Martínez plantea la necesidad de un gran acuerdo nacional en seguridad

Actualidad

5/06/2019 07:00

Martínez plantea la necesidad de un gran acuerdo nacional en seguridad

elnuevoimpulso

Con una visión “holística”, el precandidato frenteamplista presentó su Plan Integral de Combate a la Violencia y el Delito.

A pesar de los importantes esfuerzos realizados en las últimas tres administraciones del Frente Amplio, no se ha podido revertir la violencia instalada en la sociedad ni el crecimiento de los principales delitos.

Así, garantizar el derecho a la seguridad requiere de nuevos enfoques y nuevas decisiones. “A eso me comprometo”, afirmó este martes Daniel Martínez, al presentar su Plan Integral para el Combate a la Violencia y el Delito.

El plan incluye, con una visión holística, tres grandes pilares que, según sostuvo, servirán para prevenir el delito y fomentar la convivencia, combatir la impunidad y focalizar la represión.

El primero se basa en el incremento fuerte de las políticas de prevención y convivencia, con el objetivo de disminuir las violencias y las conductas delictuales, y se estructurará en tres estrategias de intervención.

La primera, dijo, apunta a intervenir sobre los factores de riesgo personal o social; la segunda está dirigida a grupos de riesgo específico; y la tercera está directamente orientada a personas que ya han delinquido, para evitar que reincidan.

Para la primera estrategia de intervención Martínez propone reactivar la policía comunitaria como referencia barrial, profundizando la mediación, la transformación cultural y la resolución pacífica de los conflictos.

Para la segunda, plantea implementar en 25 zonas una mayor presencia del Estado, articulando políticas en el territorio en vivienda, salud, primera infancia, educación, empleo y cultura.

La tercera supone desarrollar una nueva política de cárceles, con el objetivo de disminuir drásticamente los niveles de reincidencia.

“Quiero que las cárceles dejen de ser centros de reproducción del delito. Vamos a mostrarle a las personas privadas de libertad que hay otra forma de vivir, involucrando y apoyando a ellos y a sus familias en ese camino”, afirmó.

Para eso pretende basarse en nuevas unidades de gestión en las cárceles actuales y en el futuro construir centros más chicos. También busca separar a las personas de acuerdo al delito cometido y al hecho de que sean primarios o reincidentes.

Para lograrlo, propone redireccionar parte del presupuesto actual del Ministerio del Interior.

El segundo pilar se basa en la profundización del combate a la impunidad, mediante un paquete de iniciativas. Entre ellas destacó la mejora de la articulación entre la Policía, los fiscales y el Poder Judicial, con el objetivo de mejorar la eficacia y eficiencia del sistema.

Uno de los puntos propone extender el sistema de videovigilancia hasta llegar a las 10 mil cámaras instaladas, y un uso intensivo e inteligente de la información disponible potenciando el análisis de datos.

En el marco del tercer pilar, Martínez prometió que actuará con firmeza ante personas u organizaciones que cometen acciones delictivas, asegurando la presencia del Estado para garantizar los derechos vulnerados.

Para ello se propone ampliar y mejorar el Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO), en su despliegue y acción territorial.

En paralelo con la intervención policial, el Estado estará presente con más políticas sociales y seguimiento, “al estilo de lo que hice desde la Intendencia junto al Ministerio del Interior”, por ejemplo en Casavalle.

Más allá de este plan integral, Martínez dijo estar convencido de la necesidad de generar un gran acuerdo nacional en relación a la seguridad.

“El Uruguay de hoy requiere diálogo y todos reconocemos que nos encontramos ante un problema complejo”, dijo.

Adiós a las chacras

De esta manera y con una de las principales preocupaciones de la sociedad uruguaya, el precandidato favorito para ganar la interna del Frente Amplio comenzó la presentación, este martes, de su plan de de Impulso al Desarrollo Humano, la segunda escala de las propuestas programáticas que viene desgranando en las últimas semanas.

“Si queremos dar un nuevo impulso al desarrollo humano, precisamos una nueva generación de políticas públicas”, sostuvo Martínez en su intervención.

Su conclusión es que, para enfrentar los desafíos que quedan por resolver, se necesita que esas políticas tengan una transversalidad significativamente mayor. Por eso, prometió “romper las chacras existentes” hoy en los distintos organismos públicos.

Otro de los asuntos prioritarios para Martínez es la educación, pensada como derecho, generadora de transformaciones culturales, emancipadora, que fomenta el desarrollo pleno de las personas y las comunidades.

Su propuesta pasa por cinco pilares. Entre ellos, centros educativos “atractivos”, poco marcados por la rutina, con mayor flexibilidad y apertura a las necesidades de los jóvenes y sus comunidades respectivas.

Para eso, dijo, el aprendizaje, en vínculo con la currícula, debe reflejar problemas reales de los estudiantes y de sus contextos, promoviendo capacidades de innovación para la resolución de problemas y el aprendizaje colaborativo y en red.

Martínez plantea la creación de comunidades educativas estables, favoreciendo la participación y apoyo de las familias y reforzando los roles de dirección. “Para esto último me propongo potenciar la formación específica para el liderazgo y la gestión de centros educativos”, explicó.

Otro de los pilares se basa en el acompañamiento de las trayectorias educativas, para enfrentar el alto nivel de deserción en la enseñanza media, el cual se profundiza fuertemente en función del nivel socioeconómico.

“Para ello propongo crear Unidades de Apoyo en cada institución educativa para profundizar el acompañamiento pedagógico del estudiante, fundamentalmente en el ciclo básico de la educación media, con especial énfasis en los contextos territoriales en los que los porcentajes de deserción son mayores”, mencionó.

La mejor manera

El precandidato puso también a la infancia al tope de sus prioridades. En particular, la pobreza infantil. “Estoy convencido de que la mejor manera de cortar con la reproducción de la pobreza, es invertir en primera infancia y en eso me comprometo”.

Dijo que abordará el tema con un enfoque integral, no solamente dirigido a los niños y niñas sino a su contexto familiar y barrial, “ya que no es posible eliminar la pobreza infantil, sin abordar simultáneamente la situación de sus padres, que casi siempre son jóvenes en situación de exclusión”.

Apuntó que se fortalecerán los mecanismos de detección, atención y reparación de violencia y abuso de niñas y niños. Para eso insistió en que será necesario rever los roles de rectoría y de ejecución de políticas de algunas instituciones y, en particular, revisar las políticas orientadas a la infancia institucionalizada.

Otro punto prioritario será avanzar en la igualdad de género, a través de tres direcciones principales.

Por un lado, dijo que fortalecerá la implementación de la Ley 19.580, para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia basada en género.

También impulsará la autonomía de las mujeres a través de la promoción de la corresponsabilidad social en relación a las tareas de cuidados de las personas dependientes.

Hará lo mismo, sostuvo, con la implementación de las políticas de Salud Sexual y Reproductiva, la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y la agenda de derechos. “Y por supuesto, me comprometo a nombrar un gabinete paritario como una demostración de que hombres y mujeres podemos compartir, en pie de igualdad, las más altas responsabilidades” remarcó.

Martínez se propone encarar asimismo los desafíos que enfrenta la juventud, en lo cual también destacó tres iniciativas: acceso a oportunidades laborales de calidad, soluciones habitacionales adecuadas y protección social en el tránsito de la adolescencia a la edad adulta.

En el plan también están comprendidos los adultos mayores, para los que piensa impulsar el “envejecimiento activo”, retrasando de ese modo la llegada de distintas formas de dependencia.

Subsidios a vivienda

El plan de Martínez incluye una Estrategia Nacional de Vivienda y Hábitat que, nuevamente estructurada en pilares.

El precandidato hizo énfasis en uno. En relación al acceso a la vivienda construida, propone facilitar el acceso a soluciones habitacionales, con la eventualidad del alquiler con opción a compra, que incluyen subsidio a la cuota, al alquiler y las garantías, así como estrategias de participación público-privada.