Reivindican la actuación de Jorge Menéndez, que está “muy dolido”

Actualidad

5/04/2019 15:44

Reivindican la actuación de Jorge Menéndez, que está “muy dolido”

SCI

En el FA se entiende que el gobierno “pudo haber sido más claro” en desligar al ex ministro de los sucedido en torno a las actas de Gavazzo.

El exministro de Defensa, Jorge Menéndez, está “muy dolido” por la manera en la que se terminó procesando su salida. Así se lo afirmó a varios integrantes del Frente Amplio, que se comunicaron con él en los últimos días para expresarle su solidaridad.

No fueron horas fáciles para el exjerarca. Aquejado de una grave enfermedad, sus allegados entienden que, desde el gobierno, debería haberse aclarado su rol en todo el proceso que desembocó esta semana en el cese de seis generales, incluido el comandante en Jefe del Ejército, y también con su salida y la de su subsecretario.

En su carta de renuncia, Menéndez afirma que elevó todo lo actuado sobre las actas del Tribunal de Honor al presidente Tabaré Vázquez, según la misiva divulgada este miércoles por el programa Las cosas en su sitio, de Radio Sarandí.

Una versión que contrasta con la del propio mandatario y con la del secretario de Presidencia, Miguel Angel Toma.

Menéndez afirma que, que luego de renirse con Vázquez concurrió a la Secretaría de la Presidencia “acompañado de dos profesionales del Ministerio, donde interiorizamos de los antecedentes del contenido del Tribunal de Honor y la necesidad de hacer la denuncia ante la Justicia".

De acuerdo con el presidente-según relató Vázquez en entrevista con VTV-, el ministro se llevó todo el expediente a su cartera para dar pase a la Justicia tal como había sido acordado. Veinte días más tarde, dijo el mandatario en esa entrevista, el tema salió a luz a través del diario El Observador, y no se había dado pase a la Justicia.

Sin embargo, en su carta de renuncia Menéndez afirma que el expediente "fue dejado en Presidencia de la República para su análisis, estudio y evaluación sobre procedencia o no de homologar los fallos".
Ahí surgen las contradicciones ya que el mandatario dijo que el ministro de Defensa se había llevado el expediente.

"Luego de eso tomé licencia médica desde el día 6 de marzo" hasta la fecha, señala en su carta Menéndez.

Varios integrantes de la Mesa Política reconocieron a ECOS que el Poder Ejecutivo podría “haber sido más claro” en desligar a Menéndez de responsabilidades en eventuales “omisiones” en torno al caso.

También quisieron resaltar que su salida del Ministerio se debió a una renuncia voluntaria, que por otra parte ya había dejado presentada meses atrás, y no a una destitución, como se interpretó a nivel político en una versión que el Ejecutivo dejó correr.

La mayoría de los grupos, sin embargo, entienden que Vázquez necesita respaldo absoluto en estos momentos y es por eso que ven que insistir en lo sucedido por Menéndez sería sembrar una “cuña” en ese sentido.

De todas formas, el Partido Socialista, al que el exministro pertenece, plantea hacer una reinvindicación de su actuación en Defensa. Sobre todo porque fue Menéndez el que reactivó los tribunales de honor contra militares condenados por delitos de lesa humanidad.

Este domingo asumirán las nuevas autoridades partidarias, en un acto en la Casa del Pueblo. En ese sentido se adelanta que el nuevo secretario general, Gonzalo Civila, haga referencia al tema.

El mensaje de los socialistas es que su dirigente “hizo lo que tenía que hacer”.

En una declaración, el partido reconoció y respaldó explícitamente a Menéndez y su gestión, “bajo cuya conducción y venciendo muchos obstáculos, se impulsó la implementación de los compromisos asumidos en el programa de gobierno del Frente Amplio en relación a la democratización y transformación de las Fuerzas Armadas”.

Se subrayó además que su renuncia “lo enaltece y confirma su compromiso con el gobierno, el Frente Amplio y su programa de cambios”.

Donde se tuvo palabras de reconocimiento también fue en Casa Grande. Los liderados por Constanza Moreira entienden que los avances registrados en los últimos años fueron producto de la conducción de Menéndez, que “pudo destrabar la realización del proyecto de ley orgánica militar, dormido en los cajones de los comandantes por responsabilidad de las autoridades anteriores”.

Un agravio injusto

Curiosamente, desde donde más respaldo obtuvo Menéndez fue por parte de exfrenteamplistas.

Esteban Valenti y José Legaspi, referentes de Navegantes, lanzaron una campaña pública en su apoyo ante el “injusto agravio” que recibió por parte de Vázquez “ cuando ha quedado plenamente demostrado que cumplió a cabalidad con su deber de elevar los documentos de los Tribunales de Honor militares que juzgaban a José “Nino” Gavazzo y Jorge “Pajarito” Silveira a la consideración de la Presidencia y recomendando su presentación ante la Justicia”.

En ese marco, se reivindica su esfuerzo en hacer cumplir, plenamente, la institucionalidad democrática en un ministerio complejo y luego de muchos años del funcionamiento de “mecanismos pocos claros y de complicidades muy graves con el pasado”.

Por estas mismas razones y por “haber tratado nada menos que la denuncia de parte de los autores del asesinato de Roberto Gomensoro, en marzo de 1973, ante los Tribunales Militares de Honor y habiendo siempre negado su responsabilidad ante la justicia civil, como si se tratara de un expediente administrativo más”, incluso con la homologación del propio Tabaré Vázquez, Navegantes reclamó la remoción inmediata de Toma.