Salud Pública defiende llegada de especialistas cubanos en prótesis

Actualidad

19/08/2019 14:10

Salud Pública defiende llegada de especialistas cubanos en prótesis

MIDES

El ministerio reconoció que hay uruguayos capacitados pero sostuvo que se niegan a trabajar en el sector público.

La Comisión de Asuntos Internacionales de la Cámara de Diputados sigue sin poder resolver avanzó un proyecto de ley que viene generando una intensa polémica política a nivel parlamentario.

Se trata de la renovación de un convenio, vigente desde 2008, firmado con el gobierno de Cuba en 2008, que prevé la llegada a Uruguay de médicos y técnicos de la isla para colaborar en la reparación y producción de prótesis y demás elementos ortopédicos.

La iniciativa está bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), y genera fricción a nivel legislativo por varios factores, impidiendo que la normativa sea aprobada y provocando la postergación de su tratamiento para el mes de setiembre.

Uno de los aspectos advertidos en la última sesión por parte el diputado colorado Tabaré Viera fue que el convenio se está llevando a cabo entre el Ministerio de Salud Pública de Cuba y el de Desarrollo Social de Uruguay pese a que, constitucionalmente, la responsabilidad política debería estar en manos del Ministerio de Salud Pública uruguayo.

Según el subsecretario de Salud, Jorge Quian, a nivel local se carece de una tecnicatura o licenciatura en esas áreas a nivel local. De forma que, en acuerdo con el Mides, se decidió cubrir ese déficit a través del convenio con Cuba, que está dando resultados muy buenos.

“Se está brindando la atención necesaria a la población que ha tenido este tipo de patologías y se está tratando de formar gente”, dijo.

En ese sentido, comparó los resultados del programa con el que ha tenido el de los oftalmólogos en el Hospital Saint Bois.

“El Ministerio está de acuerdo con que se mantenga este convenio y está trabajando con los ámbitos universitarios a fin de desarrollar tecnicaturas para formar uruguayos y no depender más de los técnicos cubanos que, insisto, tienen muy buen nivel”, afirmó.

Su explicación lejos estuvo de conformar al diputado nacionalista Martín Lema (Todos) que recordó que el acuerdo, firmado por primera vez en 2008, debió haber sido ratificado por el Parlamento.

Eso hizo que el Tribunal de Cuentas lo observara, así como también las sucesivas renovaciones. Lema sostuvo además que el Mides nunca respondió a un pedido de informes que, al respecto, le elevó hace un año y medio.

Desde el Frente Amplio, su colega Roberto Chiazzaro (PS) admitió una situación irregular previa, que este convenio buscar regularizar vía legislativa. Para Lema, en la medida que el Parlamento todavía no lo aprobó, su ejecución sigue siendo irregular.

La polémica aumentó luego que Quian afirmara que los controles sobre el programa, al estar en la órbita del Mides, no le corresponden a Salud Pública.

Por otra parte y al no existir una carrera de ese tipo en Uruguay, los profesionales que opten por formarse en el exterior no pueden contar al regreso con un título reconocido que pueda revalidar.

Lo que sí se acepta, explicó Quian es que haya profesionales de otro lugar con esos títulos, como es el caso de los cubanos. “Cualquier persona que viene a trabajar a Uruguay en cualquier ámbito de la salud, es aceptada si tiene título habilitante”, dijo.

El subsecretario fue claro. En lo que va de este gobierno, el programa no ha recibido ninguna queja.

“Me cuesta creer que con todos los problemas que tenemos que resolver desde el punto de vista sanitario día a día, algo que está funcionando bien se cuestione”, lamentó.

Para Salud Pública, el problema no es la falta de formación de uruguayos, sino que todos optan por trabajar en el área privada. “Ninguno tiene interés en trabajar en el área pública”, dijo el director Juan Lacuague.

El Grupo de Lima
La situación dio paso a una discusión de fondo entre el oficialismo y la oposición. El diputado Jorge Meroni (MPP) rechazó que el convenio sea desventajoso para el país.

Recordó que, antes que empezara a operar el Hospital de Ojos, a cada uruguayo le costaba entre US$ 2000 y US$ 4000 tratarse de cataratas.

“Pero 90 mil uruguayos se operaron gratis con los técnicos cubanos que trabajo este gobierno”, remarcó. “Creo que lo que hay que priorizar es la salud de la gente, y buscar soluciones para que esa tecnicatura se pueda puede obtener aquí”.

El nacionalista José Luis Satdjian (Todos) le recordó que los oftalmólogos cubanos no llegaron gratis. “Nuestro país le perdonó hace unos años una deuda de US$ 60 millones a Cuba”, sostuvo. “Gratis no es nada”.

Tampoco gratis, remarcó el colorado Viera, llegaron los técnicos en prótesis. Es que el convenio prevé que Uruguay pague por sus servicios US$ 174 mil, más otros US$ 124 mil que van directamente para el gobierno de la isla.

“Sabido es que Cuba exporta servicios médicos, y que es un servicio económico y político”, dijo. “Puede ser que esto le convenga a Uruguay, pero no que nos ofrecen el servicio porque son buenos, porque lo cobran”.

Pero Meroni volvió a la carga. “Le salía más barato al Estado y nada a la ciudadanía traer oftalmólogos cubanos y no dejar lucrar, como se lucraba, con la visión de los uruguayos”, dijo.

Tampoco Lema se quedó callado. “Los compañeros suyos del Frente Amplio han lucrado con la salud de la gente estando en lugares de jerarquía”, la contestó. “Contrataban a sus empresas facturando para su bolsillo y cobrando US$ 5000 un traslado”.

La referencia era obvia,e iba hacia el caso de los ex directores del Hospital de Bella Unión, propietarios a su vez de la empresa Siemm, un caso que terminó en la Justicia de Crimen organizado.

Durante el debate Meroni también salió a relucir la “afinidad” entre el Frente Amplio y el gobierno cubano.

“Es lógico”, expresó Meroni.”Yo capaz que tengo afinidad con el gobierno de Cuba, ustedes con el Grupo de Lima”, sentenció.