Manini Ríos llamó a un “cambio en serio” del ADN de la educación

Actualidad

27/09/2019 14:32

Manini Ríos llamó a un “cambio en serio” del ADN de la educación

ICM

El candidato de Cabildo Abierto se reunió con la Iglesia y defendió su actuación en el tribunal de honor que juzgó a Nino Gavazzo.

El candidato presidencial de Cabildo Abierto, Guido Manini Ríos, fue el invitado este viernes del tercer encuentro de “Iglesia en diálogo”, un evento llevado adelante por la Arquidiócesis de Montevideo que ya contó con la presencia otros postulantes.

El ex comandante en Jefe del Ejército, que concurrió acompañado por sus asesores en temas sociales, recibió de parte de la Iglesia el documento “Aportes para el Uruguay”, en la que la institución realiza propuestas concretas para los próximos cinco años, en el marco del Diálogo Social convocado por el presidente Tabaré Vázquez en 2016.

El documento gira en torno a áreas como educación, empresa, mundo del trabajo, medio ambiente y pastoral social.

Manini valoró el encuentro como “altamente positivo”. Consideró que Uruguay está viviendo una crisis profunda en lo familiar y en lo social. “Esto provoca que cada vez exista una fractura más grande”, aseguró.

Es por eso que insistió en la importancia de los aportes y emprendimientos de la Iglesia en varios ámbitos, que pueden colaborar para salir de esta situación.

En ese marco, el candidato de Cabildo Abierto catalogó el trabajo en el ámbito educativo. “Si no cambiamos, con alguien dijo, el ADN de la educación, si no lo cambiamos en serio, no existirán posibilidades para aquellos que nacen en contextos críticos de salir adelante en la vida”.

En ese sentido, Manini aseguró que la colaboración de la Iglesia es fundamental.

El ex comandante en Jefe del Ejército deberá comparecer el próximo jueves ante la Fiscalía de Flagrancia, en el marco de su actuación en el tribunal de honor militar que juzgó la conducta del represor José Nino Gavazzo.

El fiscal Rodrigo Morosoli apuntó a Manini por incurrir en un presunto delito de omisión a los deberes de funcionario público, por no haber elevado a la Justicia y a sus superiores la “confesión” de Gavazzo sobre los detalles del asesinato del militante Roberto Gomensoro e una unidad militar en 1973.

“Iré con la certeza total de que hice lo que tenía que hacer, así que voy bien tranquilo” afirmó a la salida del encuentro con el Arzobispado.

Manini ratificó que, si tuviera que actuar nuevamente en ese tribunal de honor, “haría de vuelta exactamente lo mismo que hice”.