Fiscalía confirma entrega de activistas paraguayos en Uruguay

Actualidad

24/08/2019 08:21

Fiscalía confirma entrega de activistas paraguayos en Uruguay

Foco Uy

El Ministerio Público paraguayo confirmó la entrega en Uruguay de los tres militantes de izquierda reclamados por un caso de secuestro en Paraguay, que abandonaron Brasil tras perder el estatus de refugiados políticos.

"La Fiscalía de Uruguay nos informó que los prófugos de la Justicia paraguaya (Juan) Arrom, (Anuncio) Martí y (Víctor) Colmán ya están demorados en el Juzgado Penal de Montevideo", publicó la fiscal general del Estado, Sandra Quiñónez, en su cuenta.

Los tres hombres acudieron por su propia voluntad ante un juzgado de Montevideo para pedir la cancelación de la orden de extradición, pero fueron detenidos en el lugar, según informaron medios locales.

Arrom, Martí y Colmán contaban desde 2003 con el estatus de refugiados políticos en Brasil, donde acudieron en 2002 antes de someterse a la Justicia paraguaya por su implicación en el secuestro de María Edith Bordón, en 2001.

La concesión del estatus de refugiados en Brasil se produjo tras alegar presuntas torturas por parte de las autoridades de Paraguay para, supuestamente, reconocer su autoría en el secuestro.

Dos de ellos, Arrom y Martí, llevaron al Estado paraguayo ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) para responder por esos presuntos hechos.

Sin embargo, en junio pasado la CorteIDH absolvió a Paraguay de toda responsabilidad en las supuestas torturas al considerar que no había pruebas suficientes.

Unas semanas después, el Comité Nacional de Refugiados de Brasil revocó la condición de refugiados políticos a los tres hombres, y un tiempo después el ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, corroboró esa decisión.

Paraguay estaba pendiente de la extradición de los tres hombres, pero mantenía una sospecha de riesgo de fuga que al final se confirmó, con su partida a Uruguay a finales de julio.

Desde el Gobierno paraguayo explicaron que las autoridades brasileñas tenían vigilados a Arrom, Martí y Colmán, pero que su sistema de monitoreo funcionó "de manera aleatoria y no muy rígida".


EFE