Cabildo Abierto, Manini Ríos y las explicaciones para un cuarto puesto

Actualidad

1/07/2019 17:10

Cabildo Abierto, Manini Ríos y las explicaciones para un cuarto puesto

Rosana de Oliveira

Manini Ríos en su primera votación como candidato.

Los analistas hablan de una “base” en la “familia militar”. En el partido prefieren hablar de “idealismo” y una conexión con la clase media.

Por Leonel García y Mateo Romano

A fines del año pasado, cuando Guido Manini Ríos era comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y no un presidenciable, cuando Cabildo Abierto se llamaba Movimiento Social Artiguista y ni en sus sueños más húmedos pensaba en convertirse en la cuarta fuerza política según encuesta alguna, sí hacía algo de ruido una formación llamada Movimiento Unidos Podemos (MUP).

Esta era una agrupación formada por retirados militares que, en diálogo con ECOS, aseguraba tener un caudal electoral de 50 mil votos. Se basaban para eso en un simple cálculo: se creían capaces de captar el voto de uno de cada dos militares en retiro y de un familiar en cada uno de esos casos. Este grupo finalmente se disolvió como tal.

Con Cabildo Abierto la historia fue muy distinta. Ofreció a Manini Ríos la candidatura a la Presidencia ni bien este fuera destituido luego del episodio relacionado a los tribunales de Honor a José Gavazzo y otros exrepresores. Este aceptó y en poco tiempo fue ascendiendo en las encuestas, hasta aparecer como el cuarto partido en intención de voto.

Este domingo, siendo un partido que no tenía internas que dirimir, Cabildo Abierto obtuvo 46.848 votos. Fue el cuarto lema más votado y el primero en los que no definía un candidato único. Son casi, en una instancia que no era obligatoria, esos votos con los que soñaba el MUP.

Analizando

Este caudal es un augurio de tener a Cabildo Abierto –y más particularmente a Manini Ríos- ocupando una banca parlamentaria. “Esto se puede leer como una votación muy exitosa tratándose de un partido que no tenía competencia interna y como un impulso importante de cara a la instancia parlamentaria de octubre, que es el principal objetivo de esta fuerza política”, dijo a ECOS Rafael Porzecansky, de Opción Consultores.

Si bien esta empresa tenía claro que iba a marcar presencia en las internas, no hizo una medición puntual hasta ahora ya que Cabildo Abierto no tenía competencia en las internas.

Factum sí lo medía y sí lo ubicaba en el cuarto lugar. Por lo tanto, para su director Eduardo Bottinelli lo que sorprende no es tanto su ubicación sino que lo haya conseguido en tan poco tiempo: Cabildo Abierto recién le propuso en marzo a Manini Ríos ser su candidato, una vez destituido. Este último episodio, considera este analista, fue lo que lo posicionó en la opinión pública. “No era una figura que estuviera en el espectro político aunque tenía una exposición mediática importante”, indica.

Para Bottinelli, jugó a su favor la novedad. “Está estudiado que entre un 15% y un 20% del electorado se mueve entre las novedades”. Este es un universo que en este año incluye a actores tan disímiles como Edgardo Novick, Juan Sartori, Ernesto Talvi y el propio Manini. También está el perfil con el que se posicionó, con un énfasis en temas de seguridad pública, resultando gratificante para buena parte de la población. Y luego está el factor que puede resumirse en el concepto de “familia militar”: entre uniformados, retirados, familiares y usuarios de sanidad militar hay cerca de 200 mil posibles electores.

Para captarlos, claro, no alcanza con postular a un militar. De hecho, en estas internas compitió el Partido Órden Republicano (POR), autodefinido sin ambigüedad como republicano, conservador y de derecha, de marcada presencia castrense en sus filas, y que al apenas haber conseguido 248 votos quedó fuera de la competencia de octubre.

Sin embargo, Bottinelli considera que la “familia militar” es una base pero no la explicación total de esta votación. Este analista considera, un tanto en broma, que Manini Ríos terminó siendo un “aliado” de Talvi al sacarle votos a Julio María Sanguinetti en la interna colorada. El excomandante en jefe pescó otros votos en la pecera en la que antes estaba Edgardo Novick, del Partido de la Gente, y, en menor medida, le restó votos al Espacio 609, en el Frente Amplio.

Idealismo

Guillermo Domenech, escribano de profesión, escribano de Presidencia durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle (1990-1995), es el presidente de Cabildo Abierto. Con un tono calmo que no oculta la satisfacción por la cosecha del domingo, se ufana de que su partido “no estuvo en la televisión”, “no tuvo publicidad institucional” y “no tuvo puestos para distribuir sus listas en las principales avenidas”.

Los casi 50 mil votos en una elección no obligatoria, en un día que invitaba a quedarse en casa y en el que no había competencia interna se lograron con listas distribuidas por Internet y entregadas a los interesadas a modo de “delivery”, indica.

“Parece inmodesto, pero estábamos seguros que íbamos a votar bien. Capaz que sorprendió a otros, sí”, dice a ECOS. No le gusta la alusión de Cabildo Abierto como un partido para quienes tienen mucho amor por el uniforme verde. “Hubo en estas elecciones otro partido que era militar (el POR) y no pasó. No solo se vota por afinidad, sino por otros valores. Esa es la verdad de la milanesa”, agrega Domenech.

Estará la familia militar, sí, “pero también está el apoyo de numerosos abogados y escribanos”, expresa el presidente del partido. “Nosotros movilizamos particularmente a las clases medias del país, al pequeño y mediano comerciante, al pequeño y mediano productor agropecuario, a los trabajadores en general del país. Ese es el público que nos ha acompañado. Y de las Fuerzas Armadas… (Manini Ríos) era muy apreciado en el Ejército, estuvo ahí 0 años, ha tenido una preocupación social muy importante por los suyos, iba al Hospital Militar y se preocupaba porque los usuarios estuvieran bien atendidos, eso le dio mucho prestigio en esa órbita”.

Para Domenech, lo que hubo en Cabildo Abierto es “mucho idealismo”. Y repite el concepto que ha hecho carne en todos los outsiders: “No estamos para la vieja política, para el acomodo de nadie. Eso ha entusiasmado a muchos. Entre ellos, a mi”.