos

858

Recuperados

Coronavirus en el mundo
11.791.198

Confirmados

543.536

Fallecidos

6.778.018

Recuperados

Editorial:Montevideo, una ciudad a iluminar
Ver editoriales anteriores
Quiso hurtar unos productos, no pudo y abandonó hasta la moto /// Cinco tractores recorrieron el centro de Rivera para desinfectarlo /// Reflexiones sobre el trámite de la LUC /// Luchar contra molinos de viento /// Hablemos sin saber
Actualidad

2/03/2020 09:40

El Rey Felipe VI cerró su estadía en Uruguay felicitando a Lacalle Pou

Felipe VI ocupó el asiento central de los jefes de Estado asistentes en medio del brasileño Jair Bolsonaro y el paraguayo Mario Abdo Benítez.

El Rey Felipe VI cerró su estadía en Uruguay felicitando a Lacalle Pou

FocoUy

El rey de España, Felipe VI, cerró su visita a Montevideo para asistir a los actos de toma de posesión del presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, transmitiendo personalmente su felicitación al nuevo jefe del Estado uruguayo.

El monarca, que llegó el viernes a Uruguay, mantuvo en la víspera del relevo presidencial sendas reuniones con Lacalle y con el presidente saliente, Tabaré Vázquez.

Este 1 de marzo asistió junto a otros líderes mundiales a los diversos actos con motivo de la toma de posesión.

Así, estuvo presente en el Palacio Legislativo en la declaración de compromiso de honor constitucional por parte de Lacalle y de su vicepresidenta, Beatriz Argimón.

Felipe VI ocupó el asiento central de los jefes de Estado asistentes a este evento, con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, a su izquierda, y el de Paraguay, Mario Abdo Benítez, a su derecha.

Junto a ellos estuvieron también los presidentes de Chile (Sebastián Piñera), Colombia (Iván Duque) y Bangladés (Abdul Hamid).

Desde la sede parlamentaria, los invitados se trasladaron hasta la Plaza de la Independencia, donde al aire libre y a los pies de la estatua de José Artigas, se desarrolló la ceremonia en la que Vázquez entregó la banda presidencial a Lacalle.

El rey llegó a la plaza acompañado por la ministra de Asuntos Exteriores española, Arancha González Laya, y ocupó también el asiento central de los líderes asistentes al evento.

Bolsonaro volvió a sentarse a su izquierda mientras que en esta ocasión a su derecha se sentó Piñera, con quien conversó de forma distendida en diversos momentos de la ceremonia.

El calor que hacía en esos momentos motivó que muchos de los asistentes, entre ellos varios jefes de Estado, se protegieran con sombreros, pero el rey no hizo uso de esa prenda aunque sí de unas gafas de sol.

Inmediatamente después de asumir el poder, el nuevo presidente se trasladó hasta el cercano edificio José Artigas para saludar a los representantes de los países que acudieron a su toma de posesión.

Felipe VI fue uno de los primeros invitados que accedió al salón en el que se encontraban Lacalle, su esposa, Lorena Ponce de León, y el nuevo ministro de Relaciones Exteriores uruguayo, Ernesto Talvi.

El rey se fundió en un abrazo con el presidente e intercambió con él unas palabras antes de besar a su mujer y estrechar la mano del jefe de la diplomacia uruguaya.

Tras el jefe del Estado español transmitieron también su felicitación en persona la ministra de Exteriores, el secretario general de la Casa del Rey, Domingo Martínez Palomo; el embajador de España en Uruguay, José Javier Gómez-Llera; y el consejero diplomático del monarca, Alfonso Sanz Portolés.

Desde el edificio Artigas, el jefe del Estado y el resto de su delegación se trasladaron al hotel en el que se han alojado durante su estancia en Montevideo para dirigirse desde allí al aeropuerto y emprender viaje de regreso a Madrid.

Durante su visita a la capital uruguaya, el rey, además de asistir a los actos del relevo presidencial y entrevistarse con los presidentes entrante y saliente, mantuvo una reunión con representantes de la colectividad española que vive en Uruguay.

Además, protagonizó sendos encuentros con otros dos de los líderes iberoamericanos presentes en Montevideo, Sebastián Piñera e Iván Duque.

EFE