Puja jurídica y política vuelve incierta la destitución de generales

Actualidad

18/04/2019 06:10

Puja jurídica y política vuelve incierta la destitución de generales

SCI

En el oficialismo se considera una “aberración jurídica” la tesis de la oposición y se piensa seguir adelante con las venias, aún sin votos.

A partir de la próxima semana la Comisión de Defensa del Senado deberá ponerse a resolver qué hará con las venias que el Poder Ejecutivo envió para destituir a cuatro generales del Ejército.

Se trata de Gustavo Fajardo, Carlos Sequeira, Alejandro Salaberry y Claudio Romano. Todos integraron los Tribunales de Honor y de Alzada que juzgaron a los represores José Gavazzo, Jorge Silveira y Luis Maurente.

Las diferencias de procedimiento se mantienen. El gobierno envió los pedidos de venia basándose en el literal G del artículo 192 de la ley Orgánica Militar. Allí se establece que los oficiales generales pasarán a situación de retiro obligatorio cuando corresponda, previa venia del Senado con los tres quintos de sus componentes.

Para eso necesita de votos de la oposición, que ya adelantó su negativa.

El senador Javier García (Espacio 40- PN) afirma que la Cámara Alta no tiene por qué votar los ceses de estos militares para lo que, aseguró, no existen antecedentes a nivel legislativo.

García se basó en el numeral 14 del artículo 168 de la Constitución. Allí se indica que el presidente podrá destituir, por sí, a los empleados militares y policiales que la ley considere amovibles.

“Es incomprensible que se le pida al Senado que haga un acto jurídico para el que no tiene competencia”, concluyó García. Su tesis es respaldada por el catedrático de Derecho Constitucional, Martín Risso.

Los blancos decidieron redoblar la apuesta y la semana que viene plantearán convocar a la comisión a Risso y sus colegas de todas las cátedras. También a la Suprema Corte de Justicia, para que intervenga en el diferendo.

Una pedido que la bancada oficialista descartará de plano. “Si hay que convocar a alguien, vamos a convocar al ministro”, dijo a ECOS el senador Ruben Martínez Huelmo (Espacio 609-FA).

Para el legislador, lo afirmado por García constituye una “aberración jurídica”. Tomando en cuenta que el gobierno necesitó de venia del Senado para ascender a esos generales, parece de “perogrullo” que también la necesite para destituirlos, dijo.

El Frente Amplio, sostuvo, piensa seguir adelante con la discusión y votación de las venias, y está dispuesto incluso a llevar el asunto al Plenario aún sin contar con los votos.

“Allí sabremos quienes son los que que permiten que esta gente siga en el generalato y por qué”, sostuvo.

Lo cierto es que, si cada postura permanece firme, los cuatro generales en cuestión permanecerán técnicamente en actividad.

Más allá de aspectos jurídicos, el asunto ya tomó un cariz político. Así fue luego que el senador y precandidato Jorge Larrañaga (Juntos-PN) anunciara por su parte el llamado a comisión del secretario de la Presidencia, Miguel Toma, del ex comandante en Jefe del Ejército y actual candidato, Guido Manini Ríos, y de los otros seis generales involucrados.

La intención, aclaró en rueda de prensa, es “determinar responsabilidades” en el proceso, apuntando claramente al presidente Tabaré Vázquez y al propio Manini.

“La gente tiene derecho a saber qué pasó en ese Tribunal de Honor”, sostuvo Larrañaga.

Una posibilidad que, a su vez, quedará por el camino ante la negativa del gobierno. El ministro de Defensa, Josė Bayardi, adelantó que no autorizará a los uniformados a concurrir.

“Los generales que están en actividad dependen de mí y yo he transmitido a los comandos que no quiero ningún tipo de declaraciones políticas de los comandantes ni de los militares, así que esa figurita es difícil”, dijo Bayardi en rueda de prensa.