Bianchi cumplió sanción en alcaldía de Carmelo y retorna al Senado

Actualidad

8/06/2019 06:28

Bianchi cumplió sanción en alcaldía de Carmelo y retorna al Senado

PL

Fue condenado a realizar tareas administrativas en la sede municipal. Colorados temen que esté detrás de “jugada” para volver al lema.

Luego de haber sido suspendido en su calidad de legislador para que pudiera responder ante la Justicia por haber conducido en estado de ebriedad, Daniel Bianchi se apresta a retornar la próxima semana al Senado.

Este martes quedará efectivamente cumplida la pena que le impuso un juzgado de Faltas luego que el senador, electo por el Partido Colorado y que entonces integraba el Partido de la Gente, fuera detenido a fines de enero luego de protagonizar un aparatoso accidente, en el que su vehículo, que terminó incendiado, impactó contra tres vehículos en Punta del Este.

Las pruebas realizadas detectaron que Bianchi tenía 1,3 gramos de alcohol por litro de sangre.

Según relató a ECOS, la pena que se le impuso fue la de concurrir, dos horas por día durante quince días, a la Alcaldía de Carmelo. Allí, contó, realizaba tareas administrativas.

Su situación política, de todas formas, es compleja. Bianchi está dispuesto a completar el mandato para el que fue electo, que vencerá el 15 de febrero del año próximo.

Pese a eso deberá enfrentarse a un pedido de destitución, presentado por su ex correligionario Pedro Bordaberry.

En el mismo día que se votó su suspensión, el senador colorado había planteado una moción para aplicarle el artículo 115 de la Constitución y así removerlo por “actos de inconducta que lo hacen indigno de su cargo”.

A instancias de la frenteamplista Constanza Moreira, la moción fue derivada a la Comisión de Constitución y Legislación del Senado, para un análisis más exhaustivo que, hasta el momento, no se ha producido.

Consultado, Bianchi eludió expresarse. “Esa es la óptica de Bordaderry”, afirmó.

Los colorados no le perdonan haberse quedado con la banca cuando se fue del partido, que además había asumido como suplente, luego del fallecimiento de Martha Montaner.

Expulsado por los liderados por Edgardo Novick, el legislador carece de todo respaldo político.

En su vieja colectividad, en tanto, ya se pusieron en guardia.

Un fuerte rumor que comenzó a correr esta semana en Colonia, donde Bianchi basó su carrera política, apuntaba a un retorno del legislador al Partido Colorado.

Fuentes partidarias hablaron de una “jugada” del senador, que eventualmente le permitiría ser candidato dentro del lema en octubre.

La Lista 2015, la vieja agrupación que Bianchi encabezaba a nivel departamental, fue reactivada por el que fuera su secretario personal por más de dos décadas y que, según se indica, sigue vinculado a él.

El grupo fue avalado por los colorados para competir en el proceso electoral. Respaldará la candidatura de Julio María Sanguinetti pero no se integrará a “Batllistas”, sino que lo hará a través del ex fiscal Gustavo Zubía.

Auque el actual titular de la 2015 lo rechaza, entre los colorados crece la sospecha de que detrás está Bianchi.

Es que, si la agrupación está aceptada y cumple con los requisitos formales, eventualmente podría ofrecerle al senador la candidatura, para lo cual no necesita la aprobación partidaria.

Los colorados eventualmente podrían bloquearlo, si algún dirigente “denuncia” su postulación en las 48 horas posteriores a su presentación.

Dirigente consultados recuerdan que Bianchi había utilizado la misma táctica en 2009, cuando logró “colarse” como diputado. Lo hizo al apoyar la candidatura de Bordaberry pero por fuera de la estructura de Vamos Uruguay.

El cuestionado legislador había sido sancionado cuando, en las últimas elecciones departamentales en 2015, apoyó la postulación del nacionalista Carlos Moreira, que resultó electo.

Pese a las críticas, Bianchi salió indemne y sin ningún tipo de apercibimiento cuando se fue al Partido de la Gente.