El homenaje a Bleier y el “giro radical” del FA por saber la verdad

Actualidad

14/10/2019 16:54

El homenaje a Bleier y el “giro radical” del FA por saber la verdad

FocoUy

Vázquez fue ovacionado en las honras al militante comunista, identificado recientemente luego de estar desaparecido casi 44 años.

Pasaban pocos minutos del mediodía de este lunes y varios cientos de personas se congregaban frente a la Universidad de la República, para presentarle sus respetos y homenajear a Eduardo Bleier.

Sus restos habían sido identificados recientemente, luego de ser encontrados a finales de agosto en el Batallón 13 del Ejército. Allí estuvieron, quizás, buena parte de los 44 años en los que permanecieron desaparecidos.

Un tímido aplauso comenzó a generarse en medio de la muchedumbre que cortaba el tránsito sobre la Avenida 18 de Julio, que fue creciendo hasta hacerse masivo mientras su destinatario se abría paso para ingresar.

Con una rosa roja en sus manos, el presidente Tabaré Vázquez llegaba a la Universidad a presentarle sus respetos a la familia de Bleier.

Es que el homenaje al militante comunista, sentido y auténtico entre todos los presentes, se convirtió también en una fuerte reivindicación de lo actuado durante los tres gobiernos del Frente Amplio en la búsqueda de la verdad y de la justicia en relación al pasado reciente.

“El 1 de marzo de 2005 usted anunciaba que se iba excavar en los cuarteles, en donde hubiera indicios de la existencia de restos, para que estos dejaran de ser cementerios clandestinos”, le recordaba Felipe Michelini, coordinador del Grupo de Trabajo por Verdad y Justicia dependendiente de Presidencia de la República.

Vázquez, apuntó, expresaba en ese entonces que quería saber “qué pasó con tantos ciudadanos, si están o no enterrados allí y, si están, serán recuperados, identificados y entregados sus restos a sus familiares”.

Si no están, remarcaba el mandatario, “tendremos que saber por qué no están y qué pasó con ellos”.

Se trató, destacó Michelini, de un “cambio de la política sobre las graves y sistemáticas violaciones a los derechos humanos en el pasado reciente, que dio así un giro muy radical”.

Las gestiones llevadas a cabo desde entonces permitieron conocer, hasta ahora, el destino de cinco de los 192 detenidos desaparecidos documentados. Otra víctima del terrorismo de Estado fue identificada en Argentina.

Para Michelini, desde 2005 se ha ido desmontando la impunidad que se había pretendido imponer, y se ha recuperado la memoria para erradicar el olvido. “Así, las víctimas continúan con nosotros” expresó, visiblemente emocionado.

En su visión, la continuidad de la búsqueda de detenidos desaparecidos deber ser una “causa sagrada” y una “tarea irrenunciable”, y así poder dejar un legado de dignidad a las futuras generaciones.

“Nuestra democracia y el Estado de derecho no pueden sustentarse en ocultamientos ni en una cultura de impunidad y de olvido”, advirtió.

Odontólogo de profesión, Bleier era el responsable de Finanzas y de la Departamental Montevideo del Partido Comunista. Detenido desaparecido en 1975, estaba casado y tenía cuatro hijos. Hoy, además, tendría ocho nietos.

Se presume que estuvo casi un año confinado en el centro de detención clandestino “300 Carlos”, también conocido como “Infierno grande”, víctima como otros correligionarios de la “Operación Morgan”.

Su muerte, fechada en julio de 1976, fue “violenta, a manos de terceros y en el marco de la tortura y de los apremios físicos” a los que fue sometido”, según constataron las pruebas forenses realizadas recientemente sobre sus respos.

Vázquez optó por seguir en silencio las expresiones de Michelini, luego de guardar unos minutos de recogimiento junto a la familia de Bleier entorno al féretro.

Luego, el presidente se retiró, abriéndose camino por el mismo lugar por el que el había entrado, saliendo por la puerta principal de la Universidad y dirigiéndose a su vehículo, siendo nuevamente recompensado con un estruendoso aplauso por parte de los asistentes que seguían pugnando por entrar.

El pacto de silencio
El presidente fue acompañado por casi todos los ministros que integran su gabinete. Su llegada fue casi coincidente con la del candidato del Frente Amplio, Daniel Martínez, que optó por ingresar al mismo tiempo que el mandatario.

“La democracia fue fracturada y también los derechos humanos”, dijo Martínez. “Los familiares y la sociedad siguieron buscando y hoy, con dolor, se confirma el ocultamiento”.

El candidato prometió seguir con la búsqueda de la verdad y de la justicia.


Instantes después, y en un segundo plano, ingresaba a la Universidad el ex presidente José Mujica.

“Aparte de la monstruosidad atrás de esto, lo que más duele es la mentira” expresó Mujica, que insistió en su convencimiento de la existencia de un “pacto de silencio” entre los responsables de los crímenes.

Un “pacto” que el ex mandatario circunscribió a los altos mandos militares.

“Se dice que hay gente del gobierno porque la gente se manijea, no entiende lo que es el funcionamiento de una corporación”, afirmó.
.
Mujica remarcó que, más que una eventual justicia, lo importante es conocer la verdad. “Es la única forma de cicatrizar”, aseguró.


El prosecretario de la Presidencia, Juan Andrés Roballo, se encargó de reivindicar políticamente la identificación de Bleier y la actuación de los tres últimos gobiernos con respecto a un tema que también forma parte de la campaña electoral.

Entrevistado en Radio Uruguay, el jerarca dijo que hay actores políticos de la oposición que han prometido que seguirían con las excavaciones. “Sin embargo, en sus programas de gobierno eso no está”, remarcó. “Si hubieran accedido al gobierno en períodos anteriores, no hubierámos encontrado restos”.

Roballo cargó especialmente contra el candidato de Cabildo Abierto, Guido Manini. Sostuvo que es “preocupante y triste” que haya declarado que quiere que aparezcan más desaparecidos, pero que no haya colaborado cuando tuvo posibilidad de hacerlo.

Según el prosecretario, Manini “pudo haber hecho mucho más” en su rol de comandante en Jefe del Ejército.