Coronavirus en Uruguay
803

Confirmados

22

Fallecidos

650

Recuperados

Coronavirus en el mundo
5.683.735

Confirmados

353.998

Fallecidos

2.401.252

Recuperados

Editorial:La otra cara del Mayo francés
Ver editoriales anteriores
Experto uruguayo destaca importancia de los impuestos ante el COVID-19 /// El Hospital Viladerbó reabrirá sus puertas tras brote de coronavirus /// El Pit-Cnt aprobó paro para el 4 de junio con movilización presencial /// Estados Unidos juega al límite entre el coronavirus y el desempleo /// Pandemia de hambre amenaza a Latinoamérica y el Caribe por el COVID-19
Actualidad

30/10/2019 07:14

Sanguinetti no duda del triunfo de Lacalle, "la esperanza del cambio”

Aseguró que el nacionalista asumió la “estatura de la primera magistratura” y dijo que Martínez no pasó de ser un “intendente simpático”.

Sanguinetti no duda del triunfo de Lacalle, "la esperanza del cambio”

Foco UY

La elección del 27 de octubre marcó el “amanecer de un nuevo tiempo”. La hegemonía del Frente Amplio está a punto de terminar, y todo indica que, el 24 de noviembre, la oposición triunfará.

Ese fue el mensaje que el ex presidente Julio María Sanguinetti les transmitió este martes a los principales dirigentes de su sector, Batllistas, valorando los resultados del pasado domingo.

“Fuimos más” resaltó el ex mandatario, al remarcar que blancos y colorados superaron el 39% obtenido por el oficialismo. Si eso, agregó, se le suma el “sorprendente” 10% logrado por Cabildo Abierto, cuyos votantes claramente son contrarios al Frente Amplio, “no hay dudas de que la oposición será la triunfadora”.

En su mensaje, al que accedió ECOS, Sanguinetti sostuvo que esta situación ubica a Luis Lacalle Pou como “la esperanza del cambio”. El ex presidente destacó en ese sentido que el nacionalista realizó una campaña seria y libre de errores. Asumió además la idea de una coalición, a la que abrazó con entusiasmo sin cerrarle las puertas a nadie.

El ex presidente marcó la gran diferencia que hay entre el “joven legislador” Lacalle Pou de 2014, con el que en 2019 asumió ya la “estatura de la primera magistratura”.

Más, dijo, si se lo compara con Daniel Martínez. “Un intendente simpático, pero que no logró mostrar la solvencia necesaria”. Prisionero, además, de los “prejuicios y tironeos” de ese “conglomerado heterogéneo” que es el Frente Amplio.

Si en algo coincidió Sanguinetti con el el oficialismo, es que la segunda vuelta electoral no es de partidos, es de personas. “En una se vota con el corazón, en la otra se vota con la cabeza y la razón”, sostuvo. Y Lacalle Pou, más allá de su liderazgo nacionalista, asumirá una representación colectiva.

“Los colorados fuimos claros”, remarco el ex presidente. “Apoyaremos a Lacalle Pou con convicción”.

Sanguinetti valoró también el resultado obtenido por el Partido Colorado. Si bien admitió que el 13% logrado puede parecer escaso, si se lo compara con el 4% que le otorgaban las encuestas a mediados del año pasado “es claro que fue un buen resultado”.

Valores y principios
Sanguinetti recibió este martes en su domicilio a Ernesto Talvi, que lo visitó en procura de “alinear al partido” para comenzar a trabajar en la “coalición para el cambio”, según dijo el ex candidato.

Talvi consideró una “gran bendición” que la elección del domingo determinara que ninguna fuerza política tenga por sí misma la mayoría parlamentaria, por lo que toda construcción política deberá ser hecha mediante la negociación.

En ese marco dijo observar a un Frente Amplio dominado de manera decisiva por el Movimiento de Participación Popular y el Partido Comunista, que controlarán el 60% de su bancada en el Senado y el 80% de la de Diputados. “Es un partido radicalizado, totalmente aislado y sin la posibilidad de tender puentes”, señaló.

Talvi se preocupó en rechazar la posibilidad de mantener en estos días un encuentro con Martínez, como había deslizado el candidato frenteamplista. “En todo caso, será después del 24 de noviembre”, dejó en claro. “Hasta entonces estaremos en competencia, decididos a apoyar a Lacalle Pou y procurando ser animadores de la coalición”, dijo.

Una coalición en la que los colorados, apuntó, defenderán sus principios y valores, sabiendo que se trata de una construcción colectiva que habrá que apoyar una vez logrados los acuerdos.

Talvi se reunirá, de aquí al viernes, con Lacalle Pou, y espera recibir los lineamientos programáticos que el nacionalista entregará a todas las fuerzas políticas con las que se reunirá en procura de construir ese “gobierno multicolor” del que habla.

Allí, el colorado insistirá en incluir su propuesta de construir 136 liceos públicos de gestión privada en zonas de contexto crítico en todo el país. Un planteo que, aseguró, Lacalle Pou mira con “mucha simpatía”.

Consultado, Talvi dijo estar dispuesto a discutir el apoyo a una ley de urgente consideración que su eventual socio piensa enviar al Parlamento si es electo presidente. El contenido, adelantó, será negociado en los próximos días.

El ex candidato colorado eludió responder si aceptaría ser ministro en ese gobierno de coalición. “Esas definiciones deberán quedar para una etapa posterior al balotaje”, dijo. “Ahora no estamos hablando de cargos, sino de un proyecto que ofrezca a la ciudadanía un cambio sustantivo a la dirección actual del país.

Talvi, que más de una vez mostró antes de la elección su negativa a participar de un acuerdo en el que también estuviera Guido Manini Ríos, sostuvo ahora que, luego del resultado del domingo, el líder de Cabildo Abierto “no puede dejar de estar en la mesa de negociación”.

Será, explicó, minoría en una coalición en la que los partidos fundaciones “marcarán la impronta”. Valoró de todas formas la “actitud constructiva” de Manini a partir de sus últimas declaraciones.

Talvi manifestó el cambio en su postura con respecto al ex comandante en la medida que, como “partido de Estado”, los colorados no pueden dejar a la coalición sin mayorías ni gobernabilidad.

Prometió en ese sentido que, si alguna de las propuestas de Manini o de otros posibles socios de la coalición transgreden sus valores y principios, el partido será un “muro de contención”.