Paraguay espera que tres detenidos en Uruguay "rindan cuentas" por secuestro

Actualidad

25/08/2019 07:02

Paraguay espera que tres detenidos en Uruguay "rindan cuentas" por secuestro

EFE

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, se mostró confiado en que los tres activistas reclamados por un caso de secuestro de 2002 puedan ser sometidos a la Justicia, después de que fueran detenidos en Uruguay.

"Ojalá que vengan acá a rendir cuentas a la Justicia", expresó Abdo Benítez a los medios durante la inauguración de las obras de un colegio en Ayolas, en el departamento de Misiones.

El mandatario no quiso adelantar más información sobre el proceso de extradición de Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán, aunque advirtió que el Ministerio del Interior y la Procuraduría paraguaya están trabajando en el caso.

Los tres hombres acudieron este viernes por su propia voluntad ante un juzgado de Montevideo (Uruguay) para pedir la cancelación de la orden de extradición, pero fueron detenidos en el lugar, según informaron los medios locales.

Los tres son reclamados por la Justicia paraguaya por su presunta implicación en el secuestro en 2002 de María Edith Bordón de Bernardi, esposa de un empresario del país y nuera del exministro de Hacienda Enzo Debernardi, que fue liberada a cambio de una suma de dinero.

En aquel momento, los tres miembros del movimiento político Patria Libre alegaron que durante la investigación del caso fueron presionados para declararse culpables e interrogados por sus actividades políticas.

Por esa razón, en 2003 fueron admitidos como refugiados políticos en Brasil, que les otorgó protección para residir libremente en su territorio.

Dos de ellos, Arrom y Martí, llevaron al Estado paraguayo ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) por un presunto delito de torturas, sin embargo el tribunal falló en su contra, al considerar que no había pruebas suficientes.

La sentencia motivó que el Comité Nacional de Refugiados de Brasil revocase a principios de junio la condición de refugiados políticos de los tres acusados, que huyeron después a Uruguay.

Desde el Gobierno paraguayo explicaron que las autoridades brasileñas tenían vigilados a Arrom, Martí y Colmán, pero que su sistema de monitoreo funcionó "de manera aleatoria y no muy rígida".




EFE