Manini trató a Vázquez de irresponsable y canalla y arriesga sanción

Por: Fabian Cambiaso

Actualidad

4/04/2019 06:14

Manini trató a Vázquez de irresponsable y canalla y arriesga sanción

ECOS

Acusó al presidente de eludir su responsabilidad en las actas de Gavazzo. Dijo que si buscan amedrentarlo, “no me conocen” .

“Esta convocatoria es para hablar de Cabildo Abierto y del futuro, no de Gavazzo y del pasado”.

Así respondió este miércoles el ex comandante en Jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, cuando se le consultó si, en su cargo, le había informado o no al presidente Tabaré Vázquez sobre el contenido de las actas del tribunal de honor en las que el represor confesó haber hecho desaparecer el cuerpo de Roberto Gomensoro, muerto por tortura en una unidad militar en 1973.

La pregunta generó una profunda molestia entre los militantes del Partido Cabildo Abierto, lema por el cual Manini pretende ser candidato presidencial en estas elecciones. Algunos, en cambio, consideraron que debía responder. “Hay que descubrir la mentira”, expresaron.

Dada la “repercusión” que generaron estos hechos, “aparecidos en un artículo de prensa de un medio conservador del cual se hizo eco un coro muy amplio de gente, desde aquellos que siempre odiaron y quisieron destruir a las Fuerzas Armadas, hasta los distraídos que dan justificación a aquello de que una mentira repetida mil veces se transforma en verdad”, el ex comandante dijo estar obligado a realizar algunas “precisiones”.

Manini habló de una “tergiversación mal intencionada”, cuestionando que se haya dicho que el tribunal de honor encubrió a Gavazzo, cuando en realidad “lo condenó a la máxima pena posible” que se le puede aplicar a un militar: la separación de la institución y la prohibición de usar uniforme.

El comandante sostuvo que lo relativo al asesinato de Gomensoro es una “causa vieja”, por la cual Gavazzo ya había sido procesado con prisión. “Lo que consideró el tribunal de honor es que era una chicana para darle más dilatoria” a la resolución.

“Yo mismo hice que el tribunal siguiera adelante con las actuaciones para poder llegar al fallo, que fue condenatorio”, explicó.

Otra de las “grandes tergiversaciones”, dijo, es la que habla de un ocultamiento de información. “Personalmente le entregué al señor ministro todo el expediente completo, sin que faltara una sola hoja, una sola línea”, aseguró.

“Me consta que el señor ministro elevó a Presidencia, en las siguientes horas, todo ese expediente”, agregó.

Según Manini hubo otra “tergiversación malintencionada” sobre el escrito que hizo y que fue adjuntado a ese expediente, y que ocasionó su cese como comandante.

Allí, aseguró, “no critico a la Justicia como tal, sino que dijo que en determinados casos, que enumero prolijamente, la Justicia actuó como venganza y no como justicia”.

En ninguno de esos casos, sostuvo, está mencionado Gavazzo. “Hablar de encubrimiento es una tremenda mentira que se ha repetido una y mil veces”, cuestionó.

Allí Manini empezó a apuntar a Tabaré Vázquez. “El presidente de la República homologó el fallo, lo avaló con su firma y punto”. En ese marco cuestionó que, a partir de un artículo de prensa, el tema resurgió y desencadenó la sucesión de hechos de esta semana.

Se preguntó que hubiera pasado si la información no hubiera sido difundida. “El señor presidente tenía el expediente completo arriba de su mesa la última vez que yo hablé con él”, aseguró.

Eso fue el 12 de marzo en la Residencia de Suárez y Reyes, cuando se le comunicó su cese.

“Me sorprende y me duele que el señor presidente de la República quiera eludir su responsabilidad” afirmó, desatando la euforia de sus adherentes, casi todos vinculados a las Fuerzas Armadas. “Actuando con total ligereza de procedimientos al relevar a un tribunal de honor que hizo exactamente lo que tenía que hacer porque le comunicó a su superior lo que estaba haciendo”, agregó.

También cuestionó que cesara los integrantes del tribunal de alzada, “que ni siquiera actuó en el caso del escándalo”.

“Me duele muchísimo la forma canallesca en la que fue cesado el ministro de Defensa Nacional, que está gravemente enfermo”, señaló. “Si el señor presidente firmó la homologación sin haber leído es grave, pero a los que tendría que haber relevado era a otros, no a mandos intermedios de las Fuerzas Armadas”, apuntó.

Para Manini, Vázquez tal vez quiso demostrar firmeza, pero solo demostró debilidad al cobrar al grito de una tribuna condicionada, que lo único que quiere es hacerle daño a las Fuerzas Armadas”.

El ahora candidato dijo que también le preocupa la reacción de otros actores, que “opinaron a la ligera de un tema que no conocían”.

Manini dijo estar seguro que detrás de este asunto “hay algo más, en referencia a la “oportunidad” en que la información fue divulgada, desatando la “tormenta escandalosa” de los últimos días.

“Cuando se supo del proyecto de Cabildo Abierto, se notó a mucha gente nerviosa”, mencionó. El ex comandante dijo haber recibido presiones para no ser candidato. “Ahora se lanza esta campaña que indudablemente busca ensuciar al candidato y ponerle un palo en la rueda al nacimiento de este movimiento”, aseguró.

Según Manini, todo busca poner el centro de la discusión “a Gavazzo y al pasado, para que no se hable del presente y del futuro”.

Para que no se hable, sostuvo, de los 400 y pico de asesinatos por año, del país productivo que no fue, de la bancarización obligatoria o de la pobreza infantil, porque no tienen respuestas para el porvenir”.

“No vamos entrar en ese juego”, aclaró. “Si lo que buscaron fue amedrentarnos, les puedo decir que no me conocen”.

Otra más

Además de polémicas, las expresiones de Manini podrían generarle consecuencias concretas.

Es que, más allá de su pase a retiro, el ex comandante en Jefe conservará por un buen tiempo su Estado Militar.

Será por cuatro años, según la normativa vigente. En su artículo 57, la ley Orgánica Militar establece que dicho estado se adquiere al ingresar a las Fuerzas Armadas y que solo se pierde por baja.

El artículo 61 habla a su vez de las obligaciones que supone para los militares. Algunas de ellas son obediencia, respeto y subordinación en toda circunstancia de tiempo y lugar, el sometimiento a la jurisdicción penal militar y a tribunales de honor y abstención de toda actividad política, a excepción del voto.

Una disposición que le impediría a Manini ser candidato, pero que se contrapone con el artículo 63. Allí se reitera que el Estado Militar es incompatible con el ejercicio de actividades políticas. El militar que desee postularse, se agrega, deberá cesar o renunciar a su cargo con tres meses de antelación, como mínimo, al acto electoral.

De todas formas estas normas solo se aplicarían al personal subalterno. Para oficiales como Manini, rige el artículo 182, que dice que “una vez transcurridos cuatro años del pase a situación de retiro, el militar quedará liberado de las limitaciones y obligaciones que le impone el Estado Militar”. Seguirá, sin embargo, sometido a tribunales de honor.

Fuentes del Ministerio de Defensa confiaron a ECOS que comenzarán a analizar las expresiones del ex comandante.

En esa secretaría está a estudio otra posible sanción contra Manini. En este caso, es por el mensaje que emitió a través de canales oficiales, con fuertes cuestionamientos al gobierno, un día después de ser cesado.

Ya pasó mucho tiempo

Una nueva rechifla generalizada llegó cuando a Manini se le preguntó si su partido tenía alguna definición para aclarar las desapariciones durante el terrorismo de Estado.

“Eso pasa en Venezuela”, gritaron desde el público.

Según el ex comandante, Cabildo Abierto tiene una gran sensibilidad por lo vinculado a los derechos humanos “en todo el espectro”. Explicó que no solo se debe hablar de derechos humanos relativos a la dictadura, sino también antes de la dictadura y, fundamentalmente, “los de hoy y los del futuro”.

Manini reafirmó que está dispuesto a hacer todo lo que esté a su alcance y que permita ubicar a los desaparecidos y “achicar la fractura” en que está enfrascada parte de la sociedad.

“Vamos a hablar del futuro, estamos hablando de 46 años atrás”, se escuchó entre el público cuando se le insistió si tenía un plan concreto para eso.

Manini reiteró que está dispuesto a hacer los máximos esfuerzos en ese sentido, “sabiendo las limitaciones que hay para llegar a la verdad habiendo transcurrido tanto tiempo”.

Un ideario y tres ideas

“Vengo a hablarle a todos los orientales”, expresó Manini durante el discurso en el que proclamó su candidatura. “A todos los que día a día luchan por sacar adelante a su familia y que hoy están inmersos en una gran incertidumbre y desconcierto con lo que está pasando en el país”.

El ex comandante aseguró que habló hasta con “los más olvidados del Estado y apartados del mercado”. Habló del “deterioro en las condiciones de vida” que se ve en las ciudades, del “vaciamiento del interior” y de “la fragmentación social que se agudiza”, todo lo cual “pone en riesgo esa convivencia basada en nuestras más caras tradiciones nacionales”.

Entre otros flagelos, el flamante candidato enumeró la “pérdida de códigos y hábitos sociales, la violencia criminal que destruye cientos de vidas” y la “infantilización de la pobreza”, que tal vez sea “una de las mayores tragedias que vivimos en el tiempo actual”.

Manini cuestionó que las políticas sociales hayan sido transformadas en estrategias de desarrollo o, peor aún, de “clientelismo”. Sostuvo que, mirando el panorama regional actual, no puede descartarse que Uruguay esté a las puertas de una nueva crisis, por lo que habrá que procurar que los más frágiles no queden atrás.

“El trabajo digno es la mejor política social”, aseguró. “No aceptamos como normal que cada día haya más uruguayos durmiendo en la calle y comiendo de la basura”.

Según sostuvo, el excesivo burocratismo llevó a que la sensibilidad social se haya transformado en una especie de “cosmética de eslogan” en la que se aplica un libreto elaborado en otras latitudes, que no solucionan los problemas de fondo pero que están generosamente financiados.

Manini sostuvo que el Parlamento, protagonista de las páginas más gloriosas de la historia, “está hoy integrado por legisladores que acatan las disciplinas partidarias, so pena de ser sancionados si expresan sus ideas o si defienden a sus representados”.

Todo ha provocado, dijo, un creciente descreimiento en los partidos políticos. “Y no hemos visto que ninguno de ellos haya hecho una autocrítica ante esta grave realidad”, se quejó.

Manini dijo que el próximo gobierno deberá sentar las bases del Uruguay de los próximos 50 años, en donde prevalezca la unidad sobre el conflicto, en un marco de verdadera libertad y democracia.

“Acepto la propuesta de ser el candidato a la Presidencia de la República por el Partido Cabildo Abierto”, terminó por confirmar el ex comandante en Jefe del Ejército, desatando los gritos y aplausos de su público.

Un partido que, sostuvo, le puede aportar al sistema político la “oxigenación” que necesita, para “rescatar y actualizar el ideario artiguista”.

Un ideario que, recordó, estuvo en la base de la fundación de los partidos mayoritarios, de la mano de caudillos militares como Fructuoso Rivera y Manuel Oribe. “Y por qué no decirlo, el general Líber Seregni, que provino del Ejército Nacional, una institución de neto cuño artiguista”.

Manini consideró necesario encabezar un movimiento que impulse una “verdadera democracia participativa”, nutrida por los “más caros valores y tradiciones nacionales”.

El objetivo, dijo, es claro. “Darle esperanza a los que han perdido la esperanza”. Aseguró que no hará una campaña “basada en el rencor”. Lo que comienza, dijo, es una nueva época.

“Un viento que hará sacudir viejas banderas que nos llegan del más profundo legado artiguista”, expresó. “Por el país que todos queremos, este es el momento del Uruguay”, concluyó.

Manini sostuvo que el proyecto de Cabildo Abierto gira en torno a tres “ideas fuerza”: trabajo, seguridad y justicia. Los tres aspectos, sostuvo, están íntimamente relacionados.

Ante la consulta sobre si pensaba en “mano dura” o “mano firme”, respondió que “mano justa”, a través de una propuesta integral, desde la “restauración de la autoridad policial” hasta arreglar el “bochornoso problema de las cárceles, pasando por darle a los fiscales herramientas para que “no tengan que negociar con los delincuentes para cerrar un caso”.

Te designamos candidato

El presidente del Partido Cabildo Abierto, Guillermo Domenech, cuestionó que se pusieran en primer plano asuntos como el de las actas de Gavazzo, trayendo al presente la cuestión de los derechos humanos de la peor manera.

“Los derechos humanos no responden a las víctimas de lo que pudiera ser el golpe militar de 1973”, afirmó. “En el Uruguay también se violentaron los derechos de muchos civiles y militares previo al golpe de Estado”, aseguró.

Domenech creyó oportuno recordar algunos nombres, como el de Pascasio Báez, civiles y soldados que también cayeron. “Ellos también tenían derechos humanos, no son recordados, sus familiares no fueron indemnizados y su muerte no fue reconocida como un sacrificio”, expresó.

El ex escribano de la Presidencia señaló que Manini tiene “el carisma de los conductores” y dijo que el partido le cautivó su “preocupación por más desfavorecidos del Ejército Nacional, que pueden ser los más desfavorecidos de la República “.

“Nosotros, que valemos tanto como vos, pero que juntos podemos más que vos, te designamos nuestro candidato a presidente por Cabildo Abierto, para que defendáis nuestas libertades”, le dijo al ex comandante en Jefe.