Venias: FA consideró “lamentable y repudiable” actitud de “la derecha”

Actualidad

17/05/2019 14:16

Venias: FA consideró “lamentable y repudiable” actitud de “la derecha”

Se expresó “desazón” por el resultado y por el accionar opositor. “Algunos actuaron por convicción y otros por simple juego político”.

El Frente Amplio consideró “lamentable y repudiable” la actitud de la oposición al negarse a votar este miércoles el pedido de pase a retiro obligatorio para cuatro generales, tal como había pedido el Poder Ejecutivo.

La iniciativa, que involucraba a los militares que participaron en los Tribunales de Honor y de Alzada que juzgaron la conducta de los ex represores José Nino Gavazzo, Jorge Silveira y Luis Maurente, fracasó al no lograrse los 19 votos que requería su aprobación.

El tema fue analizado este viernes por la Mesa Política del oficialismo. Participantes en la reunión señalaron a ECOS que se que rechazó en forma unánime el accionar de “la derecha”, en la que la sesión de la Cámara Alta “algunos actuaron por convicción y otros por simple juego político electoral”.

En ese marco el oficialismo cuestionó específicamente a tres líderes opositores.

A Pablo Mieres (Partido Independiente) se lo acusó de “haber cambiado su voto” sobre la marcha. Es que el senador había aclarado en la sesión que podría haber apoyado las venias si el gobierno las hubiera fundamentado de otra manera.

Mieres habría considerado determinante que el Poder Ejecutivo señalara que se quería destituir a estos generales por haber considerado que las declaraciones de Gavazzo “no afectaban” el honor de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, el senador consideró que “se utilizaron subterfugios” para “no asumir que el gobierno no debió haber homologado los fallos”.

Las críticas del oficialismo también hicieron foco en los nacionalistas Jorge Larrañaga y Luis Lacalle Pou.

El primero argumentó duramente en contra de las venias durante la sesión, pero al momento de votarlas pidió ser sustituido por uno de sus suplentes. Fue el de Daniel López Villalba, el nombre que terminó figurando en las actas que reflejaron, por votación nominal,a los senadores que se pronunciaron negativamente.

En esa lista tampoco está Lacalle Pou que, luego de haberse expresado largamente en los días previos contra las venias, no concurrió a la sesión al estar en uso de licencia participando de actos políticos en el interior.

Con todo, el Frente Amplio dio por cerrados los caminos para lograr el retiro de estos cuatro generales. Ya le comunicó oficialmente al Ejecutivo el fracaso del proyecto.

El tema también se da por concluido en el gobierno, que se limitará a esperar que los involucrados tengan que pasar a retiro por edad.

Así, Claudio Romano, Carlos Sequeira, Alejandro Salaverry y Gustavo Fajardo seguirán, técnicamente, en actividad. Continuarán cobrando su salario aunque no tendrán destino asignado, lo que en la jerga militar se denomina “estar en la bolsa”.

La sensación expresada por el oficialismo este viernes fue la “desazón” por el resultado y la confirmación de que “el tema de los derechos humanos se prestó, por parte de la oposición, al juego político del momento”.

El Frente Amplio espera ahora la sesión del miércoles en Diputados para votar la nueva Ley Orgánica Militar, que sustituirá a la normativa vigente desde la dictadura cívico-militar.

Además, la fuerza política entiende que la Marcha del Silencio que se desarrollará el lunes por el Centro de Montevideo será “imponente”, tras los sucesos de los últimos meses en torno a las Fuerzas Armadas.

El oficialismo resolvió adherirse y convocar a la ciudadanía a participar de la movilización, y apoyar la consigna que utilizará Familiares de Detenidos Desaparecidos: “Que nos digan dónde están”.

Manini sabía

La Marcha del Silencio estará condicionada también por el tipo de mensaje que transmitan las autoridades militares durante el acto del Día del Ejército, que por decisión expresa del presidente Tabaré Vázquez saldrá a la calle y tendrá lugar en la Plaza Independencia.

Al respecto, fuentes del gobierno indicaron que se espera que el comandante en Jefe de la Fuerza, Claudio Feola, transmita un llamado a la conciliación y a un mayor vínculo entre las Fuerzas Armadas y la sociedad.

El jerarca se vio obligado a aclarar el mes pasado el alcance de sus dichos luego que, minutos después de asumir, diera a entender que “no tenía pruebas” para condenar los hechos sucedidos en el marco del terrorismo de Estado.

Escrito de generales al Parlamento

El escrito presentado ante el Parlamento por la defensa de los cuatro generales, representados por el abogado Gustavo Bordes, afirma que la resolución del Poder Ejecutivo perseguía una voluntad “claramente sancionatoria”.

Los militares habían solicitado la posibilidad de presentar sus descargos, apelando al artículo 66 de la Constitución, que establece que “ninguna investigación parlamentaria o administrativa sobre irregularidades, omisiones o delitos, se considerará concluida mientras el funcionario inculpado no pueda presentar sus descargos y articular su defensa". Una posibilidad que fue descartada por el Frente Amplio.

Los cuatro generales sostienen que, a diferencia de lo que asegura el gobierno, cumplieron a cabalidad el artículo 77 del Reglamento de los Tribunales de Honor, que los obligaba a suspender las actuaciones y comunicar en forma inmediata al superior si tomaban conocimiento de algún eventual delito.

Eso fue, afirman, lo que se hizo, informando al instante de lo expresado por Gavazzo al entonces comandante en Jefe del Ejército, el actual candidato presidencial Guido Manini Ríos.

En el escrito, al que accedió ECOS, los generales subrayan que luego de transcurridos algunos días, Manini dispuso que las actuaciones continuaran.

“Este hecho ha sido plena, pública y reiteradamente admitido por el general Manini en diversas declaraciones”, recuerdan los involucrados.

Por otra parte, afirman que llama la atención que el Poder Ejecutivo pretendiera la venia para todos los integrantes de los tribunales, cuando la misma norma que los regula obliga solo a su presidente a informar al superior.

“Es una clara señal de que lo que se busca es una sanción, que ni siquiera se funda en la norma que indica la propia resolución”, señalan.